Ca­mi­la Ga­llar­do: “No ten­go te­cho”

An­tes de de­bu­tar en el Mo­vis­tar Are­na y en Vi­ña, la ar­tis­ta chi­le­na con el ma­yor des­pe­gue del año re­ve­la su ba­ta­lla con­tra el ma­chis­mo, sus re­cuer­dos de la TV, su cri­sis fa­mi­liar y avi­sa: “No ten­go te­cho”.

La Tercera - - PORTADA - An­drés del Real

Des­de es­te año, Ca­mi­la Ga­llar­do es para el res­to del mundo sim­ple­men­te Ca­mi, tal co­mo la co­no­cen sus ami­gos y co­mo la lla­man en su ca­sa. Un nom­bre ar­tís­ti­co más cor­to “que sue­na me­jor a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­mo Ade­le, Prin­ce o Sting”, di­ce la can­tan­te, quien con ese nue­vo alias fi­gu­ra den­tro de los prin­ci­pa­les re­cuen­tos mu­si­ca­les de lo más des­ta­ca­do de 2018. En me­dio de otros nom­bres sin ape­lli­do, co­mo Wi­sin, Ma­lu­ma y Ozu­na, Ca­mi apa­re­ce co­mo una ex­cep­ción en lis­tas do­mi­na­das por el trap y el reg­gae­tón, el ca­non rít­mi­co de es­tos tiem­pos que la vi­ña­ma­ri­na de 22 años con­tra­rres­ta con un pop de raíz fol­cló­ri­ca y le­tras per­so­na­les que hoy ya son par­te de to­da una ge­ne­ra­ción. Bas­ta con re­vi­sar en Youtu­be las di­ver­sas ver­sio­nes que cir­cu­lan des­de ha­ce unos días de su éxi­to Abrá­za­me, la se­gun­da can­ción chi­le­na más es­cu­cha­da del año en Spo­tify: la de una ni­ña hai­tia­na en una ac­ti­vi­dad en La Se­re­na, la del co­ro in­clu­si­vo del Co­le­gio Ja­vie­ra Ca­rre­ra y la de un Es­ta­dio Nacional lleno co­reán­do­la a to­do pul­món en el cie­rre de la úl­ti­ma Teletón.

“Hay al­gu­nas can­cio­nes de reg­gae­tón que me gus­tan y otras que me ha­cen pre­gun­tar­me en qué mi­nu­to es­ta per­so­na pen­só en es­cri­bir­las. Hay mu­je­res ase­si­na­das, no­so­tras es­ta­mos mar­chan­do en la ca­lle y hay co­le­gas míos que se dan el lu­jo de se­guir es­cri­bien­do esas le­tras y gen­te que las es­cu­cha”, de­cla­ra Ga­llar­do con con­vic­ción, la mis­ma con la que avan­za a pa­so fir­me ha­cia el si­guien­te ni­vel: es­te do­min­go 16 se con­ver­ti­rá en la ar­tis­ta más jo­ven en lle­nar el Mo­vis­tar Are­na, y en fe­bre­ro ce­rra­rá el exi­to­so ci­clo de su pri­mer dis­co, Ro­sa (2018), con su de­but en el Fes­ti­val de Vi­ña. Lue­go ven­drá un se­gun­do ál­bum (aún más car­ga­do al fol­clor, ade­lan­ta) y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de­fi­ni­ti­va ha­cia mer­ca­dos co­mo Es­pa­ña, don­de ac­tual­men­te tra­ba­ja jun­to a Ro­sa La­ga­rri­gue, ex­má­na­ger de Mi­guel Bo­sé y Ale­jan­dro Sanz. Hoy, en tan­to, tras una semana de in­ten­sa pro­mo­ción, fir­mas de dis­cos y el lan­za­mien­to de su nue­vo vi­deo­clip (Pa ca­llar tus pe­nas), se pre­sen­ta­rá fren­te a 30 mil per­so­nas en Ar­gen­ti­na, in­vi­ta­da al show de Lu­ciano Pe­rey­ra en el es­ta­dio de Vé­lez Sars­field.

¿Có­mo se ma­ne­ja la an­sie­dad en me­dio del éxi­to as­cen­den­te?

