“Es­ta eva­sión tie­ne un efec­to muy per­ni­cio­so”

Gon­za­lo Po­lan­co Aca­dé­mi­co del DCS de la U. de Chi­le:

La Tercera - - NEGOCIOS - Pa­blo Guar­da

“Si al ir al su­per­mer­ca­do uno pa­sa por la ca­ja de las bo­le­tas, sin des­con­tar im­pues­tos, pe­ro en la ca­ja de fac­tu­ras pa­sa al­guien con un ca­rro lleno de car­ne, de vino y pa­ña­les de gua­gua, se ge­ne­ra una sen­sa­ción de fal­ta de con­trol sú­per com­pli­ca­da”, plan­teó Gon­za­lo Po­lan­co, aca­dé­mi­co del De­par­ta­men­to de Con­trol de Ges­tión y Sis­te­mas de In­for­ma­ción de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, agre­gan­do que “es­te ti­po de eva­sión pro­du­ce un efec­to su­ma­men­te per­ni­cio­so, por­que da una sen­sa­ción de in­cum­pli­mien­to ge­ne­ra­li­za­do pa­ra el res­to de los con­tri­bu­yen­tes”.

¿Por qué ocu­rre es­te fe­nó­meno de pe­dir fac­tu­ras pa­ra com­pras per­so­na­les?

Hay un te­ma cul­tu­ral arrai­ga­do, por­que mu­chas per­so­nas apro­ve­chan de des­con­tar gas­tos a tra­vés de sus em­pre­sas. En ese sen­ti­do, no son per­so­nas que des­co­noz­can la nor­ma tri­bu­ta­ria.

To­dos los sis­te­mas tri­bu­ta­rios par­ten de la ba­se de que los con­tri­bu­yen­tes van a ac­tuar de bue­na fe, pe­ro la­men­ta­ble­men­te hay mu­chos quie­nes que­bran­tan ese prin­ci­pio.

La re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2014 tu­vo es­pe­cial aten­ción con es­te ti­po de com­pras.

Hay que se­pa­rar las co­sas, por­que la Ley de la Ren­ta di­ce des­de 1974 que los gas­tos tie­nen que ser ne­ce­sa­rios pa­ra pro­du­cir la ren­ta, aso­cia­dos al gi­ro de la em­pre­sa.

Lo que vino en la re­for­ma tri­bu­ta­ria de es­te gobierno fue la in­clu­sión es­pe­cí­fi­ca de una ma­yor re­gu­la­ción so­bre los gas­tos de su­per­mer­ca­do y comercio si­mi­la­res.

En es­ta lí­nea, pien­so que se cri­ti­ca har­to la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2014 -y yo tam­bién lo he he­cho-, pe­ro es­ta fue una bue­na mo­di­fi­ca­ción, en el sen­ti­do de con­tro­lar más es­te ca­so.

¿Qué san­cio­nes arries­gan quie­nes in­cum­plan la nor­ma?

Una san­ción es que los gas­tos se con­si­de­ran re­cha­za­dos, que sig­ni­fi­ca que el con­tri­bu­yen­te tie­ne que pa­gar un impuesto per­so­nal re­car­ga­do en un 10%. La al­ter­na­ti­va es que la so­cie­dad pa­ga una ta­sa de un 40% so­bre esos gas­tos re­cha­za­dos.

Ade­más, de­ben pa­gar una multa de has­ta el 200% de los im­pues­tos elu­di­dos. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.