El do­ma­dor che­co que vi­vió 40 años del cir­co ca­pi­ta­lino

Por Co­men­zó con ca­ba­llos, lue­go pa­só a los elefantes y no tar­dó en co­mu­ni­car­se a su mo­do con co­co­dri­los. El che­co se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en la ca­pi­tal el año 1958. En ese tiem­po los ani­ma­les cau­sa­ban fu­ror en los circos.

La Tercera - - SANTIAGO -

L “Capitán Ma­rek” , co­mo se hi­zo co­no­ci­do a fi­nes de los 50, lle­va bien pues­tos sus 96 años. No po­día ser de otra for­ma, en su ju­ven­tud, el cé­le­bre do­ma­dor che­co se ga­nó la vi­da en­ten­dién­do­se­las con co­co­dri­los, ti­gres y ani­ma­les exó­ti­cos.

Franz Ma­rek Esv­he­la na­ció en 1915 en la ya des­apa­re­ci­da Che­cos­lo­va­quia. Que­dó huér­fano tem­pra­na­men­te y te­nía po­co más de 15 años cuan­do se tras­la­dó a Ale­ma­nia y se con­vir­tió en empleado del cir­co Sa­rra­sa­ni, el más gran­de de Eu­ro­pa du­ran­te el pe­río­do de en­tre­gue­rras, cu­ya se­de era Dres­den. Ya en 1920 con­ta­ba con luz eléc­tri­ca, ca­le­fac­ción y ai­re acon­di­cio­na­do y, en­tre otras sor­pre­sas, la pis­ta po­día lle­nar­se de agua o ele­var­se has­ta los 17 me­tros.

“A mi lle­ga­da”, re­cuer­da Ma­rek, “ha­bía va­rios do­ma­do­res, ca­da uno ex­per­to en un ti­po dis­tin­to de ani­mal”. Fue na­da me­nos que Tru­de Sa­rra­sa­ni, la due­ña y gran d o ma d o r a de ca­ba­llos, quien se fi­jó en sus atri­bu­tos in­na­tos pa­ra re­la­cio­nar­se con las bes­tias y lo as­cen­dió a ayu­dan­te. Ahí le en­se­ñó el ofi­cio.

Tras con­vi­vir con al­gu­nos de los 150 ca­ba­llos de los Sa­rra­sa­ni, pa­só a los elefantes y no tar­dó en co­mu­ni­car­se, a su mo­do, con hi­po­pó­ta­mos, co­co­dri­los y leo­nes. En esa es­pe­cial con­vi­ven­cia en­tre hom­bre y cria­tu­ra sal­va­je, pa­sa­ba sus días sin so­bre­sal­tos, sin que Su­da­mé­ri­ca ni me­nos San­tia­go de Chi­le, aso­ma­ran en su ho­ri­zon­te. Has­ta que co­men­zó la Se­gun­da Guerra Mun­dial.

El 13 de fe­bre­ro de 1945 las fuer­zas aé­reas bri­tá­ni­cas y es­ta­dou­ni­den­ses es­tu­vie­ron bom­bar­dean­do tres días Dres­den. “Las bom­bas caían so­bre el cir­co y vi mo­rir a mu­chos. Jun­to a mis com­pa­ñe­ros lo­gra­mos sa­car al­gu­nos ca­ba­llos y lle­var­los ha­cia el río El­ba, des­de don­de se po­día ini­ciar una es­ca­pa­to­ria”.

El cir­co Sa­rra­sa­ni se vio obli­ga­do al éxo­do y a par­tir a Su­da­mé­ri­ca. Cuan­do es­tuv o e n S a nt i a g o . En­ri que Ven­tu­rino, el due­ño del tea­tro Cau­po­li­cán y del cir­co Agui­las Hu­ma­nas, no du­dó en en­ro­lar al che­co en sep­tiem­bre de 1958. En ese en­ton­ces, los ani­ma­les cau­sa­ban fu­ror en­tre el es­pec­ta­dor de circos. En San Mar­tín con Ala­me­da, uno de ellos pre­sen­ta­ba, por pri­me­ra vez en Chi­le, a la mo­na Chi­ta jun­to a ocho leo­nes afri­ca­nos. Pa­ra Ven­tu­rino es­ta­ba cla­ro: Franz Ma­rek era el hom­bre.

Do­ma­dor do­ma­do

El do­ma­dor lle­gó ca­sa­do a Chi­le. Jun­to a su es­po­sa ale­ma­na echó raí­ces en San­tia­go. Tra­ba­jó has­ta 1979 pa­ra las Agui­las Hu­ma­nas, has­ta que co­no­ció a su ac­tual mu­jer, So­fía, cuan­do es­ta­ba viu­do. Ella era hi­ja de Juan Bau­tis­ta Arro­llo, el due­ño del cir­co Frank­fort, y siem­pre le in­sis­tió en que de­bía con­tra­tar­la. Así, ese mis­mo año Arro­llo y Ma­rek se aso­cia­ron y par­tie­ron de gi­ra. Al año si­guien­te se ca­só con So­fía.

Uno de los víncu­los im­por­tan­tes que tu­vo el che­co, fue con la ele­fan­ta Fri­da, a quien co­no­ció cuan­do te­nía tres años. For­ma­ron una du­pla co­mo po­cas, has­ta que pa­ra am­bos lle­gó el mi­nu­to de ju­bi­lar en 1997. Fri­da fue do­na­da al zoo­ló­gi­co de Quil­pué, y una dé­ca­da más tar­de, Ma­rek lle­go a vi­si­tar­la. Con sólo oír su voz, la ele­fan­ta vol­vió a rea­li­zar los mis­mos mo­vi­mien­tos que el capitán le en­se­ñó, emo­cio­nan­do has­ta las lá­gri­mas al vie­jo do­ma­dor. “Bueno Fri­da, es­ta va a ser la úl­ti­ma vez que nos vea­mos”, di­jo Franz a su com­pa­ñe­ra cua­tro años an­tes de que fue­ra sa­cri­fi­ca­da.

“La c a mpa ñ a mun d i a l con­tra los circos que uti­li­zan ani­ma­les hi­zo que es­te ofi­cio se fue­ra ex­tin­guien­do, pe­ro igual ha­ce ra­to que ya no era lo mis­mo. Es­te es un tra­ba­jo que exi­ge de­di­ca­ción to­tal, tie­nes que con­vi­vir con los ani­ma­les, ha­cer­les ca­ri­ño, ca­si con­ver­tir­te en uno de ellos. Y eso ya no se prac­ti­ca”, ex­pli­ca Ma­rek.

Pe­ro hoy, sólo tres pe­rros obe­de­cen las ór­de­nes del capitán. Por­que si bien Ma­rek do­ble­gó el ca­rác­ter de osos, co­co­dri­los, hi­po­pó­ta­mos y ti­gres, el do­ma­dor más ru­do que ha pa­sa­do por San­tia­go no ter­mi­nó su ca­rre­ra, cu­rio­sa­men­te, por las fau­ces de al­gu­na de es­tas bes­tias, sino pro­duc­to de un cor­te de li­ga­men­to que en La Paz, Bo­li­via, le cau­só un lla­mo de­ma­sia­do in­quie­to. En­ton­ces el doc­tor le re­co­men­dó col­gar las bo­tas y el lá­ti­go, y el te­lón ca­yó por úl­ti­ma vez.

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.