Más de 138 mil vi­vien­das fal­tan en San­tia­go

Es­tu­dio de Fun­da­ción Vi­vien­da in­di­ca que San­tia­go Cen­tro con­cen­tra el 10% de es­te pro­ble­ma. Ci­fra co­rres­pon­de a fa­mi­lias alle­ga­das y que po­seen ba­jos in­gre­sos.

La Tercera - - PORTADA - Oria­na Fer­nán­dez

La po­lé­mi­ca vi­vi­da en Las Con­des es­ta se­ma­na, don­de los ve­ci­nos se en­fren­ta­ron al al­cal­de Joa­quín La­vín por la cons­truc­ción de un edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos so­cia­les en la Ro­ton­da Ate­nas, abrió el de­ba­te so­bre la fal­ta de vi­vien­das dis­po­ni­bles pa­ra los sec­to­res más po­bres en las co­mu­nas de San­tia­go. Se­gún un aná­li­sis rea­li­za­do por la Fun­da­ción Vi­vien­da, ba­sa­do en los mi­cro­da­tos del Cen­so 2017, exis­te un dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal de 138.966 pro­pie­da­des en la ca­pi­tal, el que de­be­ría ser re­ver­ti­do en los pró­xi­mos años.

El cálcu­lo fue he­cho con ba­se en las vi­vien­das de­no­mi­na­das “irre­cu­pe­ra­bles” o de ba­ja calidad cons­truc­ti­va (pi­so de tie­rra, ma­te­rial muy li­ge­ro en te­chos y paredes) y tam­bién al de­ter­mi­nar la can­ti­dad de per­so­nas que se de­cla­ran co­mo alle­ga­das o ha­ci­na­das, pues de­ben com­par­tir los mis­mos es­pa­cios con otra fa­mi­lia. El aná­li­sis in­di­ca que la ma­yor bre­cha la re­gis­tra San­tia­go Cen­tro, con 13.755 (9,96%) in­mue­bles; Mai­pú, con 6.154 (4.45%) pro­pie­da­des, y San Ber­nar­do, con 5.962 (4,32%) re­si­den­cias. En Las Con­des, en tan­to, la ci­fra lle­ga a 2.131 (1,54%) in­mue­bles. En la otra ca­ra es­tán co­mu­nas de más re­cur­sos co­mo Vitacura, con 281 ca­sos, y La Rei­na con 967 ca­sas.

El dé­fi­cit cuan­ti­ta­ti­vo en la ca­pi­tal co­rres­pon­de a un 39,5% del to­tal a ni­vel na­cio­nal. En las 16 re­gio­nes del país fal­ta un to­tal de 349.989 in­mue­bles pa­ra sec­to­res de me­no­res in­gre­sos, de acuerdo con el mis­mo es­tu­dio de la fun­da­ción.

Pe­se a que se tra­ta de 138 mil las vi­vien­das que se re­quie­ren en la ca­pi­tal, co­rres­pon­de a una can­ti­dad ba­ja res­pec­to de dé­ca­das an­te­rio­res. En 1996 ha­bía un dé­fi­cit de 563 mil vi­vien­das en Chi­le, mien­tras que en 2000 se ba­jó a 474 mil ho­ga­res.

Sin em­bar­go, Fe­li­pe Ar­tea­ga, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Vi­vien­da, ex­pli­ca que los da­tos le preo­cu­pan, pues en pleno cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país hay per­so­nas que no pue­den ac­ce­der a una ca­sa o de­par­ta­men­to. El es­ce­na­rio que mues­tra el cen­so en es­ta ma­te­ria es re­le­van­te pa­ra la en­ti­dad, pues a par­tir de ello pue­den apli­car pro­gra­mas de ayu­da en las co­mu­nas. “De­be exis­tir una nue­va política ha­bi­ta­cio­nal, que in­clu­ya que es­tas per­so­nas pue­dan te­ner ac­ce­so a vi­vien­da, pe­ro en lu­ga­res cén­tri­cos, y que las per­so­nas no sean ex­pul­sa­das a la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad”, di­ce Ar­tea­ga, lo que ha si­do plan­tea­do por la en­ti­dad a las au­to­ri­da­des. Así, di­ce que por ejem­plo se ha de­tec­ta­do que las per­so­nas que tie­nen la calidad de alle­ga­das en co­mu­nas co­mo San­tia­go Cen­tro, es por­que eli­gen vivir en un lu­gar cer­cano a sus tra­ba­jos, con buen co­mer­cio y equi­pa­mien­tos.

