Mi­nis­tra Cubillos por Le­me­bel: “Obli­gar a leer un tex­to mi­na la vo­ca­ción por la lec­tu­ra”

Au­to­ri­da­des y ar­tis­tas opi­nan en el mar­co de la po­lé­mi­ca por la de­ci­sión de alum­nos de un es­ta­ble­ci­mien­to de ne­gar­se a leer un tex­to de Pe­dro Le­me­bel.

La Tercera - - PORTADA - H. Ba­soal­to y C. Said

Es­ta semana hi­zo no­ti­cia la de­ci­sión adop­ta­da por un gru­po de es­co­la­res de un li­ceo de In­de­pen­den­cia, quie­nes de­ci­die­ron no leer un tex­to del fa­lle­ci­do es­cri­tor Pe­dro Le­me­bel. Los es­tu­dian­tes de ter­ce­ro me­dio del Li­ceo San Fran­cis­co de Qui­to acor­da­ron, en vo­ta­ción a mano al­za­da, re­cha­zar el li­bro La es­qui­na es mi co­ra­zón, que for­ma­ba par­te de las lecturas com­ple­men­ta­rias que pro­mue­ve el es­ta­ble­ci­mien­to. Al­gu­nos apo­de­ra­dos, en tan­to, ha­brían co­men­ta­do que con la lec­tu­ra del tex­to se pro­mo­ve­ría una su­pues­ta “ho­mo­se­xua­li­za­ción” de los jó­ve­nes.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción acla­ra­ron que los pro­gra­mas de es­tu­dio de Len­gua y Li­te­ra­tu­ra de en­se­ñan­za me­dia úni­ca­men­te su­gie­ren la lec­tu­ra de de­ter­mi­na­dos li­bros, pe­ro los es­ta­ble­ci­mien­tos son li­bres de su­ge­rir otros. Aña­die­ron que el ci­ta­do tex­to de Le­me­bel no es de lec­tu­ra obli­ga­to­ria ni se en­cuen­tra en la lis­ta de li­bros su­ge­ri­dos en los pro­gra­mas ofi­cia­les, en nin­guno de los ni­ve­les de la edu­ca­ción me­dia.

Con­sul­ta­da por el te­ma, la mi­nis­tra de la car­te­ra, Mar­ce­la Cubillos, pun­tua­li­zó que “hay que com­bi­nar dos co­sas que son fun­da­men­ta­les: por una par­te, con­de­nar cual­quier di­cho o tér- mino ho­mo­fó­bi­co que se pue­dan usar por par­te de es­tu­dian­tes o apo­de­ra­dos de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y, por otra par­te, me pa­re­ce desea­ble que bus­que­mos que, en la en­se­ñan­za me­dia, los jó­ve­nes y la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va pue­dan ele­gir con ma­yor libertad cuál es la lec­tu­ra com­ple­men­ta­ria que quie­ren ha­cer”.

“Siem­pre me ha pa­re­ci­do que obli­gar a leer un tex­to u otro, in­de­pen­dien­te de los au­to­res y la te­má­ti­ca, a la lar­ga, mi­na la vo­ca­ción por la lec­tu­ra”, aña­dió la se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Reacciones en el Con­gre­so

Para la dipu­tada Ma­ría Jo­sé Hoff­mann (UDI), “el pro­ble- ma que­da re­suel­to de in­me­dia­to, por­que no es una lec­tu­ra obli­ga­to­ria”.

“Hay que avan­zar en dar ma­yor au­to­no­mía a los pro­fe­so­res y di­rec­to­res de es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro me pa­re­ce bien que los es­tu­dian­tes ten­gan una opi­nión, más allá de la po­lé­mi­ca que ge­ne­re la fi­gu­ra pun­tual”, agre­gó.

Por otra par­te, el dipu­tado Gonzalo Win­ter (MA) cree que, “en prin­ci­pio, los jó­ve­nes de­ben leer lo que les dé la ga­na, pe­ro mi re­co­men­da­ción es a la am­pli­tud de mi­ra­da”.

“Con­si­de­ro que es muy pe­li­gro­so que los jó­ve­nes co­mien­cen a au­to­cen­su­rar­se. Ca­be re­cor­dar que los peo­res epi­so­dios del ser hu­mano han em­pe­za­do con que­mas de li­bros”, re­cor­dó.

“Me pa­re­ce bien que los es­tu­dian­tes opi­nen, más allá de la fi­gu­ra pun­tual”.

MA­RÍA JO­SÉ HOFF­MANN

DIPU­TADA UDI

“Es muy pe­li­gro­so que los jó­ve­nes co­mien­cen a au­to­cen­su­rar­se”.

GONZALO WIN­TER DIPU­TADO MA

“Ca­da uno sa­be dón­de le aprie­ta el za­pa­to, pe­ro per­der­se a Le­me­bel es un error”.

MA­TÍAS RI­VAS ES­CRI­TOR

El in­elu­di­ble Le­me­bel

Más allá de la po­lé­mi­ca, re­pre­sen­tan­tes del ám­bi­to li­te­ra­rio y cul­tu­ral hi­cie­ron sus plan­tea­mien­tos en torno a la per­ti­nen­cia de in­cluir o no la obra de Le­me­bel en los pla­nes de es­tu­dio de la en­se­ñan­za se­cun­da­ria.

Para Ma­tías Ri­vas, es­cri­tor y di­rec­tor de pu­bli­ca­cio­nes de la Edi­to­rial UDP, “ca­da uno sa­be dón­de le aprie­ta el za­pa­to, pe­ro per­der­se a Le­me­bel, es­té­ti­ca­men­te, es un error”.

“Me pa­re­ce que él va­le por su pro­sa y sus cró­ni­cas, an­tes que to­do. Es un au­tor bas­tan­te cen­tral e in­elu­di­ble del si­glo XXI, por­que fue ca­paz de mos­trar al­go que los chi­le­nos no ha­bían vis­to pe­ro que, cu­rio­sa­men­te, la ma­yo­ría de los chi­le­nos se sin­tie­ron atraí­dos por eso: la mar­gi­na­li­dad”.

Res­pec­to a su apor­te a la li­te­ra­tu­ra nacional, Ri­vas ad­mi­te que “es una pro­sa cru­da. La li­te­ra­tu­ra no tie­ne por qué elu­dir la realidad. Le­me­bel tra­ba­ja con las pa­la­bras que ocu­pa la gen­te en la ca­lle, que ha­bla en las po­bla­cio­nes, y es ca­paz de dar­le a eso un es­pa­cio”.

Ser­gio Pa­rra, poeta y li­bre­ro, apun­tó que a me­dia­dos de los 80 “la pro­sa de Pe­dro no so­lo era re­cha­za­da por­que ha­bía una dic­ta­du­ra, pues tam­bién ha­bía un re­cha­zo a la ho­mo­se­xua­li­dad en to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da”. “En la obra de Le­me­bel hay un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio para po­der tras­la­dar las vo­ces de las ca­lles, el ha­bla ca­lle­je­ra, a la es­cri­tu­ra. Eso es al­go que a mu­chos es­cri­to­res les gus­ta­ría te­ner”.

Para Pa­rra, “es­to de la ne­ga­ción de los es­tu­dian­tes a leer tie­ne que re­sol­ver­se con diá­lo­go. Tie­nen que con­ver­sar en la sa­la y ver es­tos te­mas, por­que la so­cie­dad chi­le­na es­tá cam­bian­do”.b

► La mi­nis­tra apo­yó el de­re­cho de los alum­nos a ele­gir sus lecturas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.