¿QUÉ HA CAM­BIA­DO EN UNA DÉ­CA­DA?

En­tre el 2009 y el 2018, la con­fian­za de los jó­ve­nes en dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes ha caí­do de ma­ne­ra cons­tan­te y pro­gre­si­va, aun­que si­guen con­fian­do en la de­mo­cra­cia. Son tam­bién más li­be­ra­les en la “agen­da va­ló­ri­ca”. Ha au­men­ta­do el uso de re­des so­cia­les p

La Tercera - Tendencias - - ENCUESTA - POR AN­DRÉS SCHERMAN Y MACARENA PE­ÑA Y LILLO, ES­CUE­LA DE PE­RIO­DIS­MO UDP / JUAN PAR­DO Y EQUIPO FEED­BACK

La Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y la em­pre­sa Feed­back co­men­za­ron en 2009 con la En­cues­ta so­bre “Par­ti­ci­pa­ción, Jó­ve­nes y Con­su­mo de Me­dios”. Un proyecto pio­ne­ro que bus­ca­ba abor­dar có­mo pen­sa­ban los jó­ve­nes, de qué for­ma es­ta­ba cam­bian­do su for­ma de par­ti­ci­par po­lí­ti­ca­men­te y có­mo las trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas es­ta­ban mo­di­fi­can­do su for­ma de con­su­mo de los me­dios. Du­ran­te es­tos 10 años la en­cues­ta se ha rea­li­za­do de for­ma inin­te­rrum­pi­da y he­mos si­do tes­ti­gos de enor­mes cam­bios en la for­ma de pen­sar y re­la­cio­nar­se con los asun­tos pú­bli­cos de la po­bla­ción en­tre 18 y 29 años. Los re­sul­ta­dos y el uso de las ba­ses de datos del proyecto (dis­po­ni­bles en http://cip.udp.cl/me­dios/es­tu­dios/) han per­mi­ti­do en una dé­ca­da ge­ne­rar in­ves­ti­ga­cio­nes pu­bli­ca­das en pres­ti­gio­sas re­vis­tas aca­dé­mi­cas co­mo Jour­nal of Com­mu­ni­ca­tion, Po­li­ti­cal Com­mu­ni­ca­tion, In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Pu­blic Opi­nion Re­search, In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Com­mu­ni­ca­tion y Po­li­tics, en­tre otros.

1. Par­ti­ci­pa­ción

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, las for­mas de par­ti­ci­pa­ción política de los jó­ve­nes han te­ni­do cam­bios im­por­tan­tes que se evi­den­cian a tra­vés de dos fe­nó­me­nos prin­ci­pa­les: el au­men­to del uso de las re­des so­cia­les pa­ra ex­pre­sar opi­nio­nes y el in­cre­men­to de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en la vía pú­bli­ca pa­ra pro­tes­tar o exi­gir cam­bios a las au­to­ri­da­des.

En 2009, só­lo el 26% de las per­so­nas en­tre 18 y 29 años ase­gu­ra­ba ha­ber ma­ni­fes­ta­do sus opi­nio­nes en las re­des so­cia­les en los úl­ti­mos do­ce me­ses, ci­fra que en 2018 lle­gó al 44%. En el ca­so de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en la vía pú­bli­ca, se ob­ser­va un in­cre­men­to del 17%, en 2009, al 24% en 2018, en la can­ti­dad de jó­ve­nes que de­cla­ra­ron ha­ber par­ti­ci­pa­do en una ac­ción ca­lle­je­ra. El ma­yor ni­vel de par­ti­ci­pa­ción en

ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas se re­gis­tró en 2011, año en que ex­plo­tó el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, cuan­do el 32% de los con­sul­ta­dos de­cla­ró ha­ber sa­li­do a mar­char. A par­tir de en­ton­ces, se ob­ser­va una caí­da de la par­ti­ci­pa­ción en ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras en­tre los jó­ve­nes, aun­que si­tuán­do­se siem­pre por en­ci­ma del pe­rio­do pre­vio a 2011.

El al­za si­mul­tá­nea de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en la vía pú­bli­ca y el uso de re­des so­cia­les pa­ra ex­pre­sar opi­nio­nes po­lí­ti­cas da cuen­ta de la com­ple­men­ta­rie­dad que pue­den te­ner es­tas dos ac­cio­nes co­mo for­ma de par­ti­ci­pa­ción política. Otros es­tu­dios rea­li­za­dos en Chi­le y en el ex­tran­je­ro mues­tran que el uso de las re­des so­cia­les po­dría es­tar aso­cia­do al desarrollo de for­mas de par­ti­ci­pa­ción política no ins­ti­tu­cio­na­les, ta­les co­mo mar­chas y pro­tes­tas ca­lle­je­ras.

