Y to­do por un nom­bra­mien­to

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Jor­ge Bur­gos

Quién iba a pre­su­mir que la con­cre­ción de un acuerdo po­lí­ti­co- inevi­ta­ble pa­ra re­unir un quó­rum que nin­gún blo­que tie­ne por sí mis­mo- ter­mi­na­ría ten­sio­nan­do al má­xi­mo las ban­ca­das de opo­si­ción del Se­na­do. Sin em­bar­go, más allá de las pre­vi­sio­nes ello ocu­rrió y se­rá el tiem­po, las con­duc­tas los que de­ter­mi­nen los efec­tos po­lí­ti­cos, la tran­si­to­rie­dad o per­ma­nen­cia de los mis­mos. In­ten­te­mos ana­li­zar las ra­zo­nes y con­se­cuen­cias de la de­ci­sión sor­pre­si­va y uni­la­te­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS).

El PS ha ac­tua­do con­tra sí mis­mo al rom­per el acuerdo es­ta­ble­ci­do pa­ra apo­yar en el Se­na­do el nom­bra­mien­to de la abo­ga­da ex­ter­na al Po­der Ju­di­cial propuesta co­mo mi­nis­tra por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Y lo hi­zo ba­jo pre- sión de sus dipu­tados, del PC y del Fren­te Am­plio, lo que de­ja a muy mal traer la au­to­no­mía y la au­to­ri­dad de los se­na­do­res socialistas. Ca­be re­cor­dar que la fór­mu­la que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción pa­ra la pro­vi­sión de car­gos en la Cor­te Su­pre­ma no es ori­gi­na­ria del tex­to del ochen­ta, pues fue una re­for­ma apo­ya­da por el PS, de fi­nes de los no­ven­ta, que vino a po­ner fin a la ex­clu­si­va po­tes­tad del Eje­cu­ti­vo. Los ar­gu­men­tos da­dos por el se­na­dor Eli­zal­de, pre­si­den­te del PS, pa­ra jus­ti­fi­car el cam­bio de úl­ti­ma ho­ra son dé­bi­les y nin­guno de ellos cons­ti­tuía un he­cho nue­vo en re­la­ción al mo­men­to en que se adop­tó el acuerdo, des­pués re­vo­ca­do.

El epi­so­dio se ex­pli­ca por­que el PS se pro­pu­so asu­mir una po­si­ción más bien be­li­ge­ran­te an­te el go­bierno. Se tra­ta de una lí­nea opo­si­to­ra de trin­che­ra. Es evi­den­te que la prio­ri­dad política del PS es ar­mar un blo­que elec­to­ral con el Fren­te Am­plio; eso con­di­cio­na­rá to­dos sus pa­sos. Lo que más pa­re­ce preo­cu­par­les es acre­di­tar­les a los lí­de­res del FA que pien­san pa­re­ci­do a ellos y que lle­ga­do el mo­men­to elec­to­ral pue­den cru­zar apo­yos pa­ra ele­gir al­cal­des, go­ber­na­do­res, par­la­men­ta­rios y el tro­feo ma­yor. A mi jui­cio, Eli­zal­de lo de­ja cla­ro en sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas. Más allá de lo in­con­du­cen­te que re­sul­te la cen­su­ra que el ofi­cia­lis­mo le­van­tó con­tra la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra, me­re­ce du­das tam­bién el ac­tuar de la má­xi­ma au­to­ri­dad de la Cá­ma­ra ba­ja en cuan­to pre­su­me un rol ar­ti­cu­la­dor de la opo­si­ción al go­bierno; más bien la ciu­da­da­nía espera una ac­ti­tud que fa­vo­rez­ca la coope­ra­ción en­tre am­bos po­de­res del Es­ta­do.

To­dos los par­ti­dos tie­nen que pre­ci­sar con ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia lo que son y lo que quie­ren re­pre­sen­tar. Aque­llo es cla­ve pa­ra evi­tar con­fu­sión; afir­mar, co­mo lo ha­ce Eli­zal­de, que se ne­ce­si­ta un en­ten­di­mien­to des­de la DC al FA es creer en una es­pe­cie de “re­vol­ti­jo fe­cun­do”; es una ma­ne­ra de ra­zo­nar pre­sio­na­da por el in­ten­to de jun­tar vo­tos pa­ra cuan­do ven­gan los días elec­to­ra­les. ¿Jun­tar vo­tos pa­ra qué? ¿Pa­ra sos­te­ner qué va­lo­res, qué ideas?

¿Qué ti­po de coa­li­ción pue­de sur­gir de esas ausencias? Creo que na­da muy bueno. En el fu­tu­ro se­rá ne­ce­sa­rio pen­sar en coa­li­cio­nes que se sos­ten­gan en coin­ci­den­cias reales y no en me­ras transac­cio­nes pa­ra dis­tri­buir cuo­tas de po­der. La ciu­da­da­nía re­cla­ma au­ten­ti­ci­dad y no acuer­dos va­gos. Los pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de­bie­ran re­fle­xio­nar; no ha­ce mu­cho se pa­gó un cos­to por fal­ta de con­sis­ten­cia.

No hay du­da que el so­cia­lis­mo pue­de ele­gir el de­rro­te­ro que es­ti­me per­ti­nen­te pa­ra sus alian­zas elec­to­ra­les y pac­tos de go­bierno, pe­ro la his­to­ria re­cien­te de nues­tra política da cuen­ta que la elec­ción del cen­tro pa­ra pac­tar fue vir­tuo­sa, no so­lo le per­mi­tió ga­nar la pre­si­den­cia con sus mi­li­tan­tes, sino, que du­da ca­be, le dio buen go­bierno al país y que se desa­rro­lló co­mo po­cas ve­ces en su his­to­ria. Bueno se­ría oír la voz de aque­llos que reivin­di­can esa ló­gi­ca. Mu­chos es­ta­mos ex­pec­tan­tes de esa dis­cu­sión, pues ello im­por­ta­rá la for­ma y mo­do en que otros par­ti­dos va­yan de­fi­nien­do sus pro­pios de­rro­te­ros pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.