Nuestros da­tos, nues­tro de­re­cho

La Tercera - - POLÍTICA - Por Glo­ria de la Fuen­te

El de­ba­te so­bre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger nuestros da­tos per­so­na­les se ha vuel­to ca­da vez más re­le­van­te. No se tra­ta so­lo de la vi­si­bi­li­dad y la di­men­sión de la que so­cial­men­te ad­qui­ri­mos con­cien­cia des­pués del es­cán­da­lo de Fa­ce­book y Cam­brid­ge Analy­ti­ca, don­de se vie­ron ex­pues­tos y vul­ne­ra­dos más de 50 mi­llo­nes de per­fi­les de la red so­cial, sino que tam­bién del cam­bio tec­no­ló­gi­co ace­le­ra­do del que hemos si­do tes­ti­gos, don­de nuestros da­tos se han ido trans­for­man­do en un bien ca­da vez más pre­cia­do, da­da la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, pro­ce­sa­mien­to y cir­cu­la­ción que es­tos han al­can­za­do. Así, por ejem­plo, el uso in­ten­si­vo que exis­te en nues­tro país de re­des so­cia­les o la so­li­ci­tud per­ma­nen­te del RUT en el co­mer­cio, han trans­for­ma­do nuestros da­tos per­so­na­les en una cues­tión con la que li­diar a dia­rio.

Re­fle­xio­nar so­bre es­tas ma­te­rias es un im­pe­ra­ti­vo de­mo­crá­ti­co, por­que en au­sen­cia de re­gu­la­cio­nes ade­cua­das pa­ra la pro­tec­ción de da­tos, exis­te ries­go de vul­ne­ra­ción de de­re­chos esen­cia­les de los in­di­vi­duos, prin­ci­pal­men­te el de­re­cho a la pri­va­ci­dad y la au­to­de­ter­mi­na­ción in­for­ma­ti­va, pe­ro tam­bién a de­re­chos co­mo la no dis­cri­mi­na­ción, la li­ber­tad de ex­pre­sión, pen­sa­mien­to y opi­nión, en­tre otros.

En Amé­ri­ca La­ti­na, la ma­yor par­te de las nor­mas fue dic­ta­da en la dé­ca­da de los 90. Chi­le, por ejem­plo, cuen­ta des­de 1999 con una ley (Ley 19.628 de Pro­tec­ción a la Vi­da Pri­va­da) que re­gu­la el tra­ta­mien­to de los da­tos de ca­rác­ter per­so­nal. No obs­tan­te, la for­ma ace­le­ra­da en que el cam­bio tec­no­ló­gi­co ha te­ni­do lu­gar ha plan­tea­do tam­bién la ne­ce­si­dad de vol­ver a mi­rar nues­tra reali­dad tan­to des­de el pun­to de vis­ta de su ca­pa­ci­dad de res­pon­der a un nue­vo con­tex­to, co­mo de pro­te­ger efec­ti­va­men­te de­re­chos esen­cia­les. Eu­ro­pa, por ejem­plo, ha he­cho lo pro­pio y ha adop­ta­do re­cien­te­men­te un re­gla­men­to en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos.

La nor­ma­ti­va vi­gen­te en Chi­le so­lo se li­mi­ta a re­gu­lar la uti­li­za­ción de los da­tos per­so­na­les; los de­re­chos de los ti­tu­la­res de los da­tos; la uti­li­za­ción de los da­tos per­so­na­les re­la­ti­vos a obli­ga­cio­nes de ca­rác­ter eco­nó­mi­co, fi­nan­cie­ro, ban­ca­rio o co­mer­cial, y el tra­ta­mien­to de da­tos por par­te de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos. No obs­tan­te, no se ha­ce car­go de dis­cu­sio­nes vi­gen­tes re­la­ti­vas a la ex­tra­te­rri­to­ria­li­dad; la for­ma de ha­cer efec­ti­vos los de­re­chos AR­CO no es­ta­ble­ce un ré­gi­men de in­frac­cio­nes y san­cio­nes a su in­cum­pli­mien­to, y tam­po­co con­tem­pla la exis­ten­cia de un ór­gano ga­ran­te pa­ra la pro­tec­ción de es­te de­re­cho. To­do es­to im­pli­ca que an­te la vul­ne­ra­ción en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos se de­ba ini­ciar una ac­ción ju­di­cial an­te los tri­bu­na­les ci­vi­les, con los cos­tos que ello sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y de tiem­po.

La bue­na no­ti­cia es que en ma­yo re­cien­te se apro­bó la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que con­sa­gra en nues­tra Car­ta Fun­da­men­tal el de­re­cho a la pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les. Es­te es un gran pri­mer pa­so pa­ra la dis­cu­sión que vie­ne, que es el de­ba­te de una nue­va ley que con­sa­gra y ma­te­ria­li­za el res­pe­to a es­te de­re­cho; ini­cia­ti­va en­via­da al Con­gre­so en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, pe­ro pa­ra la cual el ac­tual Eje­cu­ti­vo aca­ba de in­gre­sar una se­rie de in­di­ca­cio­nes, me­jo­ran­do va­rios as­pec­tos de la ini­cia­ti­va, en­tre ellos la exis­ten­cia de un ór­gano ga­ran­te que es­ta­ría ra­di­ca­do en el Con­se­jo pa­ra la Trans­pa­ren­cia, con­sa­gran­do así pa­ra es­te ór­gano tan­to la pro­tec­ción del de­re­cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción co­mo la pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les, tal co­mo ocu­rre en paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Ale­ma­nia, Aus­tra­lia, Mé­xi­co y, re­cien­te­men­te, Ar­gen­ti­na.

El ni­vel de re­le­van­cia que es­te te­ma ha al­can­za­do en la opi­nión pú­bli­ca y la im­por­tan­cia que tie­ne pro­te­ger nuestros da­tos ha ge­ne­ra­do, sin du­da, una cre­cien­te con­cien­cia per­so­nal y co­lec­ti­va de cui­dar nues­tra in­for­ma­ción. Aho­ra es tiem­po de que sea nues­tra le­gis­la­ción la que nos pro­te­ja de even­tua­les ame­na­zas so­bre el mal uso de nues­tra in­for­ma­ción en la era del big da­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.