PÁ­NI­CO ES­CÉ­NI­CO

La Tercera - - DEPORTES - Por Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo Pe­rio­dis­ta

El mar­ca­dor es­ta­ba 10 fa­vo­ra­ble a la U y Co­lo Co­lo, con po­cas ideas y ayu­da­do por el re­plie­gue de su ri­val, do­mi­na­ba sin ha­cer da­ño. Arran­ca An­ge­lo Araos por la iz­quier­da en con­tra­gol­pe, se in­ter­na pro­fun­do en el cam­po de los al­bos, le­van­ta la ca­be­za y no ve a na­die. Su com­pa­ñe­ro más cer­cano, Ye­fer­son So­tel­do, apenas se aso­ma cru­zan­do la mi­tad de la can­cha. Mauricio Pi­ni­lla es­tá a 50 me­tros, ins­ta­la­do co­mo vo­lan­te de mar­ca. No iban ni trein­ta mi­nu­tos del pri­mer tiem­po.

Jor­ge Val­dano, con su ri­que­za de lé­xi­co y su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­blar en for­ma ele­gan­te aún en el ca­ma­rín más su­cio y con la ca­mi­se- ta más trans­pi­ra­da, le lla­ma pá­ni­co es­cé­ni­co. El nom­bre co­lo­quial lo sa­ben us­te­des de so­bra.

La U, ayer, anotó el pri­mer gol a Co­lo Co­lo y, co­mo ese alumno de sép­ti­mo bá­si­co que le ases­ta un com­bo al gran­do­te del Cuar­to Me­dio, só­lo ati­nó a re­fu­giar­se en un rin­cón, es­pe­ran­do his­té­ri­ca­men­te la pa­li­za.

Lo pa­ra­dó­ji­co, y es­to agra­va la fal­ta azul, es que no se le vino en­ci­ma una trom­ba fut­bo­lís­ti­ca que lo des­bor­dó, lo me­tió en su área y lo ma­tó a pe­lo­ta­zos. Sino que era es­ta ver­sión de Co­lo Co­lo: can­si­na, gol­pea­da, con un en­tre­na­dor que re­nun­cia día por me­dio, con ju­ga­do­res cor­ta­dos y al bor­de de la más hu­mi­jour llan­te eli­mi­na­ción en la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Con lo jus­to, el ham­bre de Pa­re­des que se po­ten­cia en los clá­si­cos, los chis­pa­zos de Val­di­via, la re­gu­la­ri­dad de Bae­za y el ofi­cio de un plan­tel acos­tum­bra­do a ga­nar clá­si­cos, Co­lo Co­lo se im­pu­so sin ma­yor apre­mio. No fue mu­cho lo que hi­zo el equi­po, apar­te de los go­les, He­rre­ra pa­ró un so­lo ba­lón directo. Es más, el ni­vel de los al­bos fue ca­si el mis­mo que lo hi­zo per­der con­tra Del­fín en el Mo­nu­men­tal o San Luis en Qui­llo­ta.

Pá­rra­fo apar­te el des­con­trol de los veteranos de la U: Pi­za­rro in­sul­ta­do, Pi­ni­lla re­tan­do los no­ven­ta mi­nu­tos a So­tel­do, He­rre­ra cul­pan­do al ár­bi­tro y Beausejour enoja­do con to­do el mun­do. Lo de Jean Beau­se- no tie­ne ex­pli­ca­ción. Un ju­ga­dor que ha cons­trui­do su ca­rre­ra des­de la ban­da iz­quier­da, pe­ro tam­bién des­de la san­gre fría, la mo­de­ra­ción en las de­cla­ra­cio­nes (siem­pre ra­zo­na­bles y elo­cuen­tes) y la fal­ta de víncu­lo con cual­quier ex­ce­so ab­sur­do. Ayer no des­bor­dó, erró la mi­tad de los pa­ses, me­tió apenas un cen­tro, se pe­leó con com­pa­ñe­ros y ri­va­les, fue bien ex­pul­sa­do por una agre­sión y ter­mi­nó a los pe­cha­zos con Mauricio Pi­ni­lla, en una ima­gen que da­rá la vuel­ta al mun­do.

El des­con­cier­to entre los hin­chas azu­les tie­ne una bue­na ex­pli­ca­ción: una co­sa es per­der, otra es ser aplas­ta­do por la res­pon­sa­bi­li­dad. Si al­gún ex­tran­je­ro des­pis­ta­do hu­bie­ra vis­to el par­ti­do de ayer, con­clui­ría que el equi­po en cri­sis era la U y el que mar­cha sin cues­tio­na­mien­tos era Co­lo Co­lo.

La ca­be­za azul de­be­ría preo­cu­par en Azul & Azul. No só­lo por el des­con­trol y arru­gue de los ju­ga­do­res, tam­bién, y más preo­cu­pan­te, por la mala lec­tu­ra de su en­tre­na­dor pa­ra es­te par­ti­do. Una vez más, frente a Co­lo Co­lo, Ho­yos ha­ce exac­ta­men­te lo que el ri­val ne­ce­si­ta.

¿Y Co­lo Co­lo? Bueno, el en­fer­mo no ha me­jo­ra­do. Apenas le ba­jó la fie­bre. Gue­de alar­gó el puen­te col­gan­te agre­gan­do un par de ta­blas. Pe­ro el abis­mo si­gue ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.