Un se­cre­to bien guar­da­do

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Ro­dri­go Mi­ran­da Pe­rio­dis­ta.

No se pue­de ha­blar de El fes­tín. Es una obra de tea­tro ín­ti­mo y par­ti­ci­pa­ti­vo apo­ya­da en la sor­pre­sa y hay de­ta­lles que no con­vie­ne re­ve­lar. Es­ta crí­ti­ca po­dría em­pe­zar así: “Una ac­triz a me­dio ves­tir te abre la puer­ta pa­ra…”. Per­dón, no de­bo con­tar eso. Pue­do ex­pli­car en­ton­ces lo que pa­sa an­tes. La ci­ta es a las 21 ho­ras en el fron­tis de un edi­fi­cio y por el ci­tó­fono re­ci­bo la ins­truc­ción de su­bir las es­ca­le­ras ha­cia un de­par­ta­men­to real del ba­rrio Be­lla­vis­ta. No sé na­da del elen­co ni de la his­to­ria. Nin­gu­na pis­ta o in­di­cio.

La ac­triz Lorena Faún­dez abre la puer­ta y arranca una ex­pe­rien­cia don­de los lí­mi­tes de la reali­dad y la fic­ción se di­lu­yen. Par­ti­ci­pé en El fes­tín jun­to a diez des­co­no­ci­dos, en­tre ellos, un abo­ga­do, una psi­có­lo­ga, un chef, una bai­la­ri­na, una ven­de­do­ra de au­tos muy lo­cuaz. Com­par­ti­mos unas co­pas de vino y un pi­co­teo. El es­pec­ta­dor de­ci­de si se man­tie­ne pa­si­vo en es­ta co­me­dia ne­gra o to­ma par­ti­do. Los cu­rio­sos se ani­man a in­ter­ve­nir e in­ter­ac­tuar con los ha­bi­tan­tes del de­par­ta­men­to. Bai­las con ellos, te to­can, brin­das y can­tas. Al chef, por ejem­plo, se le pi­dió ir a bus­car a un per­so­na­je des­co­no­ci­do a una ha­bi­ta­ción. Yo me con­for­mé con per­ma­ne­cer ca­lla­do y fis­go­near en el li­bre­ro, don­de en­con­tré la no­ve­la El fes­tín, de Geoff Ni­chol­son, qui­zá la ins­pi­ra­ción ini­cial pa­ra la pues­ta en es­ce­na.

Di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por Fe­li­pe Ver­ga­ra, el mon­ta­je es una de­li­cia pa­ra el vo­yeur. La his­to­ria uti­li­za los mis­mos re­cur­sos de las obras de mis­te­rio, sa­zo­na­das con el atrac­ti­vo de ha­cer­nos sen­tir cóm- pli­ces en la in­va­sión de la vi­da pri­va­da, la vul­ne­ra­bi­li­dad del espacio per­so­nal. La es­ce­no­gra­fía es un pe­que­ño li­ving, sin más de­co­ra­ción que los mue­bles y ob­je­tos ele­gi­dos por los due­ños. La tra­ma no es­con­de na­da violento, agre­si­vo ni pe­li­gro­so, es un jue­go de dis­fra­ces, de ca­re­tas, men­ti­ras y ver­da­des. Na­die es quien dice ser. Uno se pre­gun­ta: ¿quién, des­pués de to­do, es­tá di­cien­do la ver­dad? Tran­qui­lo, di­rec­tor, no con­ta­ré más.

El fes­tín en­gan­cha al pú­bli­co en las pri­me­ras dos ho­ras gra­cias al ca­ris­ma de Lorena Faún­dez, con ta­len­to pa­ra la co­me­dia. En la ter­ce­ra ho­ra esa aten­ción se di­lu­ye y el úl­ti­mo tra­mo se vuel­ve reite­ra­ti­vo. De­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes pa­ra que to­do en­ca­je. Son las 23.30 ho­ras. Em­pie­zo a mo­ver­me en el asien­to y a mi­rar la ho­ra en el te­lé­fono. Los lo­gros del mon­ta­je ra­di­can más en su for­ma­to -in­có­mo­do pa­ra al es­pec­ta­dor tra­di­cio­nal­que en las in­ter­pre­ta­cio­nes y di­rec­ción. Lue­go de al­gu­nas vuel­tas de tuer­ca, la his­to­ria de tono li­ge­ro to­ma un rum­bo di­fe­ren­te al pre­vis­to. Es ca­si me­dia­no­che y la obra ter­mi­na. Con ac­tua­cio­nes dis­pa­re­jas y en di­fe­ren­tes re­gis­tros, no se­ría ma­la idea sin­te­ti­zar­la a es­tric­tas dos ho­ras. Co­mo en es­tos días se agra­de­ce al­go de hu­mor, no cues­ta au­gu­rar una exi­to­sa se­gun­da par­te des­de fi­nes de ju­nio se­gún anun­cia el elen­co.

EL FESTIN

DIR.: FE­LI­PE VER­GA­RA

De martes a sá­ba­do a las 21.00 h. En­tra­das a $ 15.000 en atra­pa­lo.cl. La di­rec­ción exac­ta de la fun­ción se re­ci­be al comprar la en­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.