La Tercera

La poe­sía de Ro­sa­betty Mu­ñoz es un fa­ro flo­tan­te an­te la im­po­si­bi­li­dad que siem­pre en­cuen­tra el fo­ras­te­ro a la ho­ra de in­ter­pre­tar con jus­te­za ese in­só­li­to y or­gu­llo­so ar­chi­pié­la­go lla­ma­do Chi­loé.

- Pol­vo de hue­sos Juan Ma­nuel Vial lu­gar de mo­rir Hi­jos En Hi­jos: Arts · Poetry · Literature

LA poe­sía de Ro­sa­betty Mu­ñoz es la he­ren­cia vo­cal del pai­sa­je co­rres­pon­dien­te al ar­chi­pié­la­go de Chi­loé, acer­ca del cual ra­ra vez los lec­to­res oí­mos al­go. Su voz es sim­ple y des­car­na­da, mien­tras que sus ver­sos apun­tan más a la efec­ti­vi­dad que al oro­pel, ello sin per­der, por su­pues­to, la gra­cia de la for­ma ele­gi­da. Son tan­tas las imá­ge­nes que pro­vee la na­tu­ra­le­za en una zo­na de dra­má­ti­cas ma­reas, de vien­tos que ro­lan fu­ri­bun­dos sin avi­so pre­vio, de fau­na om­ni­pre­sen­te, de sui­ci­das anó­ni­mos, de “la fiesta más tris­te del mun­do”, allá don­de “Las pa­la­bras ca­de­rean / en­tre ve­las des­hi­la­cha­das”, que la ver­dad es que se ha­cía ne­ce­sa­ria una co­rrien­te ai­ro­sa que cap­tu­ra­se to­do aque­llo, lo amal­ga­ma­se con la ex­pe­rien­cia in­ter­na y pro­du­je­ra al­gu­nos de los li­bros de poe­mas más lla­ma­ti­vos de los úl­ti­mos años; eso es pre­ci­sa­men­te lo que ha he­cho Ro­sa­betty Mu­ñoz, poeta oriun­da de An­cud.

es una an­to­lo­gía que incluye poe­mas de nue­ve li­bros, al­gu­nos de ellos iné­di­tos, que fue­ron es­cri­tos en­tre los años 1981 y 2002. En con­se­cuen­cia, lo que aquí te­ne­mos es la ex- po­si­ción de una ca­rre­ra só­li­da, man­te­ni­da y, a la vez, con­se­cuen­te a tra­vés del tiem­po con su pro­pia ve­ta ori­gi­na­ria. La se­lec­ción de los tex­tos es­tu­vo a car­go de Kurt Folch, y a él tam­bién ha de de­ber­se, ima­gi­na uno, al­gu­na mí­ni­ma par­te de esa cla­ri­dad arro­lla­do­ra que trans­mi­te es­te li­bro in­sos­la­ya­ble.

El cre­do de Ro­sa­betty Mu­ñoz pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en evan­ge­lio, en evan­ge­lio poé­ti­co, cla­ro es­tá, si es que uno re­pa­ra en cier­tos ver­sos que, su­ma­dos a otros, van con­for­man­do un hi­to tan só­li­do co­mo la ro­ca ne­gra del fiordo Quin­tu­peu. En el li­bro

(1986), la ha­blan­te nos di­ce: “¿Qué po­de­mos ha­cer / si lo más be­llo es lo que no ha pa­sa­do?”. Y más ade­lan­te: “Apren­do apa­ga­da de ojos”. La cons­ta­ta­ción de por qué uno, o cual­quie­ra, se arran­cha en Chi­loé es brava, pe­ro a la vez cer­te­ra: “Pa­ra es­tar aquí ha­ce fal­ta es­tar ven­ci­do”.

No­ta­ble es el poe­ma “He­ren­cia”, del li­bro (1991), pues de­ja en cla­ro que a los chi­lo­tes los evan­ge­li­za­do­res fo­rá­neos no les pa­sa­ron ga­to por lie­bres:

“De­ba­jo del al­tar fue co­lo­ca­da una pie­dra. / Le hi­ci­mos un ho­yo en el cen­tro / y ahí co­lo­ca­mos una bo­te­lla de ba­rro / con to­dos los nom­bres de los an­ti­guos. / Tam­bién tie­ne mo­ne­da de oro la bo­te­lla. / Que­da­rán in­tac­tas nues­tras po­se­sio­nes”. Y poé­ti­cas de só­lo nom­brar­las re­sul­tan las is­las o is­le­tas a las que nos re­mi­te la au­to­ra en el mis­mo La­cao, Quin­chao, Llingua, Che­que­ten, Au­car, Che­niao, Ca­guach, Chau­li­nec, Meu­lin.

Un gui­ño a la con­for­ma­ción prehis­tó­ri­ca del ar­chi­pié­la­go per­mi­te ex­ten­der víncu­los in­sos­pe­cha­dos con la ac­tua­li­dad can­den­te: “La gran ex­plo­sión / nos con­de­nó a lo sin­gu­lar / so­li­tos flo­tan­tes mí­ni­mos / su­mer- gi­dos en el cal­do ab­so­lu­to / desean­do otra vez / el En­la­ce”. Otro ras­go evi­den­te del pai­sa­je chi­lo­te es la po­bre­za: “Ha­ce tiem­po mis hi­jos / su­frían de ham­bre. / Se­cos mis ojos / me­cho­nes arran­qué de sus cabezas. / Des­pués el amor / ya no bo­rro ci­ca­tri­ces / ni sus ros­tros pe­que­ños / vol­vie­ron a son­reír­me”.

Pa­ra cual­quie­ra que ha­ya na­ve­ga­do por los ma­res de Chi­loé -no exis­te otra for­ma de co­no­cer esas la­ti­tu­des-, la poe­sía de Ro­sa­betty Mu­ñoz ven­drá a ser un fa­ro flo­tan­te an­te la im­po­si­bi­li­dad que siem­pre en­cuen­tra el fo­ras­te­ro a la ho­ra de in­ter­pre­tar con jus­te­za ese in­só­li­to y or­gu­llo­so con­jun­to de is­las. En sus li­bros es­tán las cla­ves; y sus de­rro­te­ros, ex­pre­sa­dos en mag­ní­fi­cos poe­mas, sue­len ser más exac­tos que los de la geo­gra­fía mis­ma. Ro­sa­betty Mu­ñoz. Edi­cio­nes Tá­ci­tas. 118 págs.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile