Pa­dras­tro de ni­ña ase­si­na­da: “Sen­tí ce­los de ella”

Se­bas­tián Bal­bon­tín, impu­tado por el ho­mi­ci­dio de una me­nor de tres años en La Flo­ri­da, con­fe­só su au­to­ría.

La Tercera - - NACIONAL - Se­bas­tián Ve­do­ya M.

Ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do y abu­so se­xual agra­va­do fue­ron los car­gos que la Fis­ca­lía Me­tro­po­li­ta­na Orien­te im­pu­tó a Se­bas­tián Bal­bon­tín (43), prin­ci­pal sos­pe­cho­so de la muer­te de Al­men­dra, ni­ña de tres años que fa­lle­ció el miér­co­les con múl­ti­ples gol­pes y ras­tros de vio­la­ción.

Lo­grar acre­di­tar el abu­so se­xual era uno de los an­te­ce­den­tes que es­pe­ra­ba el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra for­ma­li­zar a Bal­bon­tín, lo cual lo­gró ser pro­ba­do tras el informe del Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal al cuer­po de la me­nor, en don­de cons­ta que la ni­ña su­frió agre­sio­nes de es­te ti­po ho­ras an­tes de mo­rir. Los aná­li­sis mé­di­cos, así co­mo lo di­cho por di­ver­sos tes­ti­gos, per­mi­tió al fis­cal Ro­dri­go Ce­lis la pri­sión pre­ven­ti­va de Bal­bon­tín, quien era la pa­re­ja de la ma­dre. El impu­tado fue tras­la­da­do has­ta la Cár­cel de Al­ta Se­gu­ri­dad de San­tia­go.

Uno de los tes­ti­mo­nios da­dos a co­no­cer por el per­se­cu­tor en la au­dien­cia de ayer fue el del pro­pio Bal­bon­tín, quien con­fe­só a la Bri­ga­da de Homicidios de la PDI mal­tra­tos

“Le pe­gué en reite­ra­das oca­sio­nes, lo que du­ró cer­ca de 15 mi­nu­tos”.

SE­BAS­TIÁN BAL­BON­TÍN IMPU­TADO DEL CRI­MEN

a la ni­ña des­de ha­ce al me­nos tres me­ses, ade­más de los mo­ti­vos con los que jus­ti­fi­có las agre­sio­nes.

“Lo que ex­pli­ca mi ac­tuar era que sen­tía ce­los de ella. Era lo que sen­tía en con­tra de Al­men­dra, ya que era una ni­ña sa­na a di­fe­ren­cia de mi hi­ja”, in­di­có Bal­bon­tín, quien tie­ne una ni­ña con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. De acuerdo a la declaración, subió con la me­nor a su cuar­to a las 9.40 del miér­co­les, pues la ni­ña se ha­bría ori­na­do. En el pri­mer pi­so del in­mue­ble per­ma­ne­cía su ma­dre y el her­mano de la ni­ña, de ocho años. El hom­bre in­di­có que des­vis­tió a Al­men­dra y la lle­vó a la ti­na, ins­tan­te en que ha­bría ocu­rri­do el abu­so se­xual, de acuerdo a las pa­la­bras del pro­pio impu­tado.

Una vez en el ba­ño y an­te el llan­to de la me­nor, ha­bría hun­di­do la ca­be­za de la ni­ña en el agua en tres opor­tu­ni­da­des. Pos­te­rior a es­to, ella se ha­bría ori­na­do nue­va­men­te, lo que, se­gún di­jo, de­to­nó su “ra­bia”.

“Co­men­cé a pe­gar­le gol­pes en el es­tó­ma­go y en el pe­cho. Le pe­gué en reite­ra­das oca­sio­nes, lo que du­ró cer­ca de 15 mi­nu­tos”, di­jo.

Tras ello, Bal­bon­tín di­ce dar­se cuen­ta que Al­men­dra se sen­tía mal, an­te lo cual la re­cos­tó en la ca­ma a la espera de su re­cu­pe­ra­ción, no obs­tan­te, en un mo­men­to la ni­ña vo­mi­tó. Allí la me­nor pro­nun­cia­ría sus úl­ti­mas pa­la­bras: “No me sien­to bien”.

“La de­jé so­la por unos 30 mi­nu­tos y lue­go la vol­ví a to­mar, pe­ro ella no reac­cio­na­ba”, se­ña­ló. An­te es­to, el impu­tado di­ce que ba­jó a con­sul­tar­le a su ma­dre y des­pués lla­mó a su pa­re­ja, quien le pi­dió que la lle­va­ra al hos­pi­tal de La Flo­ri­da, don­de la ni­ña lle­ga­ría cer­ca del me­dio­día ya sin sig­nos vi­ta­les.

“Se le impu­ta en­sa­ña­mien­to por la can­ti­dad de gol­pes en dis­tin­tas zo­nas (...). Son he­chos que dan cuen­ta de una ma­ne­ra de in­frin­gir un do­lor in­ne­ce­sa­rio que la han lle­va­do a la muer­te”, in­di­có el fis­cal Ce­lis.

► Se­bas­tián Bal­bon­tín, prin­ci­pal sos­pe­cho­so del ho­mi­ci­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.