La gra­tui­dad: un error de pro­por­cio­nes

La Tercera - - FRENTE A FRENTE -

Di­ver­sos do­cu­men­tos su­pra­na­cio­na­les, por ejem­plo la Declaración Mun­dial de la Edu­ca­ción Su­pe­rior pa­tro­ci­na­da por UNES­CO, va­lo­ran la igual­dad en el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro re­co­no­cen tam­bién que su fi­nan­cia­mien­to pue­de pro­ve­nir de fuen­tes pú­bli­cas y pri­va­das.

Así, por di­ver­sas ra­zo­nes, la gra­tui­dad no es ob­via. De he­cho, no es una ga­ran­tía de ac­ce­so equi­ta­ti­vo. En la región la­ti­noa­me­ri­ca­na, por ejem­plo, Chi­le tie­ne ha­ce tiem­po el ma­yor ac­ce­so de los gru­pos de me­nos in­gre­sos a la edu­ca­ción su­pe­rior. La ma­trí­cu­la ne­ta pa­ra es­tu­dian­tes de los quin­ti­les de in­gre­so 1, 2 y 3 al­can­za un 36,5, 40,9 y 41,1 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te. En Ar­gen­ti­na, el se­gun­do país con ma­yor co­ber­tu­ra pa­ra los mis­mos gru­pos de in­gre­sos al­can­za a 28,6, 28,9 y 35,3 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te (da­tos de SEDLAS). Es­te úl­ti­mo país ha­ce mu­cho tiem­po ha te­ni­do una gra­tui­dad ex­ten­di­da. En otros paí­ses de la región con un ca­rác­ter si­mi­lar, la co­ber­tu­ra es to­da­vía in­fe­rior. La es­ca­sez de re­cur­sos, ha­bi­tual en el Es­ta­do y que se ha­ce más evi­den­te con la gra­tui­dad, no siem­pre pro­mue­ve el ac­ce­so.

Es di­fí­cil, en­ton­ces, en­ten­der el en­tu­sias­mo de al­gu­nos con es­ta política. So­bre to­do, cuan­do hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra pe­dir­les a los es­tu­dian­tes de la edu­ca­ción su­pe­rior una con­tri­bu­ción. Por un la­do, son co­no­ci­das las de­bi­li­da­des de la edu­ca­ción en eta­pas an­te­rio­res. Es ahí don­de las in­ver­sio­nes, par­ti­cu­lar­men­te en edu­ca­ción ini­cial, tie­nen una ren­ta­bi­li­dad so­cial ele­va­da. Por otro, el úl­ti­mo “Pa­no­ra­ma de la Edu­ca­ción de la OCDE” mues­tra cla­ra­men­te que los egre­sa­dos de la edu­ca­ción su­pe­rior de nues­tro país tie­nen los in­gre­sos re­la­ti­vos, res­pec­to de quie­nes con­clu­yen la edu­ca­ción se­cun­da­ria, más al­tos de las 35 na­cio­nes de di­cha or­ga­ni­za­ción. En Chi­le los pri­me­ros ga­nan, en pro­me­dio, 2,4 ve­ces más que los se­gun­dos. En la OCDE es so­lo 1,6 ve­ces más. Pe­dir­les, en­ton­ces, una re­tri­bu­ción por el fi­nan­cia­mien­to de sus es­tu­dios su­pe­rio­res pa­re­ce ra­zo­na­ble.

Por cier­to, no a to­dos les va bien. Una de­vo­lu­ción con­tin­gen­te al in­gre­so re­suel­ve el pro­ble­ma. Es un ca­mino se­gui­do por mu­chos paí­ses que no tie­ne gra­tui­dad.

Se po­dría ar­gu­men­tar que en nues­tro país se ha al­can­za­do un equi­li­brio con una gra­tui­dad pa­ra el 60 por cien­to más vul­ne­ra­ble y cré­di­tos pa­ra los de­más es­tu­dian­tes, pe­ro esa afir­ma­ción es dis­cu­ti­ble. El di­se­ño ele­gi­do in­vo­lu­cra aran­ce­les re­gu­la­dos ba­jos y, ade­más, una fi­ja­ción pa­ra los de­ci­les de in­gre­so 7 a 9. Pa­re­cie­ra que se sos­pe­cha de que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior des­per­di­cian los re­cur­sos (es cier­to que los es­tu­dian­tes se de­mo­ran de­ma­sia­do an­tes de ob­te­ner su pri­mer gra­do, pe­ro ello me­re­ce otra con­si­de­ra­ción). Sin em­bar­go, la pu­bli­ca­ción de la OCDE an­tes men­cio­na­da su­gie­re que nues­tra in­ver­sión por es­tu­dian­te ter­cia­rio es un 30 por cien­to de nues­tro in­gre­so per cá­pi­ta, es­to es nue­ve pun­tos por­cen­tua­les por de­ba­jo del pro­me­dio de los paí­ses afi­lia­dos a es­ta or­ga­ni­za­ción. El cos­to en calidad de es­tas re­gu­la­cio­nes, en­ton­ces, pue­de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo.

La política de gra­tui­dad al re­em­pla­zar gas­to pri­va­do por gas­to pú­bli­co ha­ce muy di­fí­cil, sino im­po­si­ble, ce­rrar la bre­cha re­la­ti­va de in­ver­sión re­cién alu­di­da. Creo que es­tá que­dan­do cla­ro por don­de se es­tá pro­du­cien­do el ajus­te. Las pers­pec­ti­vas de au­men­to de in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo son po­co aus­pi­cio­sas. Los fon­dos pa­ra es­tos pro­pó­si­tos se han ido con­ge­lan­do o es­tán au­men­tan­do muy mo­des­ta­men­te. La política pú­bli­ca no pue­de ha­cer mi­la­gros y, aun­que re­sul­ta ob­vio a me­nu­do se ol­vi­da, los re­cur­sos que se com­pro­me­ten en un ám­bi­to de­jan de es­tar dis­po­ni­bles en otros. La gra­tui­dad es un pe­so enor­me pa­ra el desa­rro­llo del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior. En su mo­men­to, va­rios paí­ses tu­vie­ron el co­ra­je de aban­do­nar­la, ayu­dan­do al desa­rro­llo de sus sis­te­mas de edu­ca­ción su­pe­rior. Hay, por con­si­guien­te, es­pe­ran­za.

La gra­tui­dad es un pe­so enor­me pa­ra el desa­rro­llo del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior.

Ha­rald Be­yer Rec­tor

Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.