FRAN­CIS­CA MARDONES

Un ac­ci­den­te du­ran­te un ci­clón la de­jó en si­lla de rue­das y hoy, a los 41 años, es de­por­tis­ta pa­ra­lím­pi­ca. Tras el te­nis, en 2017 se cam­bió a lan­za­mien­to de ba­la, dis­co y ja­ba­li­na. Hoy es la N°2 del mun­do.

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Leo

Me gus­tan los li­bros au­to­bio­grá­fi­cos o de au­to­ayu­da; hay mu­cho que apren­der de ex­pe­rien­cias aje­nas. Aun­que mi úl­ti­ma com­pra fue la co­lec­ción de las no­ve­las de sus­pen­so De­part­ment Q, de Jus­si Ad­ler-Ol­sen.

Es­cu­cho

Más que un gru­po es­pe­cí­fi­co, me gus­tan can­cio­nes de di­fe­ren­tes ar­tis­tas. Las úl­ti­mas que ba­jé fue­ron: Ha­ve it all, de Ja­son Mraz; Ri­se, de Jo­nas Blue; Yes­ter­day, de Ima­gi­ne Dra­gons, y Suns­hi­ne, de Tieks.

Si­go

Me gus­ta se­guir a mis co­le­gas de­por­tis­tas, ver có­mo se pre­pa­ran pa­ra ca­da com­pe­ten­cia y los re­sul­ta­dos que ob­tie­nen. Tam­bién me gus­ta se­guir en Ins­ta­gram a chefs re­co­no­ci­dos co­mo @ja­mieo­li­ver o cuen­tas chi­le­nas de re­co­men­da­cio­nes de pla­tos co­mo @men­ta_­chip

Co­mo

Me en­can­tan las fru­tas y en­sa­la­das. Pa­ra man­te­ner mi ren­di­mien­to de­por­ti­vo ne­ce­si­to co­mer mu­chas pro­teí­nas, así que con­su­mo mu­cha car­ne a pe­sar que a ve­ces me cae muy pe­sa­da. Con­fie­so, aun­que mi nu­tri­cio­nis­ta me re­te, que mi per­di­ción son los he­la­dos y cho­co­la­tes.

Creo

En el des­tino, en el po­der del Uni­ver­so, en la fuer­za de atrac­ción, en la na­tu­ra­le­za, en el amor, en la fa­mi­lia y en la con­se­cuen­cia de tus ac­tos.

Bai­lo

De to­do. El úl­ti­mo 18 de sep­tiem­bre ga­né el con­cur­so de cue­ca en el Co­mi­té Olím­pi­co. Y crée­me que des­pués de la ter­ce­ra pa­ti- ta ya no era fá­cil mo­ver la si­lla de rue­das con la agi­li­dad que se mo­vía el hua­so que me acom­pa­ña­ba. Cuan­do era te­nis­ta y ter­mi­na­ban mis cam­peo­na­tos, íba­mos los ju­ga­do­res a bai­lar a una dis­cot­he­que o bien bai­lá­ba­mos en las fies­tas de los tor­neos, en ca­da país po­nían un rit­mo di­fe­ren­te. Me ade­cua­ba a to­do.

Uso

Uber o mi­cro, por­que los ta­xis no me pa­ran. Uso ro­pa tér­mi­ca por­que es lo úni­co que me ayu­da a dis­mi­nuir la sen­sa­ción de frío. Uso una am­po­lle­ta con par­lan­te por­que me en­tre­tie­ne es­cu­char mú­si­ca des­de mi lám­pa­ra.

Odio

No creo odiar na­da y a na­die, pe­ro me de­ses­pe­ra cuan­do el Me­tro tie­ne ma­lo el as­cen­sor y me mo­les­ta de so­bre­ma­ne­ra la in­di­fe­ren­cia y la po­ca em­pa­tía que cier­tas per­so­nas pue­den mos­trar con quie­nes te­ne­mos al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. El otro día un ta­xis­ta no me qui­so lle­var por­que mi si­lla le po­día en­su­ciar la ma­le­ta de su au­to.

Ad­mi­ro

Ha­ce unos años creía ad­mi­rar a de­por­tis­tas co­mo Federer, Se­re­na Wi­lliams, Mar­ce­lo Ríos o Fer­nan­do Gon­zá­lez. Pe­ro lue­go me di cuen­ta de que mi real ad­mi­ra­ción es­tá en mi pa­pá, que lle­va más de 25 años con una avan­za­da en­fer­me­dad de Par­kin­son y ja­más lo he es­cu­cha­do que­jar­se. Tam­bién mi ad­mi­ra­ción es­tá en mi ma­má, que du­ran­te el mis­mo tiem­po ha es­ta­do al la­do de él apo­yán­do­lo y cui­dán­do­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.