Gra­tui­dad en edu­ca­ción: un de­re­cho so­cial

La Tercera - - FRENTE A FRENTE -

Pa­ra las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do de Chi­le, la gra­tui­dad no es una op­ción, sino que re­pre­sen­ta par­te de un de­re­cho so­cial, pues nos acer­ca co­mo ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a nues­tra vo­ca­ción de in­clu­sión, mo­vi­li­dad so­cial, desa­rro­llo re­gio­nal y na­cio­nal. Gra­cias a la gra­tui­dad, hoy mi­les de jó­ve­nes es­tu­dian en nues­tras ca­sas de es­tu­dios, sin con­traer una deu­da per­so­nal o fa­mi­liar, avan­zan­do de esa ma­ne­ra ha­cia el pa­ra­dig­ma -ya asi­mi­la­do por la ciu­da­da­nía- en cuan­to a que el mer­ca­do no sea el úni­co en­te que re­gu­le el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio na­cio­nal.

La gra­tui­dad exis­te y lle­gó pa­ra que­dar­se, gra­cias al es­fuer­zo ini­cia­do por los mis­mos jó­ve­nes a par­tir del 2011 y que fue com­par­ti­da de in­me­dia­to por las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do. Sin du­da que el ca­mino en el Con­gre­so no fue una ta­rea fá­cil, don­de lo­gra­mos que la gra­tui­dad se fi­nan­cie con re­cur­sos asig­na­dos por la ley, y no por el pre­su­pues­to anual de la Re­pú­bli­ca.

El desafío aho­ra pa­ra nuestros plan­te­les es­ta­ta­les, es tam­bién en­fren­tar la bre­cha que nos ge­ne­ra la di­fe­ren­cia en­tre el aran­cel re­gu­la­do y el aran­cel real de las ca­rre­ras, lo cual no es cu­bier­to por la gra­tui­dad.

Es en ese sen­ti­do, tam­bién se ha so­li­ci­ta­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes que pa­ra sub­sa­nar la di­fe­ren­cia que se­ña­la­mos res­pec­to al aran­cel re­gu­la­do, las uni­ver­si­da­des ubi­ca­das en las zo­nas ex­tre­mas co­mo Ari­ca, Ay­sén y Ma­ga­lla­nes, pue­dan au­men­tar di­cho aran­cel anual­men­te en el mis­mo va­lor que sus cos­tos, es de­cir, en ba­se al Ín­di­ce de Re­ajus­te del Sec­tor Pú­bli­co (IRSP), ello de­bi­do a que ac­tual­men­te se rea­li­za de acuerdo al IPC.

Por otra par­te, al es­ta­ble­cer­se por ley per­ma­nen­te un sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to ins­ti­tu­cio­nal pa­ra la gra­tui­dad, don­de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les ads­cri­ben por el só­lo mi­nis­te­rio de la ley, se pre­vé la con­for­ma­ción de un sis­te­ma dual de fi­nan­cia­mien­to. Así, un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas las es­ta­ta­les, que­da­rán re­gu­la­das en aran­ce­les, nú­me­ro de va­can­tes y co­pa­go, mien­tras que otro gru­po, que se­rá el ma­yo­ri­ta­rio con­for­ma­do por ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das, que­da­rán sin li­mi­ta­ción de aran­ce­les, va­can­tes y co­pa­go, con lo cual ten­drán un fuer­te in­cen­ti­vo a no ads­cri­bir al ré­gi­men de gra­tui­dad.

Las 18 ins­ti­tu­cio­nes que con­for­man el Con­sor­cio de Uni­ver­si­da­des del Es­ta­do de Chi­le (CUECH), es­tán cons­cien­tes de su rol en ca­da uno de los te­rri­to­rios don­de tra­ba­jan. Sa­ben que de­ben ser el mo­tor que im­pul­se el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co de sus co­mu­ni­da­des, jun­to con ge­ne­rar co­no­ci­mien­to útil y de ca­rác­ter pú­bli­co, es de­cir, al ser­vi­cio de to­dos los chi­le­nos.

Los re­cur­sos que el Es­ta­do de Chi­le in­vier­te en la gra­tui­dad de­ben es­tar muy bien re­gu­la­dos, ase­gu­ran­do el ac­ce­so y la calidad de sus plan­te­les, por lo cual es fun­da­men­tal for­ta­le­cer el Sis­te­ma Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción, con­si­de­ran­do la reali­dad que vi­ve ca­da una de sus ins­ti­tu­cio­nes, sien­do obli­ga­to­rio tan­to pa­ra es­ta­ta­les co­mo pa­ra pri­va­dos.

No obs­tan­te, de­be­mos ser cla­ros en al­go, pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes del CUECH, la calidad no es una op­ción, es una obli­ga­ción.

En re­su­men, la gra­tui­dad se ha con­ver­ti­do en una gran he­rra­mien­ta que apo­ya la vo­ca­ción emi­nen­te­men­te so­cial que tie­nen las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do, al en­tre­gar la opor­tu­ni­dad a mi­les de jó­ve­nes que an­tes no podían lle­gar a nues­tras au­las de­bi­do prin­ci­pal­men­te a las ba­rre­ras eco­nó­mi­cas im­pues­tas a par­tir de un sis­te­ma ge­ne­ra­do du­ran­te la dic­ta­du­ra.

Hoy, las ins­ti­tu­cio­nes agru­pa­das en el CUECH fi­ja­mos un ho­ri­zon­te co­mún de com­ple­men­ta­ción y no de com­pe­ti­ción, don­de asu­mi­mos que tra­ba­jan­do en red lo­gra­re­mos si­ner­gia po­si­ti­va y un im­pac­to mu­cho ma­yor. Nues­tras raí­ces e his­to­rias nos im­pul­san a tra­ba­jar uni­dos por el bien co­mún y con una mi­sión y vi­sión di­fe­ren­tes a lo que dic­ta el mer­ca­do y la competencia.

La gra­tui­dad da opor­tu­ni­da­des a mi­les de jó­ve­nes que an­tes no ac­ce­dían a la uni­ver­si­dad.

Luis Al­ber­to Loyola Rec­tor

Uni­ver­si­dad de An­to­fa­gas­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.