TC eli­mi­na res­tric­ción a la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal por abor­to

Por ocho vo­tos con­tra dos, Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal aco­gió re­cla­mos de los par­la­men­ta­rios de Chi­le Va­mos y au­to­ri­za­rá a los pres­ta­do­res de sa­lud pri­va­dos a ne­gar­se a prac­ti­car abor­tos por las tres cau­sa­les, pe­se a ha­ber fir­ma­do con­ve­nios con el Es­ta­do.

La Tercera - - PORTADA - Isa­bel Ca­ro y Xi­me­na So­to

8-9

Por ocho vo­tos a fa­vor y dos en con­tra, el pleno del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal aco­gió ayer el re­que­ri­mien­to de Chi­le Va­mos y de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal par­te del re­gla­men­to que re­gu­la la ob­je­ción de con­cien­cia en ma­te­ria de abor­to.

A fa­vor es­tu­vie­ron el pre­si­den­te del or­ga­nis­mo, Iván Arós­ti­ca, y los mi­nis­tros Do­min­go Her­nán­dez, Juan Jo­sé Ro­me­ro, Ma­ría Lui­sa Brahm, Cris­tián Le­te­lier, Jo­sé Ig­na­cio Vás­quez, Ma­ría Pía Sil­va y Mi­guel Ángel Fer­nán­dez, mien­tras que so­lo Nelson Po­zo y Gonzalo Gar­cía vo­ta­ron en con­tra.

El re­cur­so de los par­la­men­ta­rios bus­ca­ba de­jar sin efec­to el in­ci­so se­gun­do del ar­tícu­lo 13 del ins­tru­men­to dic­ta­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, el que es­ta­ble­ce que las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das que man­ten­gan con­ve­nios con el Es­ta­do –en vir­tud del De­cre­to con Fuer­za de Ley N°36– po­drán ser ob­je­to­ras de con­cien­cia siem­pre y cuan­do “no con­tem­plen pres­ta­cio­nes de obs­te­tri­cia y gi­ne­co­lo­gía que, por su na­tu­ra­le­za, com­pren­den aten­cio­nes en pa­be­llón”.

La de­ci­sión del TC zan­jó la dispu­ta que se abrió lue­go que el ministro de Sa­lud, Emi­lio San­te­li­ces, mo­di­fi­ca­ra el pro­to­co­lo dic­ta­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior y per­mi­tie­ra que pri­va­dos que re­ci­ben re­cur­sos pú­bli­cos pu­die­sen ejer­cer el de­re­cho con­sa­gra­do en la ley que des­pe­na­li­zó el abor­to en tres cau­sa­les. Pe­ro fue la Con­tra­lo­ría la que obli­gó al Eje­cu­ti­vo a ajus­tar el ins­tru­men­to al de­cla­rar, en ma­yo, que no se ajus­ta­ba a de­re­cho. El en­te contralor ar­gu­men­tó, en­tre otras co­sas, que las en­ti­da­des pri­va­das que man­tie­nen con­ve­nios por DFL N° 36 “sus­ti­tu­yen” al Es­ta­do en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, por lo que, al igual que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, no po­drían ser ob­je­to­ras.

Así, con su de­ci­sión, el TC aco­gió la te­sis de Chi­le Va­mos y del pro­pio go­bierno – que op­tó por no de­fen­der el ins­tru­men­to dic­ta­do por el Min­sal–, y echó por tie­rra la in­ter­pre­ta­ción de la Con­tra­lo­ría, per­mi­tien­do, en la prác­ti­ca, que en­ti­da­des pri­va­das que re­ci­ben re­cur­sos del Es­ta­do pue­dan igual­men­te ejer­cer ese de­re­cho y man­te­ner sus con­ve­nios, in­clu­so, para pres­ta­cio­nes gi­ne­cobs­té­tri­cas en pa­be­llón.

