El re­cha­zo a Ma­cron se con­cen­tra en el cam­po y la cla­se ba­ja

Tres “cha­le­cos ama­ri­llos” cuen­tan a La Ter­ce­ra por qué una me­di­da co­mo el al­za de los com­bus­ti­bles los afec­ta tan­to y que se sien­ten ab­so­lu­ta­men­te pos­ter­ga­dos. Hoy rea­li­za­rán su cuar­ta mo­vi­li­za­ción nacional, por lo que el go­bierno des­ple­ga­rá 89 mil efec­ti

La Tercera - - PORTADA - Va­len­ti­na Jo­fré

Son par­te de una Fran­cia ol­vi­da­da, una Fran­cia que se ha man­te­ni­do si­len­cio­sa los úl­ti­mos años, pe­ro que aho­ra ex­plo­tó, con­for­man­do un mo­vi­mien­to que tie­ne en se­rios aprie­tos al Pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron. Los lla­ma­dos “cha­le­cos ama­ri­llos” lle­va­rán a ca­bo hoy su ter­ce­ra ma­ni­fes­ta­ción en Pa­rís (la cuar­ta a ni­vel nacional), por lo que el go­bierno des­ple­ga­rá su ma­yor dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad: 89 mil efec­ti­vos en to­do el país.

“El mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos es la ma­ni­fes­ta­ción de un des­con­ten­to pro­fun­do de una gran par­te de la so­cie­dad fran­ce­sa, de una Fran­cia más ru­ral, pro­vin­cial, que no ha si­do es­cu­cha­da por el po­der po­lí­ti­co des­de ha­ce cen­te­nios”, ex­pli­ca a La Ter­ce­ra el his­to­ria­dor fran­cés y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Or­léans, Jean Ga­rri­gues.

La ma­yor par­te de es­tos ma­ni­fes­tan­tes, que pro­tes­tan prin­ci­pal­men­te con­tra el al­za a los im­pues­tos al com­bus­ti­ble y que de­ci­die­ron iden­ti­fi­car­se con el cha­le­co re­flec­tan­te que co­mo obli­ga­ción de­ben usar los con­duc­to­res si es que sur­ge al­gún in­ci­den­te en las ca­rre­te­ras, son de la Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca y ru­ral. Fran­ce­ses de cla­se me­dia ba­ja que ga­nan jus­to por en­ci­ma del sa­la­rio mí­ni­mo (1.185 eu­ros), y que cual­quier al­za tie­ne un efec­to in­me­dia­to en sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

“Es cier­to que el gas­to obli­ga­to­rio de las ne­ce­si­da­des, co­mo la co­mi­da, la vi­vien­da y el trans­por­te ha au­men­ta­do des­de ha­ce unos 30 años, en­ton­ces ellos tie­nen un sen­ti­mien­to de em­po­bre­ci­mien­to, de ha­ber per­di­do una par­te de su po­der ad­qui­si­ti­vo. Y es ese sen­ti­mien­to que los em­pu­jó a re­be­lar­se”, afir­ma el ex­per­to.

El di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción del think tank fran­cés IRIS, Jean-Clau­de Allard, ex­pli­ca a es­te dia­rio que “es una re­vuel­ta de per­so­nas que tra­ba­jan mu­cho y que gas­tan una par- te de su sa­la­rio para ir a tra­ba­jar, que son muy de­pen­dien­tes de los com­bus­ti­bles fó­si­les (au­to­mó­vi­les, ca­le­fac­ción) y que tie­nen una re­la­ción di­fe­ren­te con la eco­lo­gía a la de los ha­bi­tan­tes de la ciudad”.

Es el ca­so de Ca­mi­lle Bac­con, de 37 años y que vi­ve en Ille y Vi­lai­ne, un de­par­ta­men­to fran­cés si­tua­do en la re­gión de Bre­ta­ña, al oes­te del país. Ac­tual­men­te es­tá sin tra­ba­jo lue­go de ha­ber te­ni­do un accidente au­to­mo­vi­lís­ti­co, y de ha­ber­se da­do de ba­ja la­bo­ral por ese mo­ti­vo. Bac­con tra­ba­ja­ba co­mo hor­ti­cul­tor en un in­ver­na­de­ro de to­ma­tes a 40 ki­ló­me­tros de su ca­sa. Ade­más, se­pa­ra­do de su es­po­sa ha­ce dos años, tie­ne que via­jar una ho­ra y me­dia para po­der vi­si­tar a sus hi­jos. El al­za al im­pues­to de los com­bus­ti­bles lo afec­ta­ba di­rec­ta­men­te.

“Mi sa­la­rio ape­nas me per­mi­te vi­vir y me da la im­pre­sión de que so­lo so­bre­vi­vo. El pre­cio del com­bus­ti­ble no me per­mi­te dar­me pla­ce­res por­que me obli­ga a te­ner que eco­no­mi­zar ca­da via­je. Por ejem­plo, si voy a ver a mis hi­jos no co­mo du­ran­te la semana. ¡El sa­la­rio mí­ni­mo es real­men­te de­ma­sia­do ajus­ta­do!”, cuen­ta Ca­mi­lle Bac­con a La Ter­ce­ra. Por eso, él ha si­do par­te del mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos des­de su re­gión, ya que su accidente no le per­mi­te des­pla­zar­se a Pa­rís.

Los cha­le­cos ama­ri­llos trans­mi­ten “el sen­ti­mien­to de des­pre­cio, de ser to­ma­dos por idio­tas”, di­jo el so­ció­lo­go fran­cés Erik Ne­veu, al dia­rio Les Échos. El di­rec­tor del de­par­ta­men­to de opi­nión de Ifop, jun­to al geó­gra­fo Syl­vain Man­ter­nach, escribieron para la Fun­da­ción Jean Jau­rès que “la Fran­cia que se ha mo­vi­li­za­do o que apo­ya es­te mo­vi­mien­to, es la de los fi­nes de mes di­fí­ci­les. Son es­tos fran­ce­ses quie­nes no pue­den -o lo ha­cen de ma­ne­ra muy jus­ta- equi­li­brar su pre­su­pues­to de­bi­do a los gas­tos obli­ga­to­rios (al­qui­ler,

se­gu­ro, ca­le­fac­ción...) que con­ti­núan au­men­tan­do”.

Ju­lie tie­ne 31 años, y su foto de per­fil en Fa­ce­book es la fa­mo­sa pin­tu­ra de Eu­gè­ne De­la­croix, La libertad guian­do al pue­blo, pe­ro mo­di­fi­ca­da en Paint. To­dos los per­so­na­jes de la pin­tu­ra por­tan un cha­le­co ama­ri­llo. “No­so­tros de­ci­mos bas­ta en to­dos es­tos au­men­tos. Es­ta­mos can­sa­dos de ser des­pre­cia­dos por el go­bierno y por el Pre­si­den­te. Ha­bla de los fran­ce­ses co­mo si fué­ra­mos va­gos”, di­ce a La Ter­ce­ra.

Es­ta fi­sio­te­ra­peu­ta ma­sa­jis­ta re­co­no­ce que ya no se pue­de dar el lu­jo de ir a tra­tar a los pa­cien­tes a sus ca­sas, es­pe­cial­men­te a los an­cia­nos, por­que por 50 mi­nu­tos de tra­ba­jo, en­tre el via­je y el tiem­po de aten­ción, ga­na ape­nas cin­co eu­ros ne­tos. Ju­lie di­ce que in­clu­so ella se sien­te pri­vi­le­gia­da por­que pue­de pa­gar ca­le­fac­ción en su ca­sa. “La cla­se po­lí­ti­ca es­tá com­ple­ta­men­te des­co­nec­ta­da de lo que es­tá su­ce­dien­do en la vi­da real de los fran­ce­ses. De­be­mos es­for­zar­nos cons­tan­te­men­te. ¡Y ellos na­da!”, de­nun­cia.

Se­gún el his­to­ria­dor Ga­rri­gues, la po­lí­ti­ca de los go­bier­nos pre­ce­den­tes fue de au­men­tar los im­pues­tos so­bre las cla­ses me­dias y los im­pues- tos in­di­rec­tos. “Eso les ha he­cho la vi­da mu­cho más di­fí­cil. El sa­la­rio ha au­men­ta­do li­ge­ra­men­te, pe­ro la fis­ca­li­dad se ha vuel­to ca­da vez más pe­sa­da. Pe­se a las re­for­mas so­cia­les, co­mo la re­duc­ción del ho­ra­rio la­bo­ral a 35 ho­ras, ha ha­bi­do mu­chos im­pues­tos in­di­rec­tos de que han he­cho que la vi­da para la cla­se me­dia se vol­vie­ra más du­ra”, in­di­ca.

Es por eso que hoy la ba­ta­lla de los cha­le­cos ama­ri­llos va más allá del al­za al pre­cio de los com­bus­ti­bles, y se en­mar­ca en una se­rie de po­lí­ti­cas de Ma­cron que le ha da­do a es­te sec­tor de la po­bla­ción la sen­sa­ción de que sa­lie­ron per­dien­do. Una de esas batallas es la eli­mi­na­ción del Im­pues­to So­bre la For­tu­na (ISF) que Ma­cron lle­vó a ca­bo en su pri­mer año en el Elí­seo. Los cha­le­cos ama­ri­llos hoy quie­ren que el Pre­si­den­te res­ta­blez­ca el ISF, con­si­de­ra­do co­mo su “pe­ca­do ori­gi­nal”.

Jean-Pie­rre Ari­lla tie­ne 49 años y vi­ve en Tou­lou­se. Es bom­be­ro, pe­ro para po­der ha­cer­se ca­da mes de 1.900 eu­ros, tam­bién tra­ba­ja en los ta­lle­res de Air­bus. Es par­te de los cha­le­cos ama­ri­llos, y an­te la pre­gun­ta de qué es­pe­ra de Ma­cron, res­pon­de: “Libertad, igual­dad, fra­ter­ni­dad”.b

► Ma­ni­fes­tan­tes ocu­pan una ro­ton­da co­mo par­te de la pro­tes­ta de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, ayer en Rop­pen­heim, Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.