CAR­MEN GLO­RIA LÓ­PEZ

Pe­rio­dis­ta, guio­nis­ta y es­cri­to­ra. Ex di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de TVN. Pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la en 2017, Fu­gi­ti­va. Aca­ba de pu­bli­car La ven­gan­za de las cau­ti­vas, su se­gun­da no­ve­la.

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Leo

Va­rias co­sas a la vez. Aca­bo de ter­mi­nar Ví­bo­ras, pu­tas, bru­jas, de Ro­ber­to Sua­zo. Es­toy le­yen­do Ni­ca­nor Pa­rra, rey y men­di­go, de Ra­fael Gu­mu­cio; Los dia­rios de Syl­via Plath; y los Cuen­tos de Rodolfo Fog­will que es mi ta­rea para el ta­ller. Ca­da tan­to, vuel­vo a Just Kids, de Pat­ti Smith y a Phi­lip Roth.

Veo

Acom­pa­ña­da: El mé­to­do Ko­minsky y go­zo con las ac­tua­cio­nes de Mi­chael Dou­glas y Alan Ar­kin. Sola: veo do­cu­men­ta­les, se­ries his­tó­ri­cas y fe­mi­nis­tas.

Es­cu­cho

Mis so­ni­dos fa­vo­ri­tos son los que ha­ce el agua, las car­ca­ja­das de mis hi­jas y el la­dri­do de Sim­ba. ¿Mú­si­ca? Es­cu­cho des­de Bob Dy­lan a Luis Fon­si, pa­san­do por Mon La­fer­te, Be­yon­cé, Queen des­de chi­ca… pa­re­ce que soy pop.

Si­go

Apar­te de los ami­gos, las no­ti­cias y los si­tios edi­to­ria­les, si­go a fo­tó­gra­fos e ilus­tra­do­res en Instagram. En­tre mis fa­vo­ri­tos: @mir­di­na­ra, @ira­vi­lle, @la­lui­sa­ri­ve­ra

Co­mo

Gaz­pa­cho, chi­ri­mo­ya, san­día, es­pi­na­ca, da­mas­cos, guin­das. Ado­ro es­ta épo­ca por­que se pue­de ir más allá de la man­za­na.

Creo

En el po­der de la amis­tad y las po­si­bi­li­da­des del ser hu­mano. Re­pa­sar el si­glo XVI para es­cri­bir so­bre la Rica, me re­cor­dó nues­tra fas­ci­nan­te ha­bi­li­dad de me­jo­rar co­mo es­pe­cie. Fal­ta mu­cho -aún hay po­bre­za y opre­sión-, pe­ro he­mos he­cho avan­ces enor­mes.

To­mo

Nun­ca me so­bra una bue­na co­pa de mer­lot, car­me­ne­re o tem­pra­ni­llo y para el ca­lor aca­bo de des­cu­brir el Ramazzotti.

Bai­lo

Me­nos de lo que quie­ro. Me gus­ta­ría que es­tu­vie­ra más acep­ta­do bai­lar cuán­do y dón­de a uno le plaz­ca sin que te til­den de lo­ca. En mi pró­xi­ma vi­da, quie­ro ser bai­la­ri­na de Broad­way.

Uso

De­ma­sia­do el ce­lu­lar por­que es el mo­men­to de pro­mo­cio­nar La

ven­gan­za de las cau­ti­vas. Ya usa­ré más mi compu­tador para es­cri­bir so­bre otra mu­jer y las ca­lles de Vie­na, Fru­ti­llar y Nue­va York que apa­re­cen en mi ter­ce­ra no­ve­la.

Odio

Las ma­las ca­ras. A esos que re­par­ten su amar­gu­ra sin pie­dad y que no so­por­tan la ale­gría aje­na. Y no ha­blo de tris­te­za, ha­blo de amar­gu­ra im­pues­ta so­bre otros por gus­to o por ven­gan­za.

Com­pro

Li­bros, de­ma­sia­dos. Una li­bre­ría es para mí lo que un ca­sino a un lu­dó­pa­ta. Com­pro mu­cho más de lo que al­can­za­ré a leer. Ten­go un pro­ble­ma.

Ad­mi­ro

A to­dos aque­llos que sa­cri­fi­can su tiem­po por gen­te que no co­no­cen y en el más com­ple­to ano­ni­ma­to. A los vo­lun­ta­rios del Ho­gar de Cris­to, a los jó­ve­nes que pa­san sus sá­ba­dos en­se­ñan­do castellano a los in­mi­gran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.