Si bien el fa­llo se­rá da­do a co­no­cer a más tar­dar el 18 de enero de 2019, fuen­tes del tri­bu­nal ade­lan­ta­ron que la de­ci­sión se fun­da en los mis­mos cri­te­rios que se es­gri­mie­ron res­pec­to de la ob­je­ción de con­cien­cia in­di­vi­dual, cuan­do el or­ga­nis­mo re­vi­só la ley de abor­to en tres cau­sa­les.

Se­gún ex­pli­ca­ron las mis­mas fuen­tes, con la sen­ten­cia de­be­ría dar­se por ce­rra­do el de­ba­te en torno a quié­nes pue­den ejer­cer la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal. Sin em­bar­go, aun­que los fa­llos del TC son in­ape­la­bles, fuen­tes li­ga­das al pro­ce­so ase­gu­ran que la li­ti­ga­ción no ter­mi­na­ría acá. Es­to, alu­dien­do a la de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma, que el mar­tes de­cla­ró ad­mi­si­ble un re­cur­so de pro­tec­ción en con­tra del go­bierno, pre­ci­sa­men­te a pro­pó­si­to del re­gla­men­to de ob­je­ción de con­cien­cia, lo que po­dría abrir una nue­va con­tien­da de com­pe­ten­cias.

Con to­do, tras co­no­cer la de­ci­sión, des­de el Min­sal ayer sub­ra­ya­ron que se vie­ron “en la obli­ga­ción” de cum­plir el dic­ta­men de Con­ta­lo­ría. En ese sen­ti­do, ase­gu­ra­ron que la car­te­ra “aca­ta­rá el fa­llo (del TC), de ma­ne­ra que una vez co­no­ci­da la sen­ten­cia adop­ta­rá to­das las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias para im­ple­men­tar lo re­suel­to por la se­ña­la­da ma­gis­tra­tu­ra”.

Los ar­gu­men­tos de los de­trac­to­res

La de­ci­sión de los diez mi­nis­tros se dio lue­go de una ex­ten­sa jor­na­da de ale­ga­tos.En re­pre­sen­ta­ción de los se­na­do­res oficialistas con­cu­rrió el abo­ga­do Jor­ge Ba­rre­ra, mien­tras que por par­te de los dipu­tados lo hi­zo Constanza Hube.

Am­bos ju­ris­tas abrie­ron sus in­ter­ven­cio­nes cues­tio­nan­do la ac­ti­tud que, a su jui­cio, tu­vo en es­te pro­ce­so la Con­tra­lo­ría. En ese sen­ti­do, ar­gu­men­ta­ron que el en­te li­de­ra­do por Jor­ge Ber­mú­dez ha­bría adop­ta­do una “po­si­ción te­me­ra­ria” al des­co­no­cer, pre­ci­sa­men­te, el fa­llo del TC que, en 2017, am­plió la ob­je­ción de con­cien­cia a ins­ti­tu­cio­nes. Asi­mis­mo, acu­sa­ron a la Con­tra­lo­ría de “des­co­no­cer la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca de de­re­cho fun­da­men­tal” que, se­gún esa mis­ma sen­ten­cia, re­vis­te la ob­je­ción de con­cien­cia.

De la mis­ma for­ma, tan­to Ba­rre­ra co­mo Hube ad­vir­tie­ron que la nor­ma­ti­va vul­ne­ra­ría una se­rie de de­re­chos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción, en­tre ellos, la au­to­no­mía de los cuer­pos in­ter­me­dios, la libertad de con­cien­cia, el de­re­cho de aso­cia­ción y la igual­dad an­te

la ley. Am­bos, ade­más, ar­gu­men­ta­ron en con­tra del cri­te­rio del contralor res­pec­to de que las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das “sus­ti­tu­yen” al Es­ta­do en su fun­ción pú­bli­ca, y des­ta­ca­ron que el in­ci­so im­pug­na­do im­pli­ca­ría una dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria en con­tra de di­chos or­ga­nis­mos.