Res­pec­to a los mo­ti­vos de las ac­ti­vi­da­des en que par­ti­ci­pan los jó­ve­nes, tam­bién se ob­ser­van al­gu­nas va­ria­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el pe­rio­do 2009-2018. Por ejem­plo, al co­mien­zo de ese pe­rio­do, la par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des es­tu­dian­ti­les lle­ga­ba al 30% y ac­tual­men­te es só­lo del 13%, lo que pa­re­ce ser un re­fle­jo de los me­no­res ni­ve­les de mo­vi­li­za­ción que ha mos­tra­do el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til en los úl­ti­mos años. Al­go si­mi­lar, aun­que me­nos dra­má­ti­co, ha pa­sa­do con otras agen­das, co­mo la me­dioam­bien­tal, don­de el por­cen­ta­je que de­cla­ra ha­ber par­ti­ci­pa­do en ac­cio­nes vin­cu­la­das a esa cau­sa dis­mi­nu­yó del 19% al 15%.

El es­tu­dio tam­bién per­mi­te iden­ti­fi­car cau­sas emer­gen­tes que mo­ti­van la par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes, co­mo, por ejem­plo, la de­fen­sa de los de­re­chos de las mi­no­rías se­xua­les. En­tre 2009 y 2018, el por­cen­ta­je de jó­ve­nes que par­ti­ci­pa­ron en ac­ti­vi­da­des de apo­yo a la po­bla­ción ho­mo­se­xual subió del 6% al 19%.

Por otra par­te, la par­ti­ci­pa­ción en gru­pos re­li­gio­sos per­ma­ne­ció es­ta­ble­ce du­ran­te el pe­rio­do (23%). Es­to, a pe­sar del au­men­to sos­te­ni­do que ha te­ni­do el seg­men­to de los jó­ve­nes que no se identifican con nin­gu­na re­li­gión, de 24% en 2010 cuan­do por pri­me­ra vez se in­clu­yó es­ta pre­gun­ta en la en­cues­ta- a 42% en 2018, la caí­da del nú­me­ro de per­so­nas que se sien­te cer­ca­na a la re­li­gión ca­tó­li­ca (del 46% en 2010 al 34% en 2018) y el des­plo­me de la con­fian­za en esa ins­ti­tu­ción.

2. Con­fian­za en ins­ti­tu­cio­nes y de­mo­cra­cia

La caí­da de la con­fian­za de los jó­ve­nes ha­cia or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas, ci­vi­les y mi­li­ta­res ha si­do cons­tan­te y pro­gre­si­va des­de 2009. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción apa­re­cen co­mo los prin­ci­pa­les dam­ni­fi­ca­dos: si en 2009 el 60% ase­gu­ra­ba con­fiar mu­cho o bas­tan­te en ellos, en 2018 la ci­fra ca­yó al 20%. La caí­da más fuer­te se ob­ser­va en la te­le­vi­sión (en 2009, el 56% afir­ma­ba con­fiar en es­te me­dio; ac­tual­men­te la ci­fra lle­ga al 31%).

Tam­bién se apre­cia una brus­ca caí­da en la con­fian­za en Ca­ra­bi­ne­ros, aun­que hay que con­si­de­rar que el tra­ba­jo de campo de la en­cues­ta se reali­zó en el pe­rio­do en que ocu- rrió el ho­mi­ci­dio de Ca­mi­lo Ca­tri­llan­ca en La Arau­ca­nía, lo que po­dría ha­ber in­ci­di­do en los re­sul­ta­dos. En­tre 2009 y 2018, la con­fian­za en Ca­ra­bi­ne­ros ca­yó 35 pun­tos (del 57% al 23%). De acuer­do a los datos de la en­cues­ta 2018, la ma­la eva­lua­ción de Ca­ra­bi­ne­ros es trans­ver­sal, aun­que los ni­ve­les más ba­jos de con­fian­za se ob­ser­van en los gru­pos más po­bres (15% de con­fian­za). Las Fuer­zas Ar­ma­das tam­bién caen de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, aun­que me­nos que Ca­ra­bi­ne­ros (del 44% de con­fian­za en 2009 al 23% en 2018).

Res­pec­to a las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, los nú­me­ros mues­tran que los jó­ve­nes que con­fían mu­cho o bas­tan­te en el (la) Pre­si­den­te(a) de la Re­pú­bli­ca ba­ja­ron del 27% al 13%. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los par­la­men­ta­rios no su­fren cam­bios es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos en el lap­so 2009-2018, re­sul­ta­do que es­tá in­flui­do por el ba­jí­si­mo ni­vel de con­fian­za que ya te­nían cuan­do se em­pe­zó a rea­li­zar es­ta en­cues­ta (9% pa­ra los par­la­men­ta­rios y 6% en el ca­so de los par­ti­dos po­lí­ti­cos).