Has­ta aho­ra la fun­da­ción han lo­gra­do con­cre­tar la cons­truc­ción de ho­ga­res pa­ra sie­te mil fa­mi­lias. Par­ti­ci­pan de va­rias ma­ne­ras en es­te pro­ce­so: de­tec­tan de­man­da, ges­tio­nan con ellos los sub­si­dios, pe­ro tam­bién di­se­ñan los pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les e in­clu­so los cons­tru­yen a tra­vés de una em­pre­sa que po­seen pa­ra lue­go en­tre­gar­los.

Es­pa­cios

Ro­ber­to Moris, aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos de la U. Ca­tó­li­ca, afir­ma que en la dé­ca­da de los 90 se reali­zó una ma­si­va en­tre­ga de sub­si­dios por par­te de la au­to­ri­dad, con el fin de su­pe­rar el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal, lo que tu­vo co­mo re­sul­ta­do su­pe­rar los ni­ve­les de po­bre­za y ma­yor bie­nes­tar. “El pro­ble­ma es que mi­les de ho­ga­res fue­ron cons­trui­dos en lu­ga­res ale­ja­dos, sin cen­tros de­por­ti­vos, áreas ver­des, co­mer­cio de calidad o ac­ce­so a cen­tros de sa­lud”, se­ña­la. Un ejem­plo em­ble­má­ti­co que dan los ur­ba­nis­tas fue­ron po­bla­cio­nes co­mo Pa­ri­na­co­ta, en Qui­li­cu­ra, o bien los asen­ta­mien­tos ubi­ca­dos al sur de Puen­te Al­to, los que no con­ta­ban con es­pa­cios pú­bli­cos de calidad o ser­vi­cios tan bá­si­cos co­mo bom­be­ros o cuar­te­les po­li­cia­les. Así, Moris sos­tie­ne que ade­más de em­pla­zar­se ca­sas, de­be ha­ber una “me­jor pla­ni­fi­ca­ción so­bre los lu­ga­res pa­ra su­pe­rar el otro dé­fi­cit: el cua­li­ta­ti­vo en las ciu­da­des”.

¿Có­mo su­pe­rar es­te es­ce­na­rio? Los ex­per­tos di­cen que la idea es que el Es­ta­do pue­da des­ti­nar sue­lo que es­tá en ma­nos del Fis­co a es­te fin. El mi­nis­tro de Vi­vien­da, Cris­tián Monc­ke­berg, plantea que jun­to con la car­te­ra de Bie­nes Na­cio­na­les se han iden­ti­fi­ca­do 121 te­rre­nos (equi­va­len­tes a 469 hec­tá­reas) pa­ra dar­les es­te uso, en di­ver­sos lu­ga­res del país.

Monc­ke­berg y los es­pe­cia­lis­tas apun­tan, ade­más, a que se apli­quen pro­gra­mas de in­te­gra­ción so­cial cuan­do se le­van­tan pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les, don­de se una la cons­truc­ción y tam­bién que esos lu­ga­res pue­dan ser com­par­ti­dos por per­so­nas de di­ver­sos ni­ve­les de in­gre­sos. ●

“Es­tas per­so­nas de­ben vivir en vi­vien­das de calidad y bien ubi­ca­das”.

FE­LI­PE AR­TEA­GA, DI­REC­TOR DE FUN­DA­CIÓN VI­VIEN­DA

“No so­lo im­por­ta cuán­tas ca­sas fal­tan, sino que si po­seen es­pa­cios pú­bli­cos”.

RO­BER­TO MORIS ACA­DÉ­MI­CO INS­TI­TU­TO ES­TU­DIOS UR­BA­NOS UC

Hil­da Oli­va• LA TER­CE­RA

FUEN­TE: Fun­da­ción Vi­vien­da

► Pro­yec­to de edi­fi­cio so­cial en la co­mu­na de Las Con­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.