Fe­mi­nis­mo a tor­so des­nu­do

La Tercera - Tendencias - - ANUARIO 2018 - POR ARA­CE­LI FA­RÍAS* *Ex vi­ce­pre­si­den­ta FEUC y ex vo­ce­ra Con­fech

La Ala­me­da se lle­nó de co­lo­res y de pan­car­tas de­nun­cian­do la vio­len­cia de gé­ne­ro, los abu­sos, la vio­len­cia pa­triar­cal que exis­te en la edu­ca­ción. Así fue la mar­cha es­tu­dian­til del 16 de ma­yo, que mar­có un hi­to es­te 2018. Más de 150 mil per­so­nas ca­mi­na­ron en Val­pa­raí­so, Val­di­via, Con­cep­ción, Co­pia­pó, Te­mu­co, Iqui­que, An­to­fa­gas­ta, La Se­re­na y San­tia­go, que es don­de se to­mó es­ta fo­to­gra­fía. En to­dos la­dos la con­sig­na era la mis­ma: “Con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta, edu­ca­ción no se­xis­ta”.

La mar­cha es­tu­vo re­ple­ta, so­bre to­do de mu­je­res can­sa­das de ca­llar, mu­je­res sa­can­do la voz, mu­je­res reivin­di­can­do la ex­pre­sión de sus cuer­pos, car­gan­do con­si­go la lu­cha de tan­tas otras que es­tu­vie­ron an­tes que no­so­tras y de quie­nes so­mos he­re­de­ras. Par­ti­ci­pa­ron es­tu­dian­tes de ca­sas de es­tu­dio tan con­ser­va­do­ras co­mo la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, quie­nes trans­for­ma­ron su fu­ria en fuer­za, sus do­lo­res en gri­tos nue­vos y sus cuer­pos en una for­ma dis­tin­ta de ex­pre­sar­se.

En la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, a la cual per­te­ne­cen las chi­cas en­ca­pu­cha­das que par­ti­ci­pa­ron en esa mar­cha, se dis­cu­tió el te­ma pre­via­men­te. Du­ran­te se­ma­nas. Yo es­tu­ve ahí; co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes (FEUC) me to­có coor­di­nar to­das las ac­cio­nes con ellas. Hu­bo es­pa­cios pa­ra que pu­dié­se­mos cues­tio­nar­nos nues­tra si­tua­ción en la so­cie­dad, en nues­tros es­pa­cios edu­ca­ti­vos, nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les, en el tra­ba­jo, en la ca­lle. Son in­con­ta­bles los es­pa­cios que pa­ra­ron pa­ra ha­cer es­ta re­fle­xión y las asam­bleas de mu­je­res en que en­con­tra­mos es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción se­gu­ros pa­ra mi­rar­nos a los ojos, abrir nues­tras ex­pe­rien­cias, sen­tir­nos re­fle­ja­das en los re­la­tos de nues­tras com­pa­ñe­ras y ami­gas, de­jar de sen­tir mie­do.

De esa for­ma, du­ran­te esas se­ma­nas, en­con­tra­mos el apo­yo en no­so­tras mis­mas pa­ra sa­lir a la ca­lle a gri­tar con fuer­za “no es no”. Una de las imá­ge­nes que más ate­so­ro fue ver a mis com­pa­ñe­ras de la Fa­cul­tad de Ar­tes de la UC en­ten­dien­do que el ar­te pue­de ser una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra co­mu­ni­car, emo­cio­nar, sen­si­bi­li­zar y hu­ma­ni­zar. Sa­lir de los fríos pa­si­llos de la UC ha­cia la Ala­me­da con el tor­so des­nu­do cons­ti­tu­yó un ac­to de re­bel­día, por­que reivin­di­ca lo que nues­tra cul­tu­ra nos ha­bía qui­ta­do so­bre el sig­ni­fi­ca­do de es­tar con las “pe­chu­gas al ai­re”. Es la li­be­ra­ción del cuer­po con­tra lo que nos han he­cho creer des­de ni­ñas: que nues­tras pe­chu­gas son ob­je­to de de­seo, de con­su­mo, de go­ce pa­ra el macho. Sa­lir a la ca­lle con los tor­sos des­nu­dos que­da­rá pa­ra siem­pre en la re­ti­na po­pu­lar co­mo una de las imá­ge­nes icó­ni­cas de nues­tro ma­yo fe­mi­nis­ta.

Sin sa­ber­lo, es­tá­ba­mos sien­do par­te de un mo­men­to his­tó­ri­co y el ini­cio de un cam­bio cul­tu­ral, de una nueva mi­ra­da pa­ra la so­cie­dad chi­le­na. Por pri­me­ra vez, las de­man­das de las mu­je­res de­ja­ron de ser un te­ma se­cun­da­rio. Lo que se es­ta­ba plan­tean­do ve­nía a re­con­fi­gu­rar có­mo en­ten­día­mos el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, por­que no es­tá­ba­mos sien­do es­cu­cha­das y no po­día­mos se­guir per­mi­tien­do que el sue­ño de un nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo de­ja­ra de la­do al­go tan im­por­tan­te co­mo com­ba­tir el ma­chis­mo, la mi­so­gi­nia, la opre­sión so­bre mu­je­res y di­si­den­cias se­xua­les, y la de­sigual­dad de gé­ne­ro. La fuer­za y ad­he­sión de es­ta mar­cha fue­ron el pun­ta­pié ini­cial ha­cia la pro­fun­di­za­ción y ma­si­fi­ca­ción del fe­mi­nis­mo co­mo te­ma prio­ri­ta­rio pa­ra las mu­je­res de es­te país.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.