Sin du­da, una de las ins­ti­tu­cio­nes que más ha su­fri­do la pér­di­da de con­fian­za de los jó­ve­nes es la Igle­sia Ca­tó­li­ca. En una dé­ca­da mar­ca­da por los es­cán­da­los de abu­sos al in­te­rior de es­ta or­ga­ni­za­ción y un fuer­te cues­tio­na­mien­to a va­rios de sus obispos, el por­cen­ta­je de per­so­nas con “mu­cha” o “bas­tan­te con­fian­za” dis­mi­nu­yó del 35% en 2009 a un 13% en la en­cues­ta de 2018; es­ta úl­ti­ma ci­fra es coin­ci­den­te con los datos re­por­ta­dos por la úl­ti­ma en­cues­ta del CEP so­bre re­li­gión, que ci­fra en el mis­mo 13% quie­nes tie­nen “ple­na con­fian­za” o “gran can­ti­dad de con­fian­za” en las Igle­sias y or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas.

Una de las po­cas fi­gu­ras que pa­re­ce sal­var­se de es­te des­plo­me de la con­fian­za es la de los al­cal­des. “El al­cal­de de la co­mu­na” fue el que des­per­tó ma­yor con­fian­za re­la­ti­va (33%), lo que pue­de ex­pli­car­se por la ma­yor cer­ca­nía que las mu­ni­ci-

pa­li­da­des tie­nen en la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas.

La fuer­te ba­ja en la con­fian­za ha­cia las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes no se ha tra­du­ci­do en un re­cha­zo a la de­mo­cra­cia co­mo sis­te­ma de go­bierno. De he­cho, el 61% res­pon­dió que “la de­mo­cra­cia es pre­fe­ri­ble a cual­quier for­ma de go­bierno”, lo que cons­ti­tu­ye un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en com­pa­ra­ción al 50% que es­te mis­mo ítem al­can­zó en la en­cues­ta de 2015. Por lo me­nos, has­ta aho­ra, la pro­fun­da des­con­fian­za en los ac­to­res po­lí­ti­cos no se ha tra­du­ci­do en jó­ve­nes que ma­ni­fies­ten cre­cien­tes sen­ti­mien­tos au­to­ri­ta­rios.

3. Li­be­ra­lis­mo al al­za

La dé­ci­ma ver­sión de la en­cues­ta muestra el cons­tan­te avan­ce de las po­si­cio­nes li­be­ra­les de los jó­ve­nes, en­tre 2009 y 2018, en la lla­ma­da “agen­da va­ló­ri­ca”. Eso ocu­rre en los dis­tin­tos ám­bi­tos, ta­les co­mo de­re­chos de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les, abor­to o con­su­mo de ma­rihua­na.

El apo­yo del ma­tri­mo­nio de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les pa­só del 50% en 2009 al 68% en la ac­tua­li­dad. En tan­to, la adop­ción de hi­jos por par­te de pa­re­jas del mis­mo se­xo lo­gra­ba en 2009 un apo­yo ape­nas su­pe­rior al ter­cio de la po­bla­ción en­tre 18 y 29 años (36%), mien­tras que hoy es­ta op­ción es apo­ya­da por una ma­yo­ría del 59% de los jó­ve­nes. Tan­to el ma­tri­mo­nio co­mo la adop­ción de hi­jos por par­te de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les tie­nen, de acuer­do a la en­cues­ta rea­li­za­da en 2018, ma­yor apo­yo en­tre las mu­je­res que en­tre los hom­bres y en los sec­to­res de al­tos in­gre­sos.

En el ca­so del abor­to vemos una si­tua­ción si­mi­lar. Hay un in­cre­men­to en el gra­do de acuer­do con to­das las si­tua­cio­nes en que se plan­tea la op­ción de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo. En 2009 ya era ma­yo­ri­ta­rio el apo­yo al abor­to en ca­so de ries­go de la vi­da de la ma­dre (72%) y vio­la­ción (73%), posición que si­guió avan­zan­do has­ta al­can­zar, en 2018, un ni­vel de acuer­do del 83% y el 78%, res­pec­ti­va­men­te. Por otra par­te, tam­bién se in­cre­men­tó el apo­yo a la op­ción de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo en si­tua­cio­nes que no fue­ron in­cor­po­ra­das en la ley de abor­to en tres cau­sa­les pro­mul­ga­da es­te año. El acuer­do con el abor­to cuan­do exis­ten mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas au­men­tó del 45% al 71% y en ca­sos de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te del 19% al 38%. Por úl­ti­mo, el apo­yo al lla­ma­do “abor­to li­bre” (ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia) cre­ció del 10% al 32%. Res­pec­to a las po­si­cio­nes fren­te al abor­to, no se ob­ser­van di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre hom­bres y mu­je­res, pe­ro a ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, se apre­cia ma­yor apo­yo de los gru­pos de al­tos in­gre­sos.

