Beausejour ofre­ce ir­se de la U tras in­ci­den­te

El la­te­ral asu­me que fue tan bo­chor­no­sa su reac­ción de ira en el Su­per­clá­si­co que ofre­ce su sa­li­da gra­tis de la U. Lo que desató su arre­ba­to no lo re­cuer­da, o se lo guar­da.

La Tercera - - PORTADA - Gon­za­lo Contreras

Só­lo se de­cla­ró avergonzado y por eso ofre­ció cien ve­ces dis­cul­pas. Jean Beausejour, el del ata­que de có­le­ra en el Su­per­clá­si­co, el ex­pul­sa­do por dar un ma­no­ta­zo en la ca­ra a Bae­za, el que se vol­vió lo­co tras es­cu­char al­go de la bo­ca de Orión, el que se en­ca­ró a pe­cha­zos y ca­be­za­zos con su com­pa­ñe­ro Pi­ni­lla cuan­do és­te le pi­dió que se ur­gie­ra en ir­se, el que se en­fren­tó con to­da la gra­da del Na­cio­nal du­ran­te el via­je a ca­ma­ri­nes, ayer, abo­chor­na­do de sí mis­mo, só­lo que­ría ex­pre­sar su arre­pen­tiem­pien­to. In­con­di­cio­nal.

Y es lo que hi­zo an­te los me­dios por es­pa­cio de unos 30 mi­nu­tos. Una com­pa­re­cen­cia a pe­ti­ción pro­pia, des­aten­dien­do las pre­sio­nes de su pro­pio club pa­ra que de­la­ta­ra en al­to lo que ha­bía ocu­rri­do el do­min­go so­bre la can­cha, al­go gra­ve que su­pues­ta­men­te jus­ti­fi­ca­ra su in­tem­pes­ti­va pér­di­da de pa­pe­les. Pe­ro Beausejour vol­vió a ser ayer Beausejour, el ilus­tra­do, el sen­sa­to, el pru­den­te, el co­rrec­to, el de­cen­dar te. Y no qui­so re­par­tir más cul­pas que las pro­pias y au­to­con­de­nar­se. Tan­to que pu­so su con­ti­nui­dad a dis­po­si­ción del club. Gra­tis.

Con­fe­só el la­te­ral que al ver­se en las imá­ge­nes del par­ti­do se sin­tió abo­chor­na­do: “A ve­ces el fút­bol te sa­ca esas co­sas. La pa­sión te des­bor­da. Es al­go que te mue­ve tan­to, que te lle­va a ha­cer co­sas que uno no ha­ce. En la ma­ña­na vi las imá­ge­nes y me aver­güen­zo de lo que hi­ce. No me gus­ta lo que vi. Na­die es­tá ajeno a que le pa­sen es­tas co­sas. Más en mi ca­so, que ten­go una per­so­na­li­dad fuer­te”.

¿Re­pro­ches a Pi­ni­lla? Na­da: “Hoy ha­blé con Mauricio. He­mos si­do com­pa­ñe­ros des­de los 11 años en la U. Te­ne­mos esa ca­pa­ci­dad de exi­gen­cia que a ve­ces pa­sa los lí­mi­tes. Nos co­no­ce­mos tan­to, que a ve­ces nos ex­ce­de­mos en la con­fian­za. Am­bos acep­ta­mos las dis­cul­pas del otro. Afron­ta­mos el pro­ble­ma y ya que­dó atrás. La re­la­ción no que­dó frac­tu­ra­da”.

¿Re­pro­ches a Orión, el ri­val que le sa­có de qui­cio? Na­da: “Uno en­tien­de el mor­bo que ge­ne­ran to­das es­tas si­tua­cio­nes. Yo res­pe­to al ri­val. Nun­ca voy a fil­trar al­go de ese ti­po”. ¿Le in­sul­tó con tin­tes ra­cis­tas? Na­da: “Si us­te­des es­tán con­ven­ci­dos de que hu­bo al­gún in­sul­to ra­cis­ta, de­ben de­nun­ciar­lo. Yo la ver­dad no es­cu­ché na­da. In­de­pen­dien­te del tono o lo que me ha­ya di­cho, pa­ra mí que­da ahí. No es­toy aquí pa­ra vic­ti­mi­zar­me. Al con­tra­rio. Asu­mo res­pon­sa­bi­li­da­des. No ha­go un jui­cio de va­lor de mis com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión”.

¿Re­pro­ches a la gra­da? Na­da: “La gen­te que real­men­te me co­no­ce pue­de in­ter­pre­tar lo que hi­ce en ese mo­men­to. Pre­fie­ro guar­dar­lo pa­ra mí. An­te el des­con­ten­to del hin­cha, lo acep­to. El ni­vel de re­cha­zo, tam­bién. He si­do par­tí­ci­pe de eso. He co­la­bo­ra­do pa­ra que el hin­cha sien­ta re­cha­zo. En es­tos par­ti­dos, so­bre to­do. El clá­si­co de­ter­mi­na el áni­mo. Jus­ti­fi­co el re­cha­zo de los hin­chas y me ha­go car­go”.

¿Re­pro­ches a sí mis­mo? To­dos: “Tan­to me ha­go car­go de lo que hi­ce que le he ex­pues­to a la di­ri­gen­cia que re­vi­se­mos mi con­tra­to. Quie­ro mu­cho a es­te club y si es ne­ce­sa­rio no ten­go pro­ble­mas en un pa­so al cos­ta­do, con cos­to ce­ro pa­ra el club. Dar un pa­so al cos­ta­do me pro­du­ce un do­lor gi­gan­te. Pe­ro si es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo, lo voy a ha­cer. Si hay que ir­se, hay que ha­cer­lo co­mo hom­bre. No pa­sa na­da. Aver­gon­zar­se im­pli­ca arre­pen­tir­se”.

El club, la U, a tra­vés de su ge­ren­te de­por­ti­vo, Ronald Fuer­tes, op­tó por no abun­dar en la di­mi­sión ofre­ci­da por su ju­ga­dor: “Ya ha­bla­re­mos de eso. Pri­me­ro es­tá el par­ti­do con Cru­zei­ro. Lo me­jor es que la si­tua­ción flu­ya co­mo co­rres­pon­da. Jean tie­ne con­tra­to has­ta fin de año. Lo más im­por­tan­te es que es­té tran­qui­lo… Que­re­mos que es­té tran­qui­lo y si­ga dis­fru­tan­do”. ¿Re­pro­ches a Bea­se­jour? Nin­guno. ●

“En la ma­ña­na vi las imá­ge­nes y me aver­güen­zo de lo que hi­ce. No me gus­té”.

“Tan­to me ha­go car­go, que no ten­go pro­ble­mas en dar un pa­so al cos­ta­do, con cos­to ce­ro pa­ra el club”.

“No voy por la vi­da de víc­ti­ma. Si gran par­te del hin­cha sien­te re­cha­zo ha­cia mí, ya es­tá”.

“Ha­blé con Mauricio. Am­bos acep­ta­mos las dis­cul­pas. El pro­ble­ma que­dó atrás”.

“No es­toy aquí pa­ra vic­ti­mi­zar­me; al con­tra­rio, asu­mo res­pon­sa­bi­li­da­des”.

“Nun­ca voy a fil­trar al­go de ese ti­po. Si es­tán con­ven­ci­dos de que hu­bo in­sul­to ra­cis­ta, de­ben de­nun­ciar­lo. Yo no es­cu­ché na­da”.

JEAN BEAUSEJOUR, JU­GA­DOR DE LA U

► Beausejour, com­pun­gi­do, en su com­pa­re­cen­cia de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.