Los jue­ces que que­re­mos

LO QUE AL PAÍS LE IM­POR­TA ES QUE SE DE­SIG­NEN JUE­CES DE EX­CE­LEN­CIA CON PRO­FUN­DOS CO­NO­CI­MIEN­TOS Y CA­PA­CI­DA­DES, POR EN­CI­MA DE IDEO­LO­GÍAS PAR­TI­DA­RIAS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La dis­cu­sión acer­ca de si la ma­yo­ría de los jue­ces son de iz­quier­da pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a su fin, lo que pa­re­ce ra­zo­na­ble por­que es­ta­ba des­per­tan­do más in­cor­dios que acuer­dos. En nues­tro país es­tá ins­ta­la­da una dis­cu­sión de fon­do que no se en­cuen­tra de­bi­da­men­te re­suel­ta y que pue­de re­su­mir­se en la si­guien­te in­te­rro­gan­te: ¿Pue­den los jue­ces in­ter­pre­tar la ley con­for­me a sus pro­pias vi­sio­nes po­lí­ti­cas, fi­lo­só­fi­cas, re­li­gio­sas o éti­cas, o, por el con­tra­rio, de­ben ce­ñir­se a lo que el tex­to de la ley man­da, prohí­be o per­mi­te?

Cuan­do el mi­nis­tro Ser­gio Muñoz asu­mió, ha­ce unos años, la pre­si­den­cia de la Cor­te Su­pre­ma, ex­pre­só en su pri­mer dis­cur­so de inau­gu­ra­ción del año ju­di­cial lo si­guien­te: “Quie­nes he­mos ju­ra­do res­pe­tar y apli­car la Cons­ti­tu­ción y la ley, lo he­mos he­cho en su in­te­gri­dad, con sus con­tor­nos axio­ló­gi­cos, sus prin­ci­pios y su his­to­ria, pa­ra lle­gar a si­tua­cio­nes nue­vas, co­mo una nor­ma viva, que emer­ge de la mano de los jue­ces ca­da vez más ro­bus­ta y siem­pre pre­sen­te.”

La dis­cu­sión ac­tual ha avan­za­do. Hoy se ex­pre­sa en si es acep­ta­ble o re­pro­cha­ble que una sen­ten­cia sea pro­nun­cia­da ba­jo in­fluen­cias de es­ta ín­do­le, cuan­do úni­ca­men­te el juez, en la in­ti­mi­dad de su con­cien­cia, sa­tis­fa­ce el sen­ti­do de la nor­ma que re­suel­ve la cues­tión so­me­ti­da a su co­no­ci­mien­to. Pa­ra la so­cie­dad, en cam­bio, su pen­sa­mien­to re­sul­ta des­co­no­ci­do, no tie­ne no­ción del lí­mi­te res­pec­to de la con­cep­ción po­lí­ti­ca, his­tó­ri­ca o éti­ca que pu­do ser­vir de ba­se a la sen­ten­cia. De es­te mo­do, la so­cie­dad no sa­be si el juez que falla o de­ci­de re­fle­ja el juez so­cial­men­te desea­ble o aquel que des­atien­de sus me­jo­res ras­gos.

En nues­tro país día a día se de­ci­den cues­tio­nes de la ma­yor im­por­tan­cia don­de se ad­vier­ten as­pec­tos de ti­po va­ló­ri­co, po­lí­ti­co, cul­tu­ral o éti­co que po­drían in­ci­dir en la de­ci­sión adop­ta­da, por ejem­plo, en cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les, con­flic­tos ur­ba­nís­ti­cos y de con­ser­va­ción, ma­te­rias la­bo­ra­les, asun­tos que son de in­te­rés del Es­ta­do, por se­ña­lar al­gu­nas.

He­mos sos­te­ni­do al­gu­na vez, y lo reite­ra­mos, que to­dos as­pi­ra­mos a una ca­te­go­ría per­ma­nen­te de justicia que con­tri­bu­ya a la paz so­cial; pe­ro a es­tas al­tu­ras de nues­tro desa­rro­llo no es to­le­ra­ble que las ins­pi­ra­cio­nes de con­te­ni­do po­lí­ti­co, his­tó­ri­co o éti­co de un juz­ga­dor per­ma­nez­can en la in­ti­mi­dad de su con­cien­cia. Pre­ci­sa­men­te és­ta pa­re­ce ha­ber si­do la idea al in­cor­po­rar al Se­na­do en la ra­ti­fi­ca­ción de al­tos car­gos en el Po­der Ju­di­cial y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En esen­cia, lo que al país le im­por­ta es que se de­sig­nen jue­ces de ex­ce­len­cia, con pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ci­da­des, por en­ci­ma de ideo­lo­gías par­ti­da­rias, en los que la so­cie­dad sien­ta que no se ha de­frau­da­do su con­fian­za. El juez rec­to no es úni­ca­men­te el que falla ape­ga­do al tex­to. Tam­bién lo es quien se va­le de una in­ter­pre­ta­ción am­plia, bien fun­da­da en la Cons­ti­tu­ción y en la ley, que pue­de com­pren­der as­pec­tos axio­ló­gi­cos o po­lí­ti­cos de fon­do. Eso sí, en es­tos úl­ti­mos ca­sos, hoy se requiere jus­ti­fi­ca­ción y com­pren­sión por la ciu­da­da­nía.

Ál­va­ro Or­tú­zar Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.