La Tercera

El locutorio

-

La muerte ronda también a ambos personajes, mas no a ellos, confiesan. “Evidenteme­nte uno piensa mucho más en la muerte que hace 20 años, pero no puede ni debe ser el motor de tu vida”, dice Noguera. Sieveking lo observa desde su silla, con una leve e irónica sonrisa en su rostro: “Yo tengo cáncer de piel hace ya 32 años y he burlado la muerte sin ni un pudor. Siempre creí que iba a morir joven, y ya de viejo me doy cuenta de que en realidad la muerte solo te afecta cuando piensas que va a poner su mano sobre los tuyos. Pienso en varios amigos nuestros que ya no están, en mis padres, en la Bélgica, y me da pavor. Pena. Rabia incluso. Quizá por eso quise creer que yo moriría antes que cualquiera de ellos”.

Amigos tardíos

Cuando no tenían ni 30 años, Noguera y Sieveking ya se ubicaban de vista y nombre, mucho antes de conocerse formalment­e. A mediados de los 50, el primero estudiaba en la Escuela de Teatro de la Universida­d Católica, y el segundo en la de la Universida­d de Chile. “Eramos de dos bandos distintos, como si usáramos camisetas de equipos de fútbol rivales”, bromea Sieveking. “De todo ese lote, Tito ya destacaba por sobre el resto y hacía protagónic­os en tiempos en que nosotros recibíamos nada más que papeles chicos y en comparsas. Creo que solo el Lucho Barahona compitió contigo -le dice-, cuando Agustín Siré dirigió una versión de El diario de Ana Frank en el Varas, y que fue el gran estreno del Teatro Experiment­al ese año”, recuerda.

Quien al fin los presentó, años después, fue La Desideria, Ana González, cuando en 1971 fundó junto el Teatro El Angel. “La Ana quería armar un grupo con los mejores, y ese año empezamos a ensayar una obra de Alejandro, Bella cosa mortal, y que finalmente no estrenamos, pero fue ahí cuando empezamos a ser amigos, creo”, cuenta Noguera. Tres años después, Sieveking partió al exilio, y Noguera se quedó en Chile para formar parte de la refundació­n del grupo, ahora convertido en Los Comediante­s. “En 1981, y con Alejandro lejos, fue la primera vez que dirigí un texto suyo”, cuenta.

El padre

28 de abril al 27 de mayo en la Sala 2 del Teatro UC (Jorge Washington 26, Ñuñoa). Funciones de miércoles a sábado a las 20 horas. $8.000 General, $6.000 Tercera Edad y $4.000 Est. y Miércoles Populares. Ese mismo año, en el desapareci­do teatro en calle Huérfanos, se estrenó una recordada versión de La remolienda que, desde luego, Sieveking nunca vio.

“Por dispersión natural nuestros caminos se separaron, pero cuando Tito fundó el Teatro Camino, en el año 2000, la Bélgica y yo empezamos a hacer clases allí y fue una etapa fantástica. Montamos La silla de Ionesco ese mismo año, lue- 13 de mayo al 17 de junio en la Sala N1 del Edificio B del Centro Cultural Gabriela Mistral (Alameda 227, Metro UC). Funciones de miércoles a sábado a las 21 horas. $6.000 General, $3.000 Estudiante­s y Tercera Edad. go Home y en 2007 nos dirigió en El encuentro”, recuerda Sieveking, basada en la novela del escritor húngaro Sándor Márai. Desde entonces no han vuelto a trabajar juntos, pero durante este reencuentr­o, una que otra idea quedó dando vueltas en el aire. “Los amigos en el teatro no solo se conservan por afinidad personal, sino además por una artística, y creo que Tito y yo nos llevamos bastante bien trabajando juntos”, dice Sieveking. Pero de planes a futuro mejor ni hablar, por ahora.

Tras más de medio siglo de amistad, en 2015 ambos estuvieron a la cabeza de los candidatos al Premio Nacional Artes de la Representa­ción, que finalmente recayó en Noguera. “La gente se complicó y pensó que íbamos a tener problemas por competir entre nosotros. Es una tontera, pues si decides postularte o aceptar que otros lo hagan, sabes que tienes posibilida­des de ganar o perder, pero a nosotros nos dio igual”, opina. Sieveking, quien cumplirá 83 años el 5 de septiembre y volverá a presentars­e al galardón que se entregará a fin de año, felicita al fin a Noguera por su premio. “¿Ves? Ni siquiera lo llamé para saludarlo el día en que se lo ganó -cuenta-, pero nosotros somos así, impredecib­les a veces. Sería bueno que a estas alturas se vayan acostumbra­ndo”.b

 ?? FOTO: JOSÉ LUIS MUÑOZ ?? ►► El Premio Nacional 2015 y el dramaturgo en los camarines del Teatro UC.
FOTO: JOSÉ LUIS MUÑOZ ►► El Premio Nacional 2015 y el dramaturgo en los camarines del Teatro UC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile