Matt­hei: “El Con­gre­so es­tá pa­san­do ca­da vez más a ser irre­le­van­te”

“Yo por aho­ra tra­ta­ría de man­dar los me­nos pro­yec­tos po­si­ble, por­que lo más pro­ba­ble es que man­des un ca­ba­llo y va a sa­lir un ca­me­llo”, agre­ga, jun­to con se­ña­lar que “el go­bierno pue­de go­ber­nar sin ne­ce­si­dad de le­gis­lar”.

La Tercera - - PORTADA - Al­ber­to La­bra

Al­cal­de­sa de Pro­vi­den­cia di­ce que el go­bierno pue­de go­ber­nar sin le­gis­lar.

Al­gu­nos con­tac­tos con el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha te­ni­do en las úl­ti­mas se­ma­nas la al­cal­de­sa de Pro­vi­den­cia, Evelyn Matt­hei (UDI), aun­que por co­sas pun­tua­les y sin ma­yor mar­gen de tiem­po pa­ra abor­dar la si­tua­ción política ac­tual. De to­das ma­ne­ras, la ex­dipu­tada, ex­se­na­do­ra, ex­mi­nis­tra y ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial ya tie­ne un diag­nós­ti­co cla­ro —y bas­tan­te crí­ti­co— so­bre la si­tua­ción en­tre el go­bierno y la opo­si­ción, es­pe­cial­men­te so­bre lo que ca­li­fi­ca co­mo una “lo­cu­ra” que se es­tá vi­vien­do en el Con­gre­so.

Ade­más, abor­da el desem­pe­ño de Chi­le Va­mos, di­ce que “no pien­so igual que la pre­si­den­ta de la UDI”, y pro­fun­di­za so­bre su rol en Pro­vi­den­cia y la agen­da que es­tá le­van­tan­do Joa­quín La­vín en Las Con­des. “Lo que im­por­ta es lo que la gen­te pien­se de él (...). Yo pue­do no es­tar de acuerdo con mu­chas de las co­sas que él ha­ce, pe­ro el ca­ri­ño siem­pre pri­ma”, co­men­ta.

Us­ted di­jo ha­ce al­gu­nos días que sa­ca­ría del Con­gre­so a Pa­me­la Ji­les…

Me pre­gun­ta­ron por va­rios, y di­je va­rios nom­bres. La ley que sa­lió pro­duc­to de la Co­mi­sión En­gel es muy ma­la. Re­du­jo los tiem­pos de cam­pa­ña y el fi­nan­cia­mien­to al mí­ni­mo. Van a sa­lir ca­da vez más per­so­nas que se han he­cho un nom­bre en el fút­bol, can­to, ac­tua­ción, lo­cu­to­res o per­so­nas que lle­ven el mis­mo nom­bre de su pa­dre po­lí­ti­co. Con esos tiem­pos tan cor­tos y ese fi­nan­cia­mien­to tan exi­guo, no hay for­ma de dar­se a co­no­cer cuan­do es una per­so­na nue­va. Uno com­pa­ra el Con­gre­so con lo que era el pri­mer Con­gre­so el año 90, y uno no­ta la pre­ca­rie­dad, la fal­ta de pre­pa­ra­ción, los mo­dos tan des­agra­da­bles a ve­ces. Creo que el Con­gre­so es­tá pa­san­do ca­da vez más a ser irre­le­van­te.

¿Irre­le­van­te?

Irre­le­van­te. Irre­le­van­te y tam­bién des­pre­cia­do por la ciu­da­da­nía. O sea, irre­le­van­te jus­ta­men­te por el des­pre­cio que oca­sio­na. La gen­te per­ci­be una fal­ta de se­rie­dad, una fal­ta de pe­so. Ha­bía dipu­tados de tan­to, tan­to pe­so. Hoy son po­cos los

que real­men­te se des­ta­can.

¿Eso lo ve en am­bos sec­to­res?

Se ve en ge­ne­ral. Ha dis­mi­nui­do la calidad.