Man­te­nién­do­te con ham­bre. El con­for­mis­mo es la madre de la pe­re­za y cuan­do te con­for­mas, la ca­rre­ra se te va a la pun­ta del ce­rro, por­que sien­tes que hi­cis­te to­do y no tie­nes que es­for­zar­te. Yo no sal­go a ca­rre­tear, no to­mo, me cui­do la voz y ha­go de­por­te por­que no es­toy con­for­me, por­que quie­ro más. Y no es am­bi­ción de di­ne­ro, sino por­que la mú­si­ca es lo úni­co que me man­tie­ne vi­va.

Hay un dis­cur­so co­mún en­tre los ar­tis­tas de su ge­ne­ra­ción, don­de no pa­re­ce ha­ber li­mi­ta­cio­nes au­to­im­pues­tas. ¿Com­par­te esa for­ma de ver su ca­rre­ra?

Eso es por­que mi ge­ne­ra­ción se can­só de que nos hi­cie­ran com­pe­tir. Yo es­toy can­sa­da de que nos

ha­gan com­pe­tir en­tre mu­je­res, por ejem­plo, es bien ma­chis­ta eso. A Ozu­na no lo ha­cen com­pe­tir con Daddy Yan­kee . Co­mo mi úni­ca com­pe­ten­cia soy yo pue­do bri­llar con luz pro­pia y no ro­bar­le la luz a na­die. No ten­go te­cho. Me can­sé de com­pe­tir y cuan­do uno en­tien­de eso se da cuen­ta que tú eres tu pro­pio li­mi­tan­te.

Cuan­do cri­ti­ca al­gu­nas le­tras ma­chis­tas del reg­gae­tón, ¿a cuá­les se re­fie­re?

A las agre­si­vas, vio­len­tas, de­ni­gran­tes, cuan­do in­sis­ten en ha­cer­nos ver co­mo el ju­gue­te, el mo­ti­vo de pla­cer. A lo que voy es que por pri­me­ra vez es­ta­mos des­per­tan­do de que lle­va­mos to­da la vi­da ga­nan­do me­nos, to­da la vi­da sien­do agre­di­das o vio­la­das en fies­tas, y de que la mú­si­ca mu­chas ve­ces sí ha si­do res­pon­sa­ble de eso. Yo es­toy con­cen­tra­da en ha­cer mú­si­ca que a mí me ha­ga sen­tir có­mo­da y es­toy fe­liz que una can­ción fol­cló­ri­ca sea par­te de un top 50 don­de só­lo hay mú­si­ca ur­ba­na.

Y una can­ción co­mo Ma­yo­res, de Becky G, con quien se­rá ju­ra­do en Vi­ña, ¿la con­si­de­ra ma­chis­ta tam­bién?

Co­mo te di­go: si tú te sien­tes có­mo­da y te vas a acos­tar tran­qui­la en la no­che con lo que es­cri­bis­te, es­tá bien. No quie­re de­cir que no me pue­da lle­var bien con ella, no es un pre­jui­cio con ella co­mo per­so­na, pe­ro yo no me sen­ti­ría có­mo­da es­cri­bien­do al­go así. Si ella pue­de ha­cer­lo, to­do bien.

¿Qué sen­sa­ción pre­via le ge­ne­ra su de­but en Vi­ña? Hay un la­do lu­mi­no­so pe­ro tam­bién con­lle­va des­gas­te y ex­po­si­ción. No sé lo que irá a pa­sar. No quie­ro de­cir que es­toy pre­pa­ra­da por­que no hay un ma­nual de ins­truc­cio­nes. Qui­zás ter­mi­ne cha­ta, qui­zás sea una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, lo que sé es que voy a ser yo y que quie­ro pa­sar­lo bien, ten­go la dis­po­si­ción a dis­fru­tar­lo. No me preo­cu­pa que me per­si­gan ni mos­trar­me tal cual soy.

¿El show en el Mo­vis­tar Are­na se­rá el ma­yor hi­to de su ca­rre­ra has­ta aho­ra? Más que para mi ca­rre­ra, creo que para la mú­si­ca chi­le­na. Es un hi­to a ni­vel nacional, soy la ar­tis­ta más jo­ven en lle­nar el Are­na. Soy una con­ven­ci­da de que has­ta que no­so­tros no pon­ga­mos al ar­tis­ta chi­leno don­de tie­ne que es­tar, a ni­vel ar­tís­ti­co y a ni­vel so­cial, las co­sas no van a cam­biar.

