El via­je a Chi­le que se­lló el des­tino de Luis Mi­guel

En agos­to de 1986, el me­xi­cano lle­gó des­de Ma­drid pa­ra dar dos con­cier­tos, ac­tuar en TV y re­en­con­trar­se con su ma­dre, quien fue vis­ta por úl­ti­ma vez du­ran­te esos días en la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Un puzz­le sin so­lu­ción que mar­có la vi­da del can­tan­te, y que la

La Tercera - - PORTADA - Por An­drés del Real

Es el 7 de agos­to de 1986 y un expectante Antonio Vo­da­no­vic espera en­tre la ne­bli­na que cu­bre la lo­sa del ae­ro­puer­to de Pu­dahuel el ate­rri­za­je del avión que trae a Luis Mi­guel. “En es­te ins­tan­te se co­mien­za a cum­plir la pro­me­sa de los úl­ti­mos días: el vue­lo Luft­han­sa iti­ne­ra­rio des­de Ma­drid es­tá lle­gan­do”, di­ce a la cá­ma­ra. El can­tan­te me­xi­cano, de en­ton­ces 16 años, era el in­vi­ta­do es­te­lar de la se­ma­na an­te­rior del pro­gra­ma En vi­vo, de Te­le­vi­sión Na­cio­nal de Chi­le, pe­ro di­ver­sos pro­ble­mas nun­ca acla­ra­dos del to­do re­tra­sa­ron su sa­li­da de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. An­te la ola de re­cla­mos de las fans de “Lui­smi”, el ca­nal tu­vo que pro­gra­mar ese día su pe­lí­cu­la Fie­bre de amor.

El ate­rri­za­je del so­lis­ta su­po­nía una re­van­cha pa­ra el ca­nal es­ta­tal. Pa­ra Vo­da­no­vic, en tan­to, era un reen­cuen­tro con el me­xi­cano tras el pa­so de és­te por el Fes­ti­val de Vi­ña de aquel año, don­de des­pun­tó co­mo el gran ído­lo ju­ve­nil de His­panoamérica. Ape­lan­do a la con­fian­za en­tre am­bos, el ani­ma­dor en­tra al avión y re­co­ge las pri­me­ras im­pre­sio­nes del can­tan­te, quien echa su pe­lo ha­cia atrás en su ges­to ca­rac­te­rís­ti­co y ex­pli­ca que una en­fer­me­dad le im­pi­dió lle­gar an­tes al país. No es­tá con él su pa­dre, Luis Ga­lle­go, con quien el ar­tis­ta ya sos­te­nía una ten­sa re­la­ción, ni su ma­dre, Mar­ce­la Bas­te­ri, a quien ha­bía vis­to por úl­ti­ma vez en mar­zo del año an­te­rior, en un con­cier­to en el Lu­na Park de Bue­nos Ai­res en que la subió al es­ce­na­rio.

Ade­más de su par­ti­ci­pa­ción en el es­te­lar te­le­vi­si­vo y dos con­cier­tos en el Es­ta­dio Chi­le (hoy Víc­tor Ja­ra), los pri­me­ros del can­tan­te en so­li­ta­rio en San­tia­go, aque­lla vi­si­ta a Chi­le de agos­to del 86 es­con­día un pro­pó­si­to más importante pa­ra El Sol: des­pués de un año y me­dio sin te­ner con­tac­to con su ma­dre, por ese en­ton­ces ya se­pa­ra­da de Ga­lle­go y vi­vien­do en Ita­lia, am­bos se jun­ta­rían en San­tia­go. Pe­ro Mar­ce­la Bas­te­ri nun­ca to­mó ese avión con des­tino a Chi­le y el pos­ter­ga­do reen­cuen­tro con su pri­mo­gé­ni­to nun­ca ocu­rrió. Es más: de acuerdo a la pren­sa me­xi­ca­na y a las bio­gra­fías que se han es­cri­to so­bre el in­tér­pre­te de La in­con­di­cio­nal, por esos mis­mos días, en agos­to de 1986, Bas­te­ri era vis­ta por úl­ti­ma vez en Las Ma­tas, un sec­tor de Ma­drid.

Des­de en­ton­ces, el pa­ra­de­ro de la ma­dre del me­xi­cano es un mis­te­rio. Tam­po­co se sabe si és­te la vio por úl­ti­ma vez lue­go de ese en­cuen­tro en Bue­nos Ai­res. Lo cier­to es que cuan­do Bas­te­ri se co­mu­ni­có por úl­ti­ma vez con su fa­mi-

lia, “les di­jo que iba a via­jar a Chi­le pa­ra re­unir­se con Micky allá”, re­la­ta el es­pa­ñol Ja­vier León He­rre­ra en Luis Mi­guel: la his­to­ria, la bio­gra­fía que inspira la se­rie so­bre la vi­da de El Sol. Es pre­ci­sa­men­te la pro­duc­ción de Net­flix y Te­le­mun­do, en su úl­ti­mo ca­pí­tu­lo que emi­te ma­ña­na, la que po­dría re­ve­lar el se­cre­to me­jor guar­da­do del pop la­ti­noa­me­ri­cano.

Apa­ren­te­men­te ajeno a ese trá­gi­co desen­la­ce, “Micky” lle­gó al es­tu­dio de Te­le­vi­sión Na­cio­nal y se lu­ció can­tan­do sus éxi­tos de la épo­ca, co­mo Isa­bel y De­cí­de­te. Con­sul­ta­do por Vo­da­no­vic, di­jo que he­re­dó “el ca­ri­ño” de su ma­dre y la vo­ca­ción ar­tís­ti­ca de su pa­dre, a quien le de­di­có pa­la­bras elo­gio­sas an­tes de en­to­nar Éxi­to, te­ma com­pues­to por Ga­lle­go. Me­ses des­pués, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio me­xi­cano El Uni­ver­sal, el can­tan­te con­fe­sa­ba: “1986 fue un año te­rri­ble pa­ra mí”.

Una ni­ñez di­fe­ren­te

A me­dia­dos de los 80, mu­cho an­tes de es­tre­nar Mea cul­pa, Car­los Pin­to se ha­cía un nom­bre en te­le­vi­sión con sus co­men­ta­das cá­ma­ras ocul­tas, que por ese en­ton­ces po­nían en aprie­tos a los in­vi­ta­dos de En vi­vo. Luis Mi­guel no se­ría la ex­cep­ción, y en su arri­bo a Pu­dahuel fue re­ci­bi­do por el can­tan­te y ani­ma­dor de Ca­chu­reos, Mar­ce­lo Her­nán­dez, quien con un bi­go­te pos­ti­zo y len­tes os­cu­ros si­mu­ló ser un ofi­cial de po­li­cía in­ter­na­cio­nal del ae­ro­puer­to y re­vi­só la documentación del me­xi­cano. An­te la mi­ra­da ató­ni­ta del can­tan­te, el fal­so agen­te le im­pe­día in­gre­sar al país si és­te no can­ce­la­ba va­rios mi­les de dó­la­res por los da­ños cau­sa­dos por sus fans en la ter­mi­nal aé­rea.

La bro­ma de Pin­to y Her­nán­dez de­be ha­ber asus­ta­do más de lo que su­po­nían al ído­lo ju­ve­nil y sus ase­so­res, ya que una de las ra­zo­nes que re­tra­só su vi­si­ta a Chi­le ha­bría te­ni­do que ver con un in­con­ve­nien­te con sus do­cu­men­tos de via­je. “Él te­nía que ha­ber lle­ga­do la se­ma­na an­te­rior, pe­ro no pu­do por pro­ble­mas con su vi­sa”, re­cuer­da Vo­da­no­vic, quien cuen­ta que el El Rey Sol, ya en ese en­ton­ces, via­ja­ba sin Luis Ga­lle­go. “Só­lo vino con su pa­pá la pri­me­ra vez que es­tu­vo en Vi­ña [en 1985]. Des­pués de eso siem­pre vino con su má­na­ger ar­gen­tino. A su ma­má nun­ca la co­no­cí”, agre­ga el ani­ma­dor, quien con los años cul­ti­vó una amis­tad pro­fe­sio­nal con el astro.

Por otro la­do, es­tos in­con­ve­nien­tes con su pa­sa­por­te ha­brían si­do usa­dos co­mo ex­cu­sa por Lui­si­to Rey pa­ra pe­dir­le a Bas­te­ri que se reunie­ran en Es­pa­ña. De acuerdo a Luis Mi­guel: la his­to­ria, en agos­to de 1986, el es­pa­ñol, ya se­pa­ra­do de su mu­jer, la lla­mó por­que ne­ce­si­ta­ba su firma pa­ra que el pri­mo­gé­ni­to pu­die­ra en­trar a San­tia­go. El pre­tex­to, se­gún ex­pli­ca el au­tor, te­nía al­go de sus­ten­to, ya que Mé­xi­co rom­pió re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Chi­le du­ran­te el ré­gi­men de Au­gus­to Pi­no­chet, lo que com­pli­có el in­gre­so de los ciu­da­da­nos de ese país al te­rri­to­rio na­cio­nal.

“Cuan­do Luis Mi­guel ini­cia su carrera de ar­tis­ta se le con­fec­cio­na to­da una documentación fal­sa co­mo me­xi­cano, que lue­go se re­gu­la­ri­za”, de­ta­lla León He­rre­ra. “Lui­si­to bus­ca­ba ar­ti­ma­ñas pa­ra que Mar­ce­la se en­con­tra­ra con él en Ma­drid, y una de las que in­ven­tó fue que ne­ce­si­ta­ba su firma pa­ra que [su hi­jo] pu­die­ra via­jar a Chi­le. Más tar­de ella des­cu­bre que to­do era una es­tra­ta­ge­ma”, agre­ga el bió­gra­fo.

“Mi ni­ñez ha si­do muy di­fe­ren­te”, re­co­no­cía “Micky” a Vo­da­no­vic en su en­cuen­tro de 1986. “Des­de los 10 años an­da­ba en es­tu­dios de gra­ba­ción con mi pa­dre, y eso me ayu­dó a ma­du­rar un po­co más de lo que de­bie­ra. En­ton­ces su­pe mu­cho an­tes de lo que de­bie­ra quién era el se­ñor [Vie­jo] Pas­cue­ro”, ex­pli­có el ar­tis­ta, quien al día si­guien­te, el 9 de agos­to, dio dos ati­bo­rra­dos re­ci­ta­les en el Es­ta­dio Chi­le, de los que sa­lió “con bo­to­nes me­nos, ras­gu­ña­do y asus­ta­do”, se­gún con­sig­na­ba La Ter­ce­ra, de­bi­do al fer­vor de sus cal­ce­ti­ne­ras.

► El me­xi­cano des­cien­de de su avión jun­to a Antonio Vo­da­no­vic, el 7 de agos­to de 1986.

► El so­lis­ta saluda a una fa­ná­ti­ca du­ran­te su ac­tua­ción en el pro­gra­ma En vi­vo, de TVN.

► Tras Vi­ña 86, Luis Mi­guel vol­vió en agos­to pa­ra dar dos re­ci­ta­les en el Es­ta­dio Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.