Nicaragua se pa­ra­li­za pa­ra exi­gir la sa­li­da de Da­niel Ortega

Du­ran­te la mis­ma jor­na­da, se con­me­mo­ró una his­tó­ri­ca ges­ta del san­di­nis­mo en su lu­cha con­tra So­mo­za, pe­ro sin el dis­cur­so del Pre­si­den­te.

La Tercera - - PORTADA - Va­len­ti­na Jo­fré

Tras las ma­si­vas pro­tes­tas con­tra el go­bierno de Da­niel Ortega del jue­ves - que con­ti­nua­rán ma­ña­na sá­ba­do­la opo­si­ción lo­gró otro hi­to: ayer pa­ra­li­zó a par­te importante de Nicaragua, en una huel­ga ge­ne­ral que evi­den­ció, una vez más, la ex­plo­sión so­cial con­tra el san­di­nis­mo en el país cen­troa­me­ri­cano. Has­ta aho­ra, los or­ga­nis­mos de­fen­so­res de DD.HH. con­ta­bi­li­zan al me­nos 351 muer­tos y más de dos mil he­ri­dos.

El pa­ro, que pro­vo­có que mu­chas de las prin­ci­pa­les ave­ni­das de Ma­na­gua lu­cie­ran va­cías, in­clu­yó a em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res, co­mer­cian­tes, es­tu­dian­tes y cam­pe­si­nos. Lo que co­men­zó co­mo una protesta por cam­bios en la se­gu­ri­dad so­cial el pa­sa­do 18 de abril, pron­to se trans­for­ma­ron en fuer­tes pro­tes­tas con­tra Ortega, que ha re­pri­mi­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes me­dian­te gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res y la po­li­cía. La opo­si­ción de­man­da la sa­li­da de Ortega o bien el ade­lan­ta­mien­to de las elec­cio­nes pa­ra mar­zo de 2019. El Pre­si­den­te san­di­nis­ta, que go­bier­na des­de 2007, fue re­elec­to has­ta el año 2022.

“Agre­die­ron a obis­pos y sa­cer­do­tes. Nun­ca se ha­bía vis­to que agre­die­ran de for­ma tan cla­ra a sa­cer­do­tes por los mis­mos pa­ra­mi­li­ta­res. Eso ha he­cho es­ca­lar más el con­flic­to, por­que el go­bierno es­tá lan­zan­do el men­sa­je de que na­die es­tá a sal­vo”, co­men­ta a La Ter­ce­ra el politólogo ni­ca­ra­güen­se Sil­vio Pra­do.

Pa­ra Yu­brank Sua­zo, es­tu­dian­te de si­co­lo­gía de la U. Cen­troa­me­ri­ca­na de Ma­na­gua y coor­di­na­do­ra del Mo­vi­mien­to 19 de abril en la ciu­dad Ma­sa­ya, “al igual que el ge­ne­ral So­mo­za, Ortega siem­pre mues­tra un dis­cur­so con­fron­ta­ti­vo y de po­der, pe­ro es evi­den­te que el de­bi­li­ta­mien­to del sis­te­ma es ca­da vez más pro­fun­do, se es­tá agu­di­zan­do más la cri­sis y a ni­vel in­ter­na­cio­nal es­tá que­dan­do so­lo. El vo­to du­ro del san­di­nis­mo ya no lo res­pal­da”.

El go­bierno, por su par­te, con­me­mo­ró ayer el lla­ma­do re­plie­gue a Ma­sa­ya, una de las fies­tas más im­por­tan­tes del Fren­te San­di­nis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FSLN), un hi­to en la lu­cha con­tra So­mo­za en 1979.

Sin em­bar­go, el si­len­cio reinó du­ran­te es­ta con­me­mo­ra­ción de­bi­do a que los ni­ca­ra­güen­ses no sa­lie­ron a las ca­lles. Ortega op­tó por no dar el tra­di­cio­nal dis­cur­so de es­ta fe­cha y la ca­ra­va­na se reali­zó en vehícu­los y no a pie.

Se­gún mu­chos en Nicaragua, Ortega tie­ne los días con­ta­dos por la fuer­za so­cial que no tie­ne áni­mos de di­sol­ver­se, y una pre­sión in­ter­na­cio­nal que bus­ca una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la cri­sis.

“Creo que se tra­ta de la ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do es­cu­chan­do las his­to­rias de la gue­rra con­tra So­mo­za, de có­mo de­rro­ca­mos a la dic­ta­du­ra, en­ton­ces es­ta es una ge­ne­ra­ción a la que se le ha trans­mi­ti­do que la re­sis­ten­cia es la úni­ca for­ma de de­rro­car una dic­ta­du­ra”, co­men­ta Pra­do.

En me­dio de es­te cli­ma, la OEA se reunió por se­gun­da vez, en una se­sión ex­tra­or­di­na­ria.

“La vio­len­cia e in­ti­mi­da­ción con­tra el pue­blo de Nicaragua es inacep­ta­ble”. CAR­LOS TRU­JI­LLO EM­BA­JA­DOR EEUU AN­TE LA OEA

“Nicaragua tie­ne la au­to­no­mía pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas in­ter­na­men­te”. DE­NIS MON­CA­DA CAN­CI­LLER DE NICARAGUA

► Un ma­ni­fes­tan­te en una ca­lle va­cía en Ma­na­gua.

► Miem­bros del Fren­te San­di­nis­ta en Ni­ni­di­rí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.