Ate­rri­ce­mos eso a lo que es­tá pa­san­do hoy con la dispu­ta en­tre el go­bierno y la opo­si­ción…

Es que eso es otra co­sa. Una co­sa es el pase que no va a na­da, ju­gar con la pe­lo­ta. Eso es lo que sien­to que ha pa­sa­do mu­cho: ju­gar, ju­gar con la pe­lo­ta, pe­ro no ves a na­die que es­té, de ver­dad, ha­cien­do un ata­que pa­ra me­ter el gol. Eso no exis­te. La re­yer­ta, en cam­bio, creo que tie­ne un tras­fon­do bas­tan­te más pro­fun­do…Uno ve una opo­si­ción don­de no hay con quién en­ten­der­se. Por eso creo que el Con­gre­so va a pa­sar ca­da vez más a la irre­le­van­cia. Hay una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes com­pues­ta por nue­ve co­lom­bia­nos y un chileno, a los que hemos atra­pa­do dos ve­ces en el Par­que Bustamante. La ma­yo­ría de los ve­ci­nos lo úni­co que qui­sie­ran es que a esas per­so­nas las man­da­ran de vuel­ta a sus paí­ses. ¿Por qué te­ne­mos que te­ner­los en las cár­ce­les? ¿Por qué des­pués de un tiem­po los va­mos a sol­tar si van a vol­ver a ha­cer lo mis­mo? Es­ta­mos ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra dar­le la ma­yor can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des a los mi­gran­tes, pe­ro no a cual­quier mi­gran­te y pa­ra ha­cer cual­quier co­sa. En­ton­ces, par­te de es­ta lo­cu­ra que tie­ne hoy la iz­quier­da es jus­ta­men­te me­di­das co­mo la que se apro­bó en la co­mi­sión, que prohí­be al go­bierno ex­pul­sar a ex­tran­je­ros. La for­ma en que es­tá ac­tuan­do la opo­si­ción, tan ex­tre­ma y sin en­ten­der a la ma­yo­ría de los chi­le­nos, es la que le da la tre­men­da opor­tu­ni­dad al go­bierno pa­ra con­quis­tar el cen­tro, por­que la opo­si­ción es­tá con un com­ple­jo iz­quier­dis­ta. Lo que es­tá ha­cien­do el PS es sui­ci­dán­do­se.

La opo­si­ción acu­sa se­quía le­gis­la­ti­va, pe­ro us­ted plantea un diag­nós­ti­co de que no hay con quién en­ten­der­se y que el Con­gre­so es irre­le­van­te. ¿Fal­ta que el go­bierno pre­sen­te más pro­yec­tos o con es­te es­ce­na­rio us­ted cree que me­jor no?

Pri­me­ro, el go­bierno pue­de go­ber­nar sin ne­ce­si­dad de le­gis­lar. Se­gun­do, con la lo­cu­ra que es­ta­mos vi­vien­do en es­te mi­nu­to, tan­to en la Cá­ma­ra co­mo en el Se­na­do, don­de no son ca­pa­ces de ponerse de acuerdo en­tre ellos, don­de te dan la pa­la­bra y des­pués no la cum­plen, es bas­tan­te arries­ga­do le­gis­lar. En­ton­ces, yo por aho­ra tra­ta­ría de man­dar los me­nos pro­yec­tos po­si­ble, por­que lo más pro­ba­ble es que man­des un ca­ba­llo y va a sa­lir un ca­me­llo.

En es­te con­tex­to, ¿qué eva­lua­ción tie­ne del rol de Chi­le Va­mos?

Sien­to que Chi­le Va­mos ha en­ten­di­do mu­cho más que ha­ce ocho años la tre­men­da res­pon­sa­bi­li­dad de los par­ti­dos en fa­ci­li­tar­le la la­bor y en acom­pa­ñar en for­ma leal al go­bierno y al Pre­si­den­te. Y pro­ba­ble­men­te el Pre­si­den­te ha si­do mu­cho más re­cep­ti­vo ha­cia las ne­ce­si­da­des y preo­cu­pa­cio­nes de los par­ti­dos… Lo que uno ve tam­bién es un Pre­si­den­te tan­to más ma­du­ro.

Sin em­bar­go, es­ta se­ma­na se pro­vo­có un en­fren­ta­mien­to en­tre la UDI y RN por el des­plie­gue que ha te­ni­do Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, su­pues­ta­men­te —se­gún trans­mi­tió él en pri­va­do a se­na­do­res ofi­cia­lis­tas— a petición del pro­pio Pre­si­den­te Pi­ñe­ra.

¿Qué le pa­re­ce?

Ten­ga­mos cla­ro que él pre­ten­de ser pre­can­di­da­to pre­si­den­cial. Hay va­rias otras per­so­nas que pretenden ser pre­can­di­da­tos. Y hay otros que no lo di­cen, pe­ro que es­tán en las en­cues­tas ahí, ¿no es cier­to? Si ca­da uno de los que creen te­ner de­re­cho a ser pre­can­di­da­to em­pe­za­ra a ac­tuar de la mis­ma ma­ne­ra que Os­san­dón, al go­bierno se le ha­ría ca­si im­po­si­ble go­ber­nar, por­que es­ta­ría­mos en tres me­ses más to­dos pe­lean­do, to­dos con to­dos. Me pa­re­ce que no es pru­den­te ni be­ne­fi­cio­so pa­ra na­die, des­de el pun­to de vis­ta de cui­dar al go­bierno ac­tual y de te­ner ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de ga­nar la pró­xi­ma elec­ción, ade­lan­tar esa carrera. Creo, ade­más, que los mi­nis­tros que han to­le­ra­do eso le ha­cen un fla­co fa­vor al go­bierno.

¿Có­mo ve a su par­ti­do, la UDI, en es­ta nue­va coa­li­ción? A di­fe­ren­cia de ha­ce ocho años, aho­ra con­vi­ven con Evó­po­li, un par­ti­do más li­be­ral…

Es bas­tan­te ob­vio que exis­ten vi­sio­nes bien dis­tin­tas en temas bien im­por­tan­tes, lo que se le lla­ma “va­ló­ri­co”. Lo que me ha gus­ta­do es que ca­da uno ha de­fen­di­do su po­si­ción, pe­ro no con agre­sión. Ha si­do una lu­cha de ideas, pe­ro no de per­so­na­lis­mos ni de pe­leas. A mí, por lo me­nos, la diversidad de opiniones es al­go que me gus­ta… He sen­ti­do que la UDI se ha por­ta­do en for­ma muy leal al go­bierno. Ob­via­men­te, hay temas que a la di­rec­ti­va no le han gus­ta­do, pe­ro han pues­to sus pun­tos de vis­ta con cla­ri­dad. Sien­to que han ju­ga­do en equi­po. Yo no pien­so igual que la pre­si­den­ta de la UDI. Sin em­bar­go, creo de ver­dad que lo ha he­cho bien.

Hay una que­ja en la UDI de que en los pri­me­ros me­ses el go­bierno no po­nía so­bre la me­sa los temas prio­ri­ta­rios y que le hicieron ga­nar a Pi­ñe­ra. Y mu­chos en ese par­ti­do cri­ti­can que el go­bierno im­pul­sa­ra la agen­da va­ló­ri­ca: adop­ción ho­mo­pa­ren­tal e iden­ti­dad de gé­ne­ro. ¿Lo com­par­te?

No. El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra ha­bló del te­ma eco­nó­mi­co, y cla­ra­men­te cam­bió el am­bien­te des­de que él lle­gó. Ha­bló tam­bién de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y ¡por Dios!, lo abor­dó a los tres días de ha­ber asu­mi­do. Y, cla­ro, ha­bía otros temas que es­ta­ban en el ta­pe­te. Un go­bierno no pue­de ser sor­do a esas co­sas, y tie­ne que in­ter­ve­nir y to­mar de­ci­sio­nes… El go­bierno ha si­do súper fiel a lo que pu­so co­mo prio­ri­dad en su cam­pa­ña.

En la UDI di­cen que esos temas va­ló­ri­cos es la agen­da de la iz­quier­da…

No, son agen­das del país. Per­dón, es evi­den­te que las per­so­nas que son homosexuales lo han pa­sa­do muy mal en Chi­le du­ran­te dé­ca­das. ¿Va­mos a per­mi­tir que eso si­ga su­ce­dien­do? O sea, no es una agen­da de la iz­quier­da. Es una agen­da de dig­ni­dad hu­ma­na.

¿Us­ted apo­ya la adop­ción ho­mo­pa­ren­tal y el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio?

Sien­to que es súper di­fí­cil de­cir si uno apo­ya o no apo­ya. Creo que el mundo va pa­ra allá. Y mu­chas ve­ces es un te­ma de si lo que­re­mos aho­ra, en cin­co años más o en diez años más. Fi­nal­men­te, son temas que se van de­ci­dien­do y se es­tán de­ci­dien­do en el Con­gre­so. Si tú me di­ces si un ni­ño va a es­tar me­jor en un ho­gar ho­mo­pa­ren­tal o en el Se­na­me, ¿al­guien tie­ne du­das dón­de va a es-

ROL CO­MO AL­CAL­DE­SA

“Go­cé ser dipu­tada, se­na­do­ra y mi­nis­tra. Pe­ro es­to (la al­cal­día) te per­mi­te tra­tar temas tan di­ver­sos”.

ME­DI­DAS EN PRO­VI­DEN­CIA

“Es­toy se­gu­ra de que va­mos a cons­truir una co­mu­na que va a ser le­jos la me­jor co­mu­na don­de vivir”.

AGEN­DA DE LA­VÍN

“¿Quién soy yo pa­ra juz­gar? Al fi­nal, lo que im­por­ta es lo que la gen­te pien­se de él. Y eso no aho­ra. Fal­ta mu­cho”.

tar me­jor?

En la UDI tie­nen du­das…

Ah, bueno, yo no.

Y en la UDI tie­nen du­das so­bre si per­mi­tir el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio o no. ¿Us­ted tie­ne esas du­das o no?

(Piensa). Mi­ra, es­to es un te­ma... Yo no te­nía nin­gu­na du­da de que el di­vor­cio iba a lle­gar al­gún día. Yo no te­nía nin­gu­na du­da de que la pas­ti­lla del día des­pués en al­gún mo­men­to se iba a per­mi­tir. Son temas que van evo­lu­cio­nan­do en las so­cie­da­des, y fi­nal­men­te es un te­ma de cuán­do se cree que la so­cie­dad lo va a acep­tar y no va a ser fi­nal­men­te un boo­me­rang. Pe­ro que va­mos pa­ra allá, va­mos pa­ra allá, de to­das ma­ne­ras.

Agen­da de La­vín: “¿Quién soy yo pa­ra juz­gar?” Us­ted ha si­do par­la­men­ta­ria, mi­nis­tra y aho­ra al­cal­de­sa. ¿Cuál rol es el que más le gus­ta?

Es­te. Ca­da vez que asu­mo en un pues­to, lo asu­mo con una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta y en­tu­sias­mo. Go­cé ser dipu­tada, se­na­do­ra y mi­nis­tra. Pe­ro es­to te per­mi­te tra­tar temas tan di­ver­sos co­mo la cul­tu­ra, ur­ba­nis­mo, pro­ble­mas so­cia­les de edi­fi­cios que se les echa­ron a per­der to­dos los de­par­ta­men­tos y hay adul­tos ma­yo­res; co­mo el te­ma de áreas ver­des y pai­sa­jis­mo. Es tan va­ria­do que lo ha­ce ab­so­lu­ta­men­te fas­ci­nan­te. En se­gun­do lu­gar, tie­nes un pre­su­pues­to y mu­chos fun­cio­na­rios, y pue­des ha­cer que las co­sas pa­sen re­la­ti­va­men­te rá­pi­do… Y es­toy se­gu­ra de que va­mos a cons­truir una co­mu­na que va a ser le­jos la me­jor co­mu­na don­de vivir.

¿Qué me­di­das es­tá im­pul­san­do en Pro­vi­den­cia?

El pri­mer año fue, bá­si­ca­men­te, or­de­nar las fi­nan­zas, que ya las or­de­na­mos, y me­jo­rar la se­gu­ri­dad. Te­ne­mos una alian­za con Ca­ra­bi­ne­ros, la PDI y fis­ca­lía. Es­ta­mos avan­zan­do rá­pi­da­men­te en ha­cer de Pro­vi­den­cia una co­mu­na más se­gu­ra. Han ba­ja­do, de he­cho, los ín­di­ces de de­lin­cuen­cia. Es­te año vie­ne cam­bio com­ple­to de lu­mi­na­ria vial, con lo que va a ser la co­mu­na más cla­ra y, por lo tan­to, más se­gu­ra y más lin- da. Vie­ne un tra­ba­jo que, en reali­dad, es una la­ta, pe­ro hay que ha­cer­lo: man­ten­ción de pa­vi­men­tos y ve­re­das. En ge­ne­ral, es un año de evi­tar y re­tro­traer el de­te­rio­ro que ha te­ni­do es­ta co­mu­na, que vie­ne des­de el po­nien­te ha­cia el orien­te, y ya ha­bía em­pe­za­do a es­ta­ble­cer­se en cier­tas áreas: to­do el sec­tor de Sue­cia, el sec­tor del Par­que Bustamante, to­ma­do por pan­di­llas de dro­gas, de al­cohol, de pros­ti­tu­ción; edi­fi­cios en­te­ros to­ma­dos por la pros­ti­tu­ción. To­do ese de­te­rio­ro lo es­ta­mos tra­tan­do de lim­piar. Ese tra­ba­jo tam­bién im­pli­ca lo que ha­re­mos en una se­ma­na más con­tra el co­mer­cio am­bu­lan­te. Pa­ra el pró­xi­mo y pa­ra el cuar­to año vie­ne una re­vi­ta­li­za­ción de ba­rrios. Lo que van a em­pe­zar a ver es que el sec­tor del Par­que Bustamante se va a re­no­var com­ple­ta­men­te, y to­do el sec­tor en torno a Ma­nuel Montt has­ta el Drugs­to­re y el sec­tor del “Vaticano chi­co”, to­do eso se va a re­no­var.

¿Pa­ra con­tro­lar la de­lin­cuen­cia es ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das co­mo un dron, co­mo lo hi­zo Joa­quín La­vín en

Las Con­des?

Nosotros va­mos a te­ner un dron que uti­li­zas co­mo una cá­ma­ra mo­vi­ble. Los dro­nes que han mos­tra­do en otras par­tes, mi im­pre­sión es que es más rui­do que nue­ces. Un dron que no tie­ne au­to­no­mía lar­ga, que no es ca­paz de vo­lar con una ru­ta prees­ta­ble­ci­da, que no tie­ne una dis­tan­cia lar­ga que pue­da re­co­rrer sin per­der las co­ne­xio­nes, en reali­dad es ca­si me­jor te­ner a una per­so­na ahí.

Las me­di­das de La­vín han ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca, con par­ti­da­rios y de­trac­to­res…

Por ejem­plo, el te­ma de las vi­vien­das so­cia­les fue un te­ma que pro­pu­se en mi cam­pa­ña pre­si­den­cial. Creo fir­me­men­te que te­ne­mos que in­te­grar de me­jor for­ma nues­tras ciu­da­des, que no es hu­mano ni ra­zo­na­ble que una mu­jer ten­ga que per­der dos ho­ras de ida y dos ho­ras de vuel­ta pa­ra ir a tra­ba­jar. Lo que sí creo es que se tie­ne que ha­cer con ma­yor par­ti­ci­pa­ción.

