En bo­ca de to­dos

Las vo­ces que cla­man por la elec­ción del ca­pi­tán co­mo el pró­xi­mo Ba­lón de Oro y las que re­cuer­dan sus líos con la jus­ti­cia, se en­tre­mez­clan a ho­ras de la gran fi­nal.

La Tercera - - DEPORTES - De­nís Fer­nán­dez

Nun­ca an­tes, en sus 15 años co­mo fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal, Lu­ka Mo­dric (32) se ha­bía sen­ti­do tan importante. Nun­ca ha­bía aca­pa­ra­do tan­tos ti­tu­la­res, tan­tas por­ta­das, nun­ca su tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio y si­len­cio­so, ha­bía re­so­na­do tan­to. Ha­cía tiem­po ya que su in­fluen­cia en el jue­go del equi­po (tan­to en el Real Ma­drid co­mo en la se­lec­ción croa­ta) ve­nía sien­do vi­tal, de­ci­si­vo, pe­ro ja­más los fo­cos se ha­bían to­ma­do la mo­les­tia de con­cen­trar­se en su es­cuá­li­da fi­gu­ra pa­ra ilu­mi­nar­lo.

Pe­ro hoy, en Ru­sia, to­do es di­fe­ren­te. El 10 de la Va­tre­ni es el 10 del Mun­dial, es la sen­sa­ción del equi­po sen­sa­ción del cer­ta­men, es Mo­dric y 10 más por pri­me­ra vez y por de­re­cho pro­pio.

“Na­die nos es­pe­ra­ba en la fi­nal, pe­ro no nos de­ten­dre­mos aho­ra. Da­re­mos lo me­jor que te­ne­mos pa­ra ga­nar la Co­pa por­que es una opor­tu­ni­dad úni­ca. Yo cam­bia­ría to­do lo que ga­né en mi carrera por ga­nar el Mun­dial, por es­te tí­tu­lo. Es­ta­mos pre­pa­ra­dos”, pro­cla­ma­ba ayer, a me­nos de 48 ho­ras del par­ti­do más importante de su vi­da, el ca­pi­tán de la se­lec­ción croa­ta.

Un ca­pi­tán (re­sis­ti­do, por cier­to, du­ran­te mu­cho tiem­po por la hin­cha­da de su pro­pio país por su pre­sun­ta fal­ta de ca­ris­ma y por su cer­ca­nía con el pro­ce­sa­do Zdrav­ko Ma­mic, ex pre­si­den­te del Di­na­mo de Za­greb y de la Fe­de­ra­ción croa­ta) que su­po cons­truir­se a sí mis­mo, que su­po es­pe­rar. Y que aho­ra se dis­po­ne a re­co­ger los fru­tos de su si­len­cio­so tra­ba­jo en la som­bra.

El olim­po y la cár­cel

Tan­to se ha ha­bla­do de Mo­dric en los úl­ti­mos días, que el cen­tro­cam­pis­ta del Real Ma­drid ha si­do no­ti­cia por dos asun­tos ab­so­lu­ta­men­te an­ta­gó­ni­cos y con­tra­pues­tos en cues­tión de ho­ras. Y es que mien­tras las vo­ces que de­man­dan la elec­ción del vo­lan­te co­mo el nue­vo Ba­lón de Oro se mul­ti­pli­can (“nues­tro ca­pi­tán Mo­dric lo me­re­ce y es­toy se­gu­ro de que la FIFA lo va a ele­gir”, di­jo ayer Ra­ki­tic; mien­tras Drog­ba ma­ni­fes­ta­ba: “Se me­re­ce ya el Ba­lón de Oro”), la acu­sa­ción que des­de mar­zo pe­sa so­bre él por un pre­sun­to fal­so tes­ti­mo­nio en el jui­cio con­tra Ma­mic (y que po­dría cos­tar­le al ju­ga­dor una pe­na de en­tre seis me­ses y cin­co años de pre­si­dio) vuel­ve a co­brar fuer­za.

Y to­do por­que uno de los tras­pa­sos que mo­ti­va­ron que el po­de­ro­so ex­di­ri­gen­te fue­ra con­de­na­do a seis años y me­dio de cár­cel por mal­ver­sa­ción de fon­dos, fue pre­ci­sa­men­te el que lle­vó en 2008 a Mo­dric del Di­na­mo de Za­greb al Tot­ten­ham. Una ope­ra­ción ile­gal por la que el fut­bo­lis­ta fue ci­ta­do a de­cla­rar en va­rias oca­sio­nes, ofre­cien­do pre­sun­ta­men­te ver­sio­nes en­con­tra­das.

En cuan­to al cla­mor po­pu­lar que si­gue cre­cien­do en torno a su can­di­da­tu­ra al Ba­lón de Oro, ca­be re­se­ñar que nin­gún fut­bo­lis­ta que fue ca­paz de le­van­tar la Cham­pions y el Mun­dial de fút­bol en la mis­ma tem­po­ra­da, con­si­guió lle­var­se ese mis­mo año el pre­cia­do tro­feo in­di­vi­dual. Otro desafío his­tó­ri­co pa­ra el in­can­sa­ble Mo­dric.b

► Mo­dric, arro­di­lla­do jun­to al ban­de­rín de cór­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.