Orión se vuel­ve una pa­pa ca­lien­te

El in­sul­to del me­ta que na­die se atre­ve a de­nun­ciar. To­bar no in­for­ma in­ci­den­cias.

La Tercera - - DEPORTES - Gon­za­lo Contreras

Que­jas a hur­ta­di­llas, en voz ba­ja, ba­jo la fór­mu­la del cuén­ta­lo tú me­jor, an­da.

Pe­ro nin­gu­na de las per­so­nas, ca­si to­das azu­les, que di­cen que el arre­ba­to de Beausejour se de­bió a unos in­sul­tos ra­cis­tas pro­fe­ri­dos por Orión (y que pue­den adi­vi­nar­se en una arries­ga­da lec­tu­ra de los la­bios del ar­que­ro), se atre­ve a de­nun­ciar­lo

en pú­bli­co. El fa­mo­so có­di­go del fut­bo­lis­ta, lo que ocu­rre en la can­cha se que­da en la

can­cha, que am­pa­ra a los in­frac­to­res, obli­ga al si­len­cio de la gen­te de la pe­lo­ta.

La U se mue­ve por de­trás, quiere que al­gu­na te­le­vi­sión des­nu­de el epi­so­dio con imá­ge­nes. Pe­ro a la vis­ta, ca­lla.

Por la ANFP, con­sul­ta­do en La Se­re­na, Ar­tu­ro Sa­lah fue par­co: “Lo úni­co que di­go es que to­do ti­po se dis­cri­mi­na­ción es muy ne­ga­ti­va pa­ra no­so­tros y, de he­cho, he­mos si­do víc­ti­ma de eso. Es­pe­re­mos que lle­gue­mos a buen puer­to”.

El juez Ro­ber­to To­bar no vio na­da ex­tra­ño. Es­ta­ba al la­do de los he­chos, pe­ro no ac­tuó so­bre la can­cha. Y en su in­for­me pos­te­rior, des­ve­la­do ayer, no in­clu­ye in­frac­ción al­gu­na al res­pec­to. ¿In­ci­den­cias? “No hu­bo”, re­dac­ta.

La FIFA cu­bre a los que tie­nen ga­nas de pe­lear por el in­ci­den­te. Per­si­gue des­de ha­ce 17 años cual­quier ac­to que “hu­mi­lle, dis­cri­mi­ne o ul­tra­je a otras per­so­nas de for­ma que su­pon­ga un aten­ta­do a la dig­ni­dad hu­ma­na por ra­zón de ra­za, co­lor, idio­ma, re­li­gión u ori­gen ét­ni­co”. El có­di­go ri­ge pa­ra to­dos los par­ti­dos y ha en­du­re­ci­do las pe­nas.

Beausejour lo de­jó cla­ro. No quiere vic­ti­mi­zar­se. Se ve tan cul­pa­ble de lo que hi­zo él mis­mo, que no va a des­viar la mi­ra­da ha­cia el ri­val. No va a de­la­tar na­da. No va a fil­trar nun­ca ese ti­po de co­sas. Y an­te la in­sis­ten­cia, di­ce que no es­cu­chó na­da.

Es el si­len­cio ha­bi­tual. Buo­na­not­te, por ejem­plo, sí se atre­vió a ai­rear los in­sul­tos de mal gus­to (“asesino, ma­tas­te a tus ami­gos”) que le ha­bía pro­fe­ri­do Pa­vez en un due­lo por Co­pa Chi­le. El en­ton­ces co­lo­co­lino no fue san­cio­na­do. Y el cru­za­do se lle­vó el reproche de bue­na par­te de su gre­mio. El ár­bi­tro no lo con­sig­nó en el in­for­me. Tam­bién era To­bar. b

►Be●use­jour in­cre­pa a Orión tras su expulsión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.