LEY DE MI­GRA­CIO­NES

La Tercera - - CARTAS -

SE­ÑOR DIRECTOR

Una ley por sí so­la no bas­ta pa­ra lo­grar real in­te­gra­ción si no va acom­pa­ña­da de pro­ce­sos que in­clu­yan a to­da la po­bla­ción. Si bien el pro­yec­to de Ley de Mi­gra­ción plan­tea un fuer­te com­po­nen­te dis­tin­ti­vo entre mi­gran­tes, di­fe­ren­cian­do entre mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na y hai­tia­na, hay as­pec­tos que no se ma­ni­fies­tan en la ini­cia­ti­va.

El más bá­si­co de los pro­ble­mas de in­te­gra­ción es el idio­ma, aún más no­to­rio en la co­mu­ni­dad hai­tia­na. Si bien hay fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes que con­tri­bu­yen a ca­pa­ci­tar­los, el Es­ta­do de­be ha­cer­se car­go, tal co­mo ocu­rrió con los mi­gran­tes si­rios. Tam­bién las con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad de­ben ser res­guar­da­das por el Es­ta­do; de otro mo­do la for­ma­ción de gue­tos en co­mu­nas po­bres los de­ja­rá en per­ma­nen­te es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial.

El dis­po­si­ti­vo sa­ni­ta­rio es otro pro­ble­ma im­por­tan­te al que no se alu­de. Es­ta­ción Cen­tral, Las Con­des, Santiago y Qui­li­cu­ra pre­sen­tan un de­no­mi­na­dor co­mún: sus con­sul­to­rios es­tán co­pa­dos por las de­man­das de la po­bla­ción na­cio­nal y ex­tran­je­ra. Es im­por­tan­te re­vi­sar el Plan Na­cio­nal de In­mu­ni­za­ción, ya que la ma­yo­ría de la po­bla­ción mi­gran­te -so­bre to­do la de Hai­tí y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na- no cuenta con va­cu­nas co­mo la de Tu­bercu­losis (TBC) o la que pro­te­ge con­tra la Po­lio­mie­li­tis. Hay que di­se­ñar un plan es­pe­cí­fi­co de in­mu­ni­za­cio­nes pa­ra la po­bla­ción mi­gran­te, de ma­ne­ra que re­ci­ban las do­sis res­pec­ti­vas pa­ra man­te­ner­los pro­te­gi­dos con­tra es­tas en­fer­me­da­des.

En el ám­bi­to edu­ca­cio­nal se de­be ha­cer una re­vi­sión cu­rri­cu­lar con el fin de in­te­grar de ma­ne­ra pau­la­ti­na a los es­tu­dian­tes mi­gran­tes. Pen­san­do en quie­nes no ma­ne­jan nues­tro idio­ma, de­bie­ra exis­tir ade­más un plan de al­fa­be­ti­za­ción.

Son ta­reas ur­gen­tes que no cons­tan en la ley, pe­ro que nues­tro Es­ta­do de­be po­ner en mar­cha pa­ra nor­ma­li­zar y fo­men­tar la con­vi­ven­cia de chi­le­nos e in­mi­gran­tes, y la adap­ta­ción de és­tos a nues­tro país.

Clau­dio Be­tan­cur Aca­dé­mi­co ca­rre­ra de Te­ra­pia Ocu­pa­cio­nal Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.