Sub­se­cre­ta­ría es­tu­dia ajus­tes a Plan de DD.HH.

La Tercera - - POLITICA - I. Ca­ro

Un ofi­cio fir­ma­do con el pu­ño y le­tra de la sub­se­cre­ta­ria de De­re­chos Hu­ma­nos, Lo­re­na Re­ca­ba­rren, in­gre­só a la ofi­ci­na de par­tes de la Con­tra­lo­ría el pa­sa­do 15 de mar­zo. En el do­cu­men­to, Re­ca­ba­rren so­li­ci­ta el re­ti­ro del Plan de De­re­chos Hu­ma­nos im­pul­sa­do por su an­te­ce­so­ra, Lo­re­na Fries, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Mi­che­lle Ba­che­let pa­ra “su re­es­tu­dio”.

La ley que dio crea­ción a esa sub­se­cre­ta­ría y fue pro­mul­ga­da en di­ciem­bre de 2015, es­ta­ble­cía co­mo uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de di­cha car­te­ra la ela­bo­ra­ción de una po­lí­ti­ca na­cio­nal pa­ra ga­ran­ti­zar el res­pe­to y la pro­mo­ción de los de­re­chos hu­ma­nos.

Di­cho plan fue pre­sen­ta­do el 22 de di­ciem­bre del 2017 por la pro­pia ex Man­da­ta­ria y con­tem­pla más de 500 ac­cio­nes coor­di­na­das entre 47 or­ga­nis­mos gu­ber­na­men­ta­les y au­tó­no­mos pa­ra, entre otros ob­je­ti­vos, pro­mo­ver el ac­ce­so a la ver­dad, justicia y re­pa­ra­ción de to­das las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos entre 1973 y 1990, ade­más de “res­pe­tar, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, en con­di­cio­nes de igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción”.

Des­de la Sub­se­cre­ta­ría ex­pli­ca­ron que el re­ti­ro se de­be a un pro­ce­so nor­mal de re­vi­sión y ase­gu­ra­ron que el de­cre­to fue re­in­gre­sa­do a la Con­tra­lo­ría el pa­sa­do 23 de mar­zo “sin mo­di­fi­ca­cio­nes for­ma­les”.

“Más que que­rer mo­di­fi­car al­go que se hi­zo (el re­ti­ro) es par­te del pro­ce­so que cual­quier go­bierno, ya fue­ra de con­ti­nui­dad o es­te, hu­bie­se he­cho res­pec­to del plan”, señaló, agre­gan­do que “lle­var ade­lan­te un Plan Na­cio­nal de DD.HH. im­pli­ca es­tar cons­tan­te­men­te ac­tua­li­zán­do­lo”.

Con to­do, Re­ca­ba­rren sos­tu­vo que el plan aún es­tá su­je­to a ac­tua­li­za­cio­nes, en vis­ta de ajus­tar­lo a “las prio­ri­da­des del go­bierno” y a “la reali­dad, es de­cir, al cum­pli­mien­to de unas me­tas ya al­can­za­das, a los re­cur­sos y a que uno tie­ne que te­ner pre­sen­te que hay co­sas que no dependen del Eje­cu­ti­vo, que dependen de otros ór­ga­nos del Es­ta­do, por ejem­plo, del (po­der) le­gis­la­ti­vo”.

Fries, en tan­to, ca­li­fi­có el re­ti­ro del de­cre­to co­mo “una si­tua­ción gra­ve” y ad­vir­tió que no con­si­de­ra “acon­se­ja­ble” que se reali­cen mo­di­fi­ca­cio­nes.

“El plan tu­vo con­sul­ta en ca­da una de las re­gio­nes del país, por lo tan­to, es­tá allí la opinión de las or­ga­ni­za­cio­nes de DD.HH. y las ac­cio­nes en­ca­mi­na­das a cum­plir con lo que el sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das y el Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano le han di­cho a Chi­le en es­ta ma­te­ria. Bo­rrar eso es man­te­ner los re­cla­mos de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria de DD.HH”, ad­vir­tió.b

“Lle­var ade­lan­te un Plan Na­cio­nal de DD. HH. im­pli­ca es­tar cons­tan­te­men­te ac­tua­li­zán­do­lo”.

LO­RE­NA RE­CA­BA­RREN SUB­SE­CRE­TA­RIA DE DD.HH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.