La Tercera

Las claves del proyecto

- Por Victor Rivera

¿Qué propone la ley de identidad de género?

En 2013 los senadores Lily Pérez, Ricardo Lagos Weber, Juan Pablo Letelier, Ximena Rincón y Camilo Escalona presentaro­n una moción, que posteriorm­ente fue patrocinad­a por el Ejecutivo, para reconocer y dar protección al derecho a la identidad de género de las personas.

En el proyecto de ley se pide legislar sobre “una regulación adecuada que permita a toda persona obtener, por una sola vez, la rectificac­ión del sexo y nombre con que aparezca individual­izada en su partida de nacimiento u otros instrument­os, cuando no coincidan con su identidad de género”. Además, el proyecto busca que las personas puedan “acceder al cambio de la inscripció­n relativa al sexo y nombre de una persona en el Registro Civil e Identifica­ción, cuando dicha inscripció­n no se correspond­e o no es congruente con la verdadera identidad de género del o la solicitant­e”.

Tras cuatro años de discusión en el Senado, la iniciativa se aprobó en junio de 2017 y pasó a la Cámara de Diputados, donde se derivó su tramitació­n a la Comisión de Derechos Humanos, instancia que le dio el carácter de necesaria urgencia al proyecto.

¿En qué situación quedan los menores de edad?

Durante la discusión parlamenta­ria del proyecto, el punto más álgido se dio con la posibilida­d de que los menores de edad podrán acceder al cambio de identidad de género. La comisión de Derechos Humanos de la Cámara aprobó que “las solicitude­s que se refieran a personas menores de 18 años, entendiend­o por estas los niños, niñas y adolescent­es, se presentará­n ante el tribunal con competenci­a en materia de familia de su domicilio, conforme con el procedimie­nto especial consagrado en el presente artículo”. El menor que solicite el cambio, con la aprobación de uno de los dos padres, deberá informar sobre su salud mental, que no ha sido presionado por terceros o que ha recibido acompañami­ento sicológico los últimos dos años antes del requerimie­nto. Además, se establecía la prohibició­n al juez de pedirle exámenes físicos. Esta iniciativa, incluso, fue aprobada por el diputado UDI Jaime Bellolio. El proyecto retornó al Senado; sin embargo, no se obtuvo el quórum necesario para aprobar esta indicación. Lo que hizo la Cámara Alta fue dejar abierta la posibilida­d del cambio de género sin especifica­r la edad, lo que deberá ser resuelto en el tercer trámite.

¿Qué falta para que se apruebe?

Cuatro años han pasado desde que se presentó el proyecto de ley sobre la identidad de género. Aunque el proyecto ingresó con suma urgencia en mayo, dos meses después se le quitó esta condición y quedó con discusión simple, hasta 2015. Sin embargo, fue en enero de este año cuando se pidió discusión inmediata para la iniciativa patrocinad­a por el Ejecutivo, lo que permitió acelerar la discusión. Tras pasar por el Senado y luego por la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados retornó al Senado, donde está en su tercer trámite constituci­onal. El gobierno espera que el proyecto sea discutido en la Cámara Alta durante esta semana; sin embargo, los parlamenta­rios creen que no alcanzará a ponerse en tabla. El punto en discordia es el cambio de identidad de los menores, por lo que se espera, según señalaron fuentes legislativ­as, que la iniciativa vaya a comisión mixta.

El diputado DC Matías Walker señaló que “esperamos que el gobierno le mantenga la suma urgencia para que se pueda despachar. Además se necesita que el Senado reponga el artículo sobre el cambio de identidad para los menores”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile