La­vín de nue­vo

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Al­fre­do Jo­celyn-Holt His­to­ria­dor

Cues­ta en­ten­der a La­vín. Des­de que irrum­pió en 1987 con

Chi­le re­vo­lu­ción si­len­cio­sa su pro­pó­si­to ha si­do su­bir­se al ca­rro de lo que apa­re­ce co­mo úl­ti­ma ten­den­cia, mar­ca de avan­ce, u opor­tu­ni­dad. En 1999 ca­si su­peró a La­gos en las pre­si­den­cia­les, cla­ro que si hu­bie­se ga­na­do se po­dría ha­ber sos­pe­cha­do que el su­yo iba a ser el ter­cer go­bierno con­cer­ta­cio­nis­ta, no el pri­me­ro de de­re­cha. En 2007 se de­fi­nió co­mo “ba­che­le­tis­ta-alian­cis­ta” y, an­tes, se dis­fra­zó de ai­ma­ra, le dio por fo­to­gra­fiar­se con ca­ma­re­ras de ca­fés con pier­nas fir­mán­do­le al­gu­na par­te de su anato­mía, ade­más de fi­gu­rar en la pren­sa co­mo vi­si­tan­te de Cu­ba.

En 2010, sien­do mi­nis­tro, anun­ció una “ver­da­de­ra re­vo­lu­ción edu­ca­cio­nal” y sa­be­mos qué pa­só. En 2011 res­pal­dó la to­ma de un li­ceo por bull­ying de alum­nos. Si tu­vié­se­mos que sin­te­ti­zar su pe­cu­liar ma­ne­ra de en­fo­car la política, eso que se ha ve­ni­do a lla­mar “co­sis­mo”, a ello apun­ta el la­vi­nis­mo (bo­to­nes de pá­ni­co, pla­yas de are­na y nie­ve, dro­nes, prohi­bi­ción de bol­sas plás­ti­cas, per­se­cu­ción de pi­ro­peos ca­lle­je­ros…).

De ahí que no sor­pren­da pro­mo­vien­do vi­vien­das so­cia­les aun­que sean de las co­sas más se­rias por en­ca­rar en Chi­le. La se­gre­ga­ción ur­ba­na es azo­te real, pue­de que nos ex­plo­te en la ca­ra si no se atien­de. Y el que ten­ga­mos una muy res­pe­ta­ble tra­di­ción en vi­vien­das so­cia­les, lo vuel­ve más de­li­ca­do. De mo­do que ¿có­mo to­ma­mos lo de La­vín? Cuan­do Alejandro Ara­ve­na ob­tu­vo el Pritz­ker, ha­blan­do de lo que se po­dría ha­cer, se­ña­ló: “yo no re­nie­go del po­der. El po­der pue­den ser los ciu­da­da­nos. Fi­nal­men­te hay po­lí­ti­cos que tie­nen una vi­sión. Son esos por los que uno vo­ta”. ¿Va­li­da la propuesta de La­vín, se pue­de de­cir de él que se­ría un po­lí­ti­co con vi­sión?

Ni idea. Ar­qui­tec­tos y ur­ba­nis­tas ape­nas se han ma­ni­fes­ta­do. La to­rre que se pla­nea ha­cer no lla­ma la aten­ción, no im­pac­ta es­pe­cial­men­te. Cal­za con lo que se ha ve­ni­do ofre­cien­do en es­te ám­bi­to: edi­fi­ca­ción en altura, con bas­tan­te me­nos su­per­fi­cie si se com­pa­ra con vi­vien­das so­cia­les de ha­ce 50 o más años, y un di­se­ño ano­dino pa­ra no afec­tar la plus­va­lía in­mo­bi­lia­ria.

Nuestros al­cal­des, y La­vín no es ex­cep­ción, no se des­ta­can por ser vi­sio­na­rios. Val­pa­raí­so es un desas­tre. La des­truc­ción del ba­rrio El Golf pa­ra aco­mo­dar una ciu­da­de­la cor­po­ra­ti­va de­be de ser una de nues­tras prin­ci­pa­les abe­rra­cio­nes his­tó­ri­cas. Y na­da de es­ta propuesta ha­ce pen­sar en la de­re­cha, sal­vo apro­piar­se de ban­de­ras de iz­quier­da. No me ima­gino al­guien di­cien­do, fí­je­se qué bien es­tá he­cho, co­mo se ha­cían an­tes las co­sas, con so­li­dez, dig­ni­dad, se lo qui­sie­ra uno pa­ra los nie­tos. Y pues­to que pro­gre­sis­tas de iz­quier­da no se ex­pre­sa­rían en ta­les tér­mi­nos, se ano­ta­ría un pun­to. Pe­ro no La­vín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.