A raíz de la agen­da de La­vín en Las Con­des y la po­pu­la­ri­dad que tie­ne aho­ra, en Chi­le Va­mos lo men­cio­nan co­mo pro­ba­ble can­di­da­to a go­ber­na­dor re­gio­nal y, más ade­lan­te, nue­va­men­te a pre­si­den­te. ¿Có­mo ve eso?

No lo he con­ver­sa­do con él. No sé en qué es­tá, pe­ro no veo que es­té ac­tuan­do en for­ma sus­tan­cial­men­te dis­tin­ta a co­mo ha si­do siem­pre.

Hay un ries­go elec­to­ral que se co­rre al im­pul­sar me­di­das que pue­den ge­ne­rar re­sis­ten­cia en el elec­to­ra­do de de­re­cha. ¿En su rol co­mo al­cal­de­sa ha vis­to que se pue­den to­mar me­di­das ale­ja­das de la política par­ti­dis­ta pe­se a esos riesgos?

La gen­te no vo­ta por ti o de­ja de vo­tar por ti por una me­di­da que le gus­tó o que le dis­gus­tó. Creo que, al fi­nal, la gen­te se for­ma una opi­nión: “a es­te ga­llo le creo, a es­te ga­llo no le creo”. Y eso tie­ne que ver mu­chas ve­ces con el con­ven­ci­mien­to con el que uno ha­ce las co­sas, con la se­rie­dad con que se ha­ce, con la preo­cu­pa­ción, ade­más, de con­ver­sar­lo con ve­ci­nos y to­mar opiniones, y des­pués de­fen­der las me­di­das y las ra­zo­nes por las que uno ha­ce al­go, aun­que sea im­po­pu­lar. Nosotros hemos te­ni­do va­rios po­lí­ti­cos que de re­pen­te han si­do súper po­pu­la­res, y que les du­ra po­co. A los cin­co años ya na­die se acuer­da de ellos. Mu­chas ve­ces al­guien es nue­vo, pa­re­ce que es to­tal­men­te dis­tin­to, que no tie­ne nin­gu­na fa­lla… To­dos te­ne­mos fa­llas, to­dos nos cae­mos, to­dos de­ci­mos ton­te­ras al­gu­na vez. En­ton­ces, si tú no tie­nes una dis­tan­cia de­trás, al pri­mer so­plón te caes. En­ton­ces, sien­to que lo úni­co que sir­ve al fi­nal es el tra­ba­jo se­rio, na­da más, el tra­ba­jo súper se­rio y con­sis­ten­te.

¿Y ve esa se­rie­dad en el tra­ba­jo de La­vín?

(Piensa). Yo no hu­bie­ra te­ni­do ese dron.

El dron es un ejem­plo…

Cla­ro. (Piensa). Pe­ro, ¿quién soy yo pa­ra juz­gar? Al fi­nal, lo que im­por­ta es lo que la gen­te pien­se de él. Y eso no aho­ra. Fal­ta mu­cho. A Joa­quín La­vín yo le ten­go un tre­men­do ca­ri­ño, en mi cam­pa­ña fue in­creí­ble su com­por­ta­mien­to, y yo pue­do no es­tar de acuerdo con mu­chas de las co­sas que él ha­ce, pe­ro el ca­ri­ño siem­pre pri­ma.

MA­TRI­MO­NIO IGUA­LI­TA­RIO

“El mundo va pa­ra allá. Y mu­chas ve­ces es un te­ma de si lo que­re­mos aho­ra, en cin­co o diez años (...). Pe­ro que va­mos pa­ra allá, va­mos pa­ra allá”.

IN­TE­GRA­CIÓN SO­CIAL

“El te­ma de las vi­vien­das so­cia­les lo pro­pu­se en mi cam­pa­ña pre­si­den­cial. Te­ne­mos que in­te­grar nues­tras ciu­da­des”.

DES­PLIE­GUE DE OS­SAN­DÓN

“Si los que creen te­ner de­re­cho a ser pre­can­di­da­to ac­tua­ran co­mo Os­san­dón, al go­bierno se le ha­ría ca­si im­po­si­ble go­ber­nar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.