El juez del que de­pen­de el fu­tu­ro de Puig­de­mont

El ma­gis­tra­do es­pa­ñol Pa­blo Lla­re­na reac­ti­vó la eu­ro­or­den de arres­to con­tra el lí­der ca­ta­lán.

La Tercera - - MUNDO - Pau­la Se­rra Bachs

Des­de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña el 31 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, la vi­da po­lí­ti­ca ca­ta­la­na es­tá prác­ti­ca­men­te en ma­nos de Pa­blo Lla­re­na, el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo que se con­vir­tió, ese mis­mo día, en el ma­gis­tra­do ins­truc­tor de la cau­sa con­tra el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán.

El ma­gis­tra­do, que lle­gó a Bar­ce­lo­na a prin­ci­pios de los años 90, ha desa­rro­lla­do la ma­yor par­te de su ca­rre­ra en Ca­ta­lu­ña. Así, si al­guien ha vi­vi­do en di­rec­to el au­ge del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán en los úl­ti­mos vein­te años ha si­do pre­ci­sa­men­te Lla­re­na. Fue es­te juez quien reac­ti­vó la eu­ro­or­den con­tra Car­les Puig­mont.

Den­tro de la ca­rre­ra, se sabe que el juez tie­ne in­fluen­cia den­tro del sec­tor con­ser­va­dor de los ma­gis­tra­dos ca­ta­la­nes. Uno de sus ca­sos más me­diá­ti­cos y po­lé­mi­cos fue la condena de un año de cár­cel y seis de in­ha­bi­li­ta­ción al can­tan­te de Def con Dos, Cé­sar Straw­berry, por unos men­sa­jes en Twit­ter so­bre Carrero Blan­co. La fis­ca­lía lo acu­só de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo e in­ju­rias a la co­ro­na.

Lla­re­na fue tam­bién pre­si­den­te y por­ta­voz de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra, la más nu­me­ro­sa y con­ser­va­do­ra de la re­gión. Des­de es­te car­go, le to­có pro­nun­ciar­se en más de una oca­sión so­bre el desafío in­de­pen­den­tis­ta, un asun­to que, en su opi­nión, de­bía re­sol­ver­se en el ám­bi­to po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, la se­ma­na pa­sa­da, pro­ce­só por re­be­lión a los lí­de­res po­lí­ti­cos y so­cia­les del pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán.

El ma­gis­tra­do, que ha re­ci­bi­do ame­na­zas de muer­te con­tra su es­po­sa vía Twit­ter, con­si­de­ró que en el in­ten­to de se­pa­ra­ción se die­ron ele­men­tos de vio­len­cia e in­clu­so lo com­pa­ró, de for­ma im­plí­ci­ta con el gol­pe del 23 de fe­bre­ro de 1981, co­mo cons­ta­tó el dia­rio El País.

Aho­ra, a ca­si seis me­ses de su lle­ga­da al Tri­bu­nal Su­pre­mo, el juez se en­ca­mi­na a con­cluir la in­ves­ti­ga­ción so­bre el pro­ce­so que cul­mi­nó con la in­ter­ven­ción es­ta­tal de la au­to­no­mía ca­ta­la­na a tra­vés del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la. En cues­tión de días, en­vió a pri­sión a cin­co lí­de­res del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán y reac­ti­vó la or­den de de­ten­ción eu­ro­pea que ter­mi­nó con la de­ten­ción de Puig­de­mont en Ale­ma­nia el do­min­go.

En me­dio de es­te am­bien­te de gran ten­sión, la po­li­cía an­ti­dis­tur­bios in­ter­vino pa­ra des­pe­jar una au­to­pis­ta en Ca­ta­lu­ña, cor­ta­da por mi­li­tan­tes se­ce­sio­nis­tas que pro­tes­ta­ban con­tra la de­ten­ción de Puig­de­mont.b

► Un car­tel en apo­yo a Car­les Puig­de­mont, en una es­ta­ción de tre­nes en Bar­ce­lo­na, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.