El ma­yor li­be­ra­lis­mo de los jó­ve­nes tam­bién se ob­ser­va en su apo­yo a la le­ga­li­za­ción del cul­ti­vo de ma­rihua­na pa­ra uso per­so­nal, que pre­sen­ta un fuer­te sal­to del 43% al 78% en­tre 2009 y 2018. Nue­va­men­te el ma­yor ni­vel de acuer­do se ob­ser­va en­tre las per­so­nas de cla­se al­ta, seg­men­to en don­de el apo­yo al­can­za 89%.

En otras áreas, des­ta­can la ba­ja de los ni­ve­les de acuer­do con la apli­ca­ción de la pe­na de muer­te (del 56 al 46%) y el in­cre­men­to en la en­tre­ga de fa­ci­li­da­des pa­ra los ex­tran­je­ros que deseen tra­ba­jar en Chi­le (37 al 59%).

En el campo de la par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do en la eco­no­mía se ob­ser­va un au­men­to de po­si­cio­nes más li­be­ra­les. Aun­que en to­das las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que se pre­gun­ta­ron el apo­yo a la par­ti­ci­pa­ción estatal su­pera el 50%, hay una dis­mi­nu­ción en el ni­vel de acuer­do con que el Es­ta­do se ha­ga car­go del trans­por­te pú­bli­co (del 76% al 69%), del sis­te­ma de sa­lud (80% al 69%), a la crea­ción de una AFP estatal (77% al 63%) y a que los co­le­gios mu­ni­ci­pa­les pa­sen a ser di­rec­ta­men­te ad­mi­nis­tra­dos por el Es­ta­do (78% al 62%). El gra­do de acuer­do con la pri­va­ti­za­ción de Co­del­co si­gue sien­do mi­no­ri­ta­rio, pe­ro sube del 15% al 25%.

4. Em­pleo co­mo prin­ci­pal pro­ble­ma emer­gen­te

Uno de los re­sul­ta­dos que más des­ta­ca en la en­cues­ta de 2018 es la men­ción a “la fal­ta de em­pleo” co­mo uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que afec­tan a los jó­ve­nes. Has­ta 2017, la po­bla­ción en­tre 18 y 29 años con­si­de­ra­ba que los pro­ble­mas más im­por­tan­tes que en­fren­ta­ba el país eran edu­ca­ción, de­lin­cuen­cia y sa­lud. Sin em­bar­go, los datos más re­cien­tes mues­tran que la preo­cu­pa­ción por la fal­ta de tra­ba­jo es­ca­ló has­ta el ter­cer lu­gar del ran­king de preo­cu­pa­cio­nes, des­pla­zan­do a sa­lud a la cuar­ta posición. Es­te dato es con­cor­dan­te con las aler­tas que des­de ha­ce un par de años rea­li­zan or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la OIT, res­pec­to del ex­plo­si­vo au­men­to a ni­vel glo­bal del des­em­pleo ju­ve­nil.

5. Re­des so­cia­les

Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción que usan los jó­ve­nes chi­le­nos. Si­guien­do la ten­den­cia al al­za que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se ob­ser­va des­de 2009, es­te año el con­su­mo dia­rio de re­des so­cia­les lle­gó a un pro­me­dio de 3,9 ho­ras en la po­bla­ción en­tre 18 y 29 años. En se­gun­do lu­gar, se ubi­ca­ron las se­ries o pe­lí­cu­las ob­te­ni­das a tra­vés de in­ter­net (Net­flix y otras des­car­gas) con 3,6 ho­ras y só­lo en ter­cer lu­gar apa­re­cie­ron me­dios tra­di­cio­na­les co­mo ra­dio y te­le­vi­sión abier­ta, con 2,4 ho­ras.

La red so­cial que tie­ne un ma­yor ni­vel de uso es What­sApp (96%) y lue­go Fa­ce­book (86%). Am­bas han man­te­ni­do al­tí­si­mos ni­ve­les de pe­ne­tra­ción des­de 2014. La red so­cial que es­tá cre­cien­do con ma­yor ra­pi­dez en­tre los jó­ve­nes es Ins­ta­gram, cu­yo ni­vel de uso pa­só del 30% al 67% en­tre 2014 y 2018, mien­tras que un por­cen­ta­je bas­tan­te me­nor de­cla­ra es­tar re­gis­tra­do en Twit­ter (14%).

En ge­ne­ral, el prin­ci­pal uso de las re­des tie­ne que ver con la co­mu­ni­ca­ción con el en­torno más cer­cano de los usua­rios; tam­bién pa­ra in­for­mar­se u opi­nar so­bre te­mas de in­te­rés pú­bli­co, pe­ro con me­nos in­ten­si­dad que pa­ra re­la­cio­nar­se con sus co­no­ci­dos.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.