EE.UU. fre­na san­cio­nes a Ru­sia por su rol en Si­ria

Trump fre­nó ayer un plan pre­li­mi­nar pa­ra cas­ti­gar a Mos­cú tras el su­pues­to ata­que quí­mi­co en Du­ma. Mer­kel y Er­do­gan, por su par­te, con­ver­sa­ron so­bre im­pul­sar un “pro­ce­so po­lí­ti­co” en el país ára­be.

La Tercera - - PORTADA - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Cua­tro días des­pués de que Estados Unidos, jun­to a Fran­cia y Reino Uni­do, lan­za­ran un ata­que qui­rúr­gi­co con­tra ins­ta­la­cio­nes si­rias de ar­mas quí­mi­cas, Oc­ci­den­te se en­cuen­tra aho­ra en­tram­pa­do en los pró­xi­mos pa­sos a se­guir.

Da­mas­co y Mos­cú nie­gan la uti­li­za­ción de gas ve­ne­no­so el 7 de abril du­ran­te una ofen­si­va en Du­ma, que ter­mi­nó con la re­cap­tu­ra de la lo­ca­li­dad que era el úl­ti­mo bas­tión re­bel­de cer­cano a la ca­pi­tal, Da­mas­co. Sin em­bar­go, las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias sos­tie­nen que más de 40 per­so­nas mu­rie­ron en ese ata­que.

De ma­ne­ra sor­pre­si­va, el Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, pu­so freno a un plan pre­li­mi­nar pa­ra im­po­ner san­cio­nes eco­nó­mi­cas adi­cio­na­les a Ru­sia, por su res­pal­do al ré­gi­men de Bas­her As­sad res­pec­to del su­pues­to ata­que quí­mi­co en Du­ma. De es­ta for­ma, el man­da­ta­rio to­mó dis­tan­cia del anun­cio que ha­bía he­cho el do­min­go la em­ba­ja­do­ra de su país en Na­cio­nes Uni­das, Nik­ki Ha­ley con re­la­ción a un cas­ti­go a Ru­sia. Se­gún per­so­nas cer­ca­nas a es­ta es­tra­te­gia, con­sul­ta­das por el dia­rio The Was­hing­ton Post, Trump no se sen­tía có­mo­do lle­van­do a ca­bo esas san­cio­nes.

Pre­via­men­te, los mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la Unión Eu­ro­pea ya se en­con­tra­ban rea­cios a su­mar­se a Was­hing­ton en la im­po­si­ción de nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas so­bre Ru­sia o Si­ria. “Es muy im­por­tan­te en­fa­ti­zar que (los ata­ques) no son un in­ten­to de cam­biar el cur­so de la gue­rra en Si­ria ni de un cam­bio de ré­gi­men”, di­jo el can­ci­ller bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, a su lle­ga­da a una reunión en Lu­xem­bur­go. Mien­tras que su ho­mó­lo­go ho­lan­dés, Stef Blok, señaló que “la úni­ca so­lu­ción es un pro­ce­so de paz a tra­vés del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad”.

Eso sí, se abrie­ron a apli­car san­cio­nes con­tra Irán por su pa­pel en el con­flic­to en Si­ria, jus­to en un mo­men­to de pre­sión por par­te de Estados Unidos pa­ra en­du­re­cer el acuer­do nuclear con Tehe­rán. “Hay una am­plia ma­yo­ría entre los paí­ses eu­ro­peos que opi­na que de­be­ría­mos es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de ir más allá en lo que res­pec­ta a las san­cio­nes”, di­jo el can­ci­ller da­nés, An­ders Sa­muel­sen.

En es­te sen­ti­do, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ha­bló ayer por te­lé­fono con el Pre­si­den­te tur­co, Recep Tay­yip Er­do­gan, y am­bos ana­li­za­ron las po­si­bi­li­da­des de im­pul­sar un “pro­ce­so po­lí­ti­co” en Si­ria, al­go que con­si­de­ra­ron “de es­pe­cial ur­gen­cia”. Tur­quía, uno de los ac­to­res claves del con­flic­to, se dis­tan­ció ayer de Irán, Ru­sia y Estados Unidos, al se­ña­lar que An­ka­ra no es­tá ni a fa­vor ni en con­tra de nin­gún país en Si­ria, se­gún señaló el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de ese país, Be­kir Boz­dag. Es­to, al ser con­sul­ta­do so­bre las de­cla­ra­cio­nes del Pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, de que el res­pal­do de Tur­quía a los ata­ques con­tra Si­ria de­mos­tra­ba que se ha­bía ale­ja­do de Ru­sia. Se­gún ex­pli­ca el dia­rio emi­ra­tí, The Na­tio­nal, Tur­quía siem­pre ha se­ña­la­do que As­sad tie­ne que ir­se y que por lo mis­mo res­pal­dó los ata­ques alia­dos. No obs­tan­te, tie­ne pro­ble­mas con el res­pal­do que Was­hing­ton le ha da­do a unas mi­li­cias kur­das en el nor­te de Si­ria.

Por otro la­do, los in­ves­ti­ga­do­res de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ), que rea­li­za­rán una in­ves­ti­ga­ción so­bre lo ocu­rri­do en Du­ma, de­nun­cia­ron que aún no han po­di­do ac­ce­der a la ciu­dad de­bi­do a “pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”, pe­ro que lle­ga­rán ma­ña­na, in­for­mó la em­ba­ja­da ru­sa. Ho­ras an­tes Estados Unidos ha­bía acu­sa­do a Ru­sia de blo­quear a los ins­pec­to­res in­ter­na­cio­na­les el ac­ce­so al si­tio del pre­sun­to ata­que quí­mi­co, y de­nun­ció que ru­sos o si­rios po­drían ha­ber al­te­ra­do las evi­den­cias en el lu­gar del he­cho. Sin em­bar­go, Mos­cú ne­gó las acu­sa­cio­nes y cul­pó por las de­mo­ras a los ata­ques lan­za­dos por EE.UU. con­tra tres pun­tos en Si­ria la no­che del vier­nes.

Al mis­mo tiem­po, The Na­tio­nal señaló que en Si­ria las fuer­zas ru­sas es­tán rá­pi­da­men­te re­em­pla­zan­do a las ira­níes co­mo los prin­ci­pa­les en­tre­na­do­res de las fuer­zas lo­ca­les. Es­to, pe­se a que Mos­cú ha ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de re­du­cir sus tro­pas. Un ejem­plo cla­ro de es­to, apun­ta el pe­rió­di­co, ocu­rrió en la eva­cua­ción de Du­ma, en la que sol­da­dos ru­sos fi­gu­ra­ban ne­go­cian­do con los rebeldes.b

“Pue­do ga­ran­ti­zar que Ru­sia no ha al­te­ra­do el si­tio (del ata­que quí­mi­co)”.

SER­GEI LA­VROV

CAN­CI­LLER DE RU­SIA

“Ob­je­ti­va­men­te no ha­bía una al­ter­na­ti­va prac­ti­ca­ble al uso de la fuer­za”.

THE­RE­SA MAY

PRE­MIER BRI­TÁ­NI­CA

“Aca­bar con un dic­ta­dor no quiere de­cir que se for­ma­rá una de­mo­cra­cia”.

CH­RIS­TIAN JA­COB

DIPU­TADO FRAN­CÉS

► Ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­tan con­tra los bom­bar­deos en Si­ria frente al Par­la­men­to bri­tá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.