Cla­sis­mo, plus­va­lía y ciu­dad

La Tercera - - POLÍTICA - Por Luis La­rraín

El al­cal­de Joa­quín La­vín ha anun­cia­do un pro­yec­to de vi­vien­das so­cia­les en un sec­tor de la co­mu­na de Las Con­des. Los ve­ci­nos del lu­gar don­de se cons­trui­ría una to­rre de 15 pi­sos, cer­ca a la Ro­ton­da Ate­nas, han rea­li­za­do pro­tes­tas por­que en su opi­nión di­cha cons­truc­ción re­ba­ja­rá el va­lor de sus pro­pie­da­des.

To­dos opi­nan y mu­chos ca­li­fi­can de cla­sis­tas a quie­nes se opo­nen al pro­yec­to; pe­ro cla­ro, la ma­yo­ría de los que así opi­nan no vi­ven allí. El al­cal­de ase­gu­ra que los ve­ci­nos que re­cla­man es­tán mal informados. Creo que el pro­ble­ma es un po­co más com­ple­jo que la ma­ne­ra co­mo se nos quie­re pre­sen­tar. De par­ti­da es­tá el clá­si­co fe­nó­meno del NIMBY (not in my back­yard) que se apli­ca a pro­yec­tos que afec­tan el en­torno, pe­ro son ne­ce­sa­rios pa­ra la ciu­dad; to­dos de acuerdo, pe­ro oja­lá no al la­do de mi ca­sa.

En el cen­tro de es­ta po­lé­mi­ca es­tá el te­ma del va­lor de los te­rre­nos. Las vi­vien­das so­cia­les se cons­tru­yen ma­yor­men­te en co­mu­nas don­de el pre­cio de los te­rre­nos es ba­jo, por­que así se pue­den en­tre­gar más so­lu­cio­nes con los mis­mos re­cur­sos. Pe­ro eso acen­túa la se­gre­ga­ción, se di­ce, de mo­do que de­bie­ra re­vi­sar­se ese cri­te­rio. Es in­tere­san­te ex­plo­rar esa op­ción hoy que te­ne­mos ma­yo­res ni­ve­les de desa­rro­llo, pe­ro hay un par de cues­tio­nes de las que hay que ha­cer­se car­go. De par­ti­da, ello tie­ne un cos­to importante por­que va a fa­vo­re­cer a me­nos fa­mi­lias. Cier­to que los fa­vo­re­ci­dos es­ta­rán fe­li­ces; pe­ro en­ton­ces, ¿có­mo eli­jo esas fa­mi­lias?

La sus­ten­ta­bi­li­dad de es­tas po­lí­ti­cas de­pen­de mu­cho del es­tán­dar de las ca­sas cons­trui­das. Si es re­la­ti­va­men­te si­mi­lar, aun sien­do me­nor al de las vi­vien­das del sec­tor, el pro­yec­to se­rá me­nos dis­rup­ti­vo y afectará me­nos a los pro­pie­ta­rios del lu­gar. En cam­bio, si cons­tru­yo vi­vien­das so­cia­les don­de el pre­cio por me­tro cua­dra­do es de 150 UF en vez de le­van­tar­las en te­rre­nos que valen 20 UF, el cos­to en tér­mi­nos del nú­me­ro de vi­vien­das a cons­truir se­ría enor­me y mi­les de per­so­nas que­da­rían sin ca­sa. ¿Es sus­ten­ta­ble man­te­ner vi­vien­das so­cia­les en te­rre­nos de al­to va­lor? Si se asig­nan en pro­pie­dad, co­mo ha si­do la tó­ni­ca has­ta aho­ra, des­pués de cin­co años los fe­li­ces pro­pie­ta­rios las ven­de­rán, ha­cien­do una ga­nan­cia in­men­sa. ¿Có­mo eli­jo en­ton­ces a los asig­na­ta­rios, se­rá una fuen­te de co­rrup­ción o una ma­ne­ra de cul­ti­var clien­tes po­lí­ti­cos? Tam­bién hay que con­si­de­rar si los ac­tua­les pla­nes re­gu­la­do­res per­mi­ten cons­truir es­te ti­po de vi­vien­das, por­que si es ne­ce­sa­rio cam­biar el plano re­gu­la­dor de nue­vo es­ta­mos an­te el pe­li­gro de co­rrup­ción. El al­cal­de Ja­due, en Re­co­le­ta, ha plan­tea­do que el Es­ta­do sea un agen­te in­mo­bi­lia­rio y que arrien­de esas vi­vien­das. Allí el clien­te­lis­mo y la po­si­bi­li­dad de co­rrup­ción se­rían to­ta­les.

Por otra par­te, an­tes de ha­blar de cla­sis­mo, tam­bién hay que con­si­de­rar que quie­nes vi­ven en un lu­gar han he­cho un es­fuer­zo, a ve­ces pro­duc­to del aho­rro de to­da una vi­da, pa­ra jun­tar el di­ne­ro pa­ra com­prar una pro­pie­dad en ese lu­gar. ¿Va­mos a re­em­pla­zar ese mecanismo de mé­ri­to por otro en que es el Es­ta­do el que asig­na a las per­so­nas el lu­gar don­de vi­ve? ¿Es más jus­to ha­cer­lo así?

Hay mu­cho que avan­zar pa­ra te­ner ciu­da­des más in­te­gra­das. No so­lo por la vía de la lo­ca­li­za­ción de las vi­vien­das so­cia­les, sino a tra­vés de la in­ver­sión pú­bli­ca. La cons­truc­ción de lí­neas de Me­tro es una bue­na política in­te­gra­do­ra, por­que da ac­ce­so a per­so­nas de to­dos los sec­to­res a transporte pú­bli­co de calidad. Lo mis­mo su­ce­de con la cons­truc­ción de áreas ver­des, par­ques y pla­zas en to­dos los ba­rrios, que dis­mi­nu­yen la se­gre­ga­ción. La política más importante pa­ra te­ner ciu­da­des más in­te­gra­das es la de in­ver­sión en es­pa­cios pú­bli­cos.

Es po­si­ti­vo que las po­lí­ti­cas de vi­vien­da pú­bli­ca evo­lu­cio­nen ha­cia me­ca­nis­mos más in­clu­si­vos, que dis­mi­nu­yan la se­gre­ga­ción en nues­tras ciu­da­des. Pe­ro es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta to­dos los efec­tos que pro­du­ci­rán los cam­bios, de ma­ne­ra que las nue­vas po­lí­ti­cas sean sus­ten­ta­bles; tam­bién res­pe­tar a quie­nes le­gí­ti­ma­men­te tie­nen una in­quie­tud por el efec­to de es­tos cam­bios en el va­lor de sus vi­vien­das y, so­bre to­do, no en­tre­gar a los po­lí­ti­cos de­ci­sio­nes de dón­de de­ben vivir los chi­le­nos, trans­for­mán­do­los así en agen­tes de un in­sano clien­te­lis­mo po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.