Re­des

Tras su año más exi­to­so y en me­dio de un as­cen­so me­teó­ri­co, ¿hay al­go que le ha­ga fal­ta a Ca­mi­la Ga­llar­do para la ple­ni­tud? “Tiem­po”, res­pon­de ca­si sin pen­sar­lo. “Es lo que más me ha do­li­do. No ha­ber vis­to cre­cer a mis her­ma­nos chi­cos, es­tar le­jos de ellos. Y la ju­ven­tud, no ha­ber po­di­do sa­lir a ca­rre­tear, co­no­cer al com­pa­ñe­ri­to de la U. A ve­ces que­do fue­ra de la con­ver­sa­ción con mis ami­gas por­que no fui a la uni­ver­si­dad y lle­vo otro ti­po de vi­da”, agre­ga la can­tan­te.

Para Ga­llar­do, el te­ma de la fa­mi­lia es tan fun­da­men­tal co­mo agri­dul­ce. Fue­ron sus pa­dres quie­nes la apo­ya­ron des­de el co­mien­zo en la mú­si­ca, su­bien­do sus pri­me­ros vi­deos a la web cuan­do te­nía 14 años, y quie­nes ali­men­ta­ron su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca des­de que em­pe­zó a to­car flau­ta tra­ver­sa a los seis años. Pe­ro al mo­men­to de in­gre­sar al pro­gra­ma de ta­len­tos The

voi­ce (Ca­nal 13) en 2014, que pro­pi­ció su con­tra­to con un se­llo mul­ti­na­cio­nal, vino el quie­bre. “Mis pa­pás se se­pa­ra­ron ha­ce cua­tro años, que fue cuan­do en­tré al pro­gra­ma. Fue te­rri­ble, lo pa­sé muy mal. Es­ta­ba re­cién sa­lien­do del co­le­gio y yo era co­mo la ba­lan­za de mi ca­sa. Ade­más, ter­mi­né con mi po­lo­lo de mu­chos años, que me ins­cri­bió en The voi­ce. Tu­ve que cre­cer de gol­pe y sa­lí de la te­le sin ni un pe­so. ¿Crees que sa­lí de The

voi­ce con al­go? Só­lo me die­ron un lla­ve­ro. Y bueno, ex­po­si­ción, un pri­mer im­pul­so”.

¿Tu­vo que ma­du­rar for­zo­sa­men­te

en ese mo­men­to?

El quie­bre de mi fa­mi­lia fue fun­da­men­tal para po­der va­lér­me­las por mí mis­ma. Ne­ce­si­ta­ba eso, es­tar sola y sa­ber lo que es no te­ner a na­die. Des­pués es­tu­ve un año sin ha­blar con mi pa­pá, lle­gó de gol­pe la ex­po­si­ción... y yo no iba a dar pe­na a la te­le. No que­ría con­tar mis pe­nas, yo es­toy aquí por mi mú­si­ca. Y si al­guien cree que mi vi­da es per­fec­ta, bien erra­do es­tá.

¿La cri­ti­can mu­cho en re­des so­cia­les? ¿Sue­le leer to­do lo que se es­cri­be con su nom­bre allí? A ve­ces sí, pe­ro ca­si siem­pre son más los bue­nos co­men­ta­rios que los ma­los. Creo que dar­le ca­bi­da a lo ma­lo se­ría ser ma­la­gra­de­ci­da con to­do lo de­más. Es fá­cil cri­ti­car de­trás de una pan­ta­lla pe­ro an­da a pa­rar­te al Es­ta­dio Nacional fren­te a 60 mil per­so­nas. A la gen­te que me cri­ti­ca la abra­zo, por­que no tie­ne idea las que hay que co­mer­se, las ho­ras sin dor­mir, la au­to­exi­gen­cia, el pre­jui­cio, el mie­do. No sa­ben.

¿Quién es su re­fe­ren­te ar­tís­ti­co?

Re­si­den­te. No es co­mo que me gus­ta­ría ser co­mo él, pe­ro creo que es una ins­pi­ra­ción para una ge­ne­ra­ción. Él mar­ca un pre­ce­den­te al ha­cer lo que quie­re ha­cer y no lo que la radio o los rán­kings le di­cen. Y al que le gus­te bien y al que no que es­cu­che otro ti­po de mú­si­ca.

SIN COM­PE­TIR “Es­toy can­sa­da que nos ha­gan com­pe­tir en­tre mu­je­res, es bien ma­chis­ta eso. Co­