De nue­vo so­bre el lu­cro

SE REQUIERE DE UN SIS­TE­MA DE GO­BIERNO UNI­VER­SI­TA­RIO QUE ES­TA­BLEZ­CA EXI­GEN­TES NI­VE­LES DE TRANS­PA­REN­CIA QUE PER­MI­TAN UN EFEC­TI­VO CON­TROL DE RE­CUR­SOS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

No pa­dez­co pro­ble­mas exis­ten­cia­les con el lu­cro, pe­ro mi ex­pe­rien­cia en car­gos di­rec­ti­vos en una uni­ver­si­dad me lle­va a va­lo­rar su prohi­bi­ción en ellas. En es­te ti­po de ins­ti­tu­cio­nes la repu­tación es su prin­ci­pal ac­ti­vo, el cual so­lo pue­de cons­truir­se a lo lar­go del tiem­po, aso­cia­do a só­li­das co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas. Ta­les co­mu­ni­da­des de­ben sen­tir­se no so­lo par­tes del pro­yec­to, sino el pro­yec­to en sí, lo que exi­ge su in­ter­ven­ción en de­ci­sio­nes que en otra en­ti­dad que­da­rían en­tre­ga­das ex­clu­si­va­men­te al due­ño o la ad­mi­nis­tra­ción. Mu­chas ve­ces las op­cio­nes que hay que to­mar son com­ple­jas y has­ta do­lo­ro­sas, pu­dien­do sig­ni­fi­car el cie­rre de ca­rre­ras o el des­pi­do de fun­cio­na­rios. Si en ta­les de­ci­sio­nes se en­con­tra­ra me­ro­dean­do el fan­tas­ma del lu­cro, se­ría muy di­fí­cil jus­ti­fi­car­las y lo­grar su acep­ta­ción. Sin la in­ter­ven­ción de esas co­mu­ni­da­des, la al­ter­na­ti­va se­ría la im­po­si­ción de la au­to­ri­dad, lo que aten­ta con­tra la idea mis­ma de uni­ver­si­dad. Na­tu­ral­men­te, na­da de lo di­cho sig­ni­fi­ca que ten­gan que ope­rar co­mo una de­mo­cra­cia, pe­ro sí que las de­ter­mi­na­cio­nes de­ban go­zar de la le­gi­ti­mi­dad que so­lo otor­gan las ra­zo­nes aca­dé­mi­cas y no los me­ros in­tere­ses eco­nó­mi­cos de un con­tro­la­dor.

Pe­ro na­tu­ral­men­te la au­sen­cia de lu­cro no bas­ta pa­ra que ten­ga­mos las uni­ver­si­da­des que que­re­mos. De par­ti­da, los ob­je­ti­vos de un con­tro­la­dor pue­den no te­ner ca­rác­ter eco­nó­mi­co e igual­men­te aten­tar con­tra el pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio. Na­da ase­gu­ra tam­po­co que las uni­ver­si­da­des que no lu­cren des­ti­nen efec­ti­va­men­te sus ingresos a en­tre­gar una edu­ca­ción de ca­li­dad. Es de so­bra co­no­ci­do que hay mu­chas vías pa­ra ob­te­ner re­cur­sos de una ins­ti­tu­ción, aun­que es­ta sea sin fi­nes de lu­cro, pues las per­so­nas naturales sí bus­can lu­crar y sue­len mos­trar­se su­ma­men­te crea­ti­vas a la ho­ra de ha­cer­lo. No es ne­ce­sa­rio en­ton­ces re­cu­rrir a los bur­dos sis­te­mas idea­dos en los úl­ti­mos años por con­tro­la­do­res de cier­tas uni­ver­si­da­des pa­ra ex­traer uti­li­da­des, bas­ta con otros más sim­ples aso­cia­dos a suel­dos, bo­nos u otros be­ne­fi­cios su­pe­rio­res a los de mer­ca­do. E in­clu­so aun­que ello no su­ce­da, una mala ad­mi­nis­tra­ción bien pue­de lle­var a que los re­cur­sos se des­per­di­cien y no re­dun­den en bue­nos pro­gra­mas. De he­cho, una de las co­sas que lla­ma la aten­ción en Chi­le es que las uni­ver­si­da­des más ca­ras no son ne­ce­sa­ria­men­te las con fi­nes de lu­cro y que mu­chas de las que efec­ti­va­men­te no lu­cran son de una ca­li­dad in­fe­rior a otras que sí lo ha­cen.

La nue­va ley de­di­ca mu­chos es­fuer­zos en re­gu­lar con­tro­la­do­res y las jun­tas di­rec­ti­vas, pe­ro di­ce muy po­co res­pec­to a la ad­mi­nis­tra­ción co­ti­dia­na de las uni­ver­si­da­des, que en mu­chos ca­sos es la que real­men­te ejer­ce el po­der, ade­más de ten­der a eter­ni­zar­se. Pa­ra ga­ran­ti­zar que los re­cur­sos que re­ci­ben las uni­ver­si­da­des sean bien uti­li­za­dos se requiere de un sis­te­ma de go­bierno uni­ver­si­ta­rio que em­po­de­re a las co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas y es­ta­blez­ca exi­gen­tes ni­ve­les de trans­pa­ren­cia ac­ti­va y pa­si­va que per­mi­tan un efec­ti­vo con­trol. Sin ello to­da la re­gu­la­ción del lu­cro se­rá in­su­fi­cien­te, sien­do in­di­fe­ren­te que se tra­te de uni­ver­si­da­des pri­va­das o pú­bli­cas.

Juan Enrique Var­gas Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.