La de­fen­sa del re­gla­men­to

Fue el úni­co en de­fen­der el re­gla­men­to de ob­je­ción de con­cien­cia. El je­fe de la Di­vi­sión Ju­rí­di­ca de la Con­tra­lo­ría, Camilo Mirosevic, lle­gó ayer has­ta la se­de del TC para ex­po­ner la pos­tu­ra del en­te contralor y ale­gar en fa­vor del ins­tru­men­to del go­bierno.

El ju­ris­ta abrió su in­ter­ven­ción ad­vir­tien­do so­bre dos si­tua­cio­nes que ca­li­fi­có de “iné­di­tas” en la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal del país: pri­me­ro, que par­la­men­ta­rios oficialistas re­cu­rrie­ran con­tra un ins­tru­men­to dic­ta­do por su pro­pio go­bierno y, en se­gun­do lu­gar, que el Eje­cu­ti­vo de­ci­die­ra res­tar­se de es­ta ins­tan­cia para de­fen­der su pro­pia nor­ma.

“En su in­for­me, el go­bierno re­co­no­ce de ma­ne­ra im­plí­ci­ta que el ac­to que sus­cri­bió el ministro de Sa­lud es in­cons­ti­tu­cio­nal, y eso es bas­tan­te se­rio tra­tán­do­se de una au­to­ri­dad que ju­ró res­guar­dar la Cons­ti­tu­ción y ha­cer cum­plir las le­yes. No es ló­gi­co en el sis­te­ma ju­rí­di­co que la de­fen­sa de un ór­gano que ema­na del Eje­cu­ti­vo re­cai­ga en la Con­tra­lo­ría. El pri­mer lla­ma­do a de­fen­der­lo es el Eje­cu­ti­vo”, ase­ve­ró.

En es­ta lí­nea, ad­vir­tió que “si el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y los mi­nis­tros de Es­ta­do te­nían la con­vic­ción ab­so­lu­ta de que es­te re­gla­men­to era in­cons­ti­tu­cio­nal, ellos no lo de­bie­ron ha­ber sus­cri­to, de­bie­ron ha­ber ejer­ci­do su fa­cul­tad de in­sis­tir”.

En tér­mi­nos for­ma­les, el abo­ga­do acu­só que la in­ten­ción de los par­la­men­ta­rios de Chi­le Va­mos no era im­pug­nar el re­gla­men­to, sino el dic­ta­men de Con­tra­lo­ría. Así, ad­vir­tió que para ello de­bie­ron ha­ber re­cu­rri­do a los tri­bu­na­les or­di­na­rios y no al TC, ar­gu­men­to que ha­bía si­do re­fu­ta­do por los abo­ga­dos de los se­na­do­res y dipu­tados oficialistas.

En res­pues­ta a Ba­rre­ra y Hube, en­fa­ti­zó que “a pe­sar de las crí­ti­cas re­ci­bi­das, la Con­tra­lo­ría no mi­ra la ma­te­ria des­de la ideo­lo­gía o la po­lí­ti­ca, sino des­de el de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo”.

Por otra par­te, Mirosevic sub­ra­yó que el de­re­cho a la ob­je­ción de con­cien­cia es ex­cep­cio­nal y no ab­so­lu­to. “En­ten­der lo que pre­ten­den los re­qui­ren­tes es des­truir la no­ción de fun­ción pú­bli­ca”, ad­vir­tió.b

“No im­pug­na­mos la ley que des­pe­na­li­za el abor­to en tres cau­sa­les”.

CONSTANZA HUBE

ABOGADA DE LOS DIPU­TADOS OFICIALISTAS

“De­jar de cum­plir una obli­ga­ción le­gal por ob­je­ción de con­cien­cia es una ex­cep­ción”.

CAMILO MIROSEVIC

ABO­GA­DO DE LA CON­TRA­LO­RÍA

“Se co­no­ce so­lo la re­so­lu­ción. Cuan­do co­noz­ca­mos el fa­llo, po­dre­mos opi­nar”.

GONZALO BLUMEL

MINISTRO SEGPRES

El pleno del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­cu­chó ayer los ale­ga­tos a fa­vor y en con­tra del re­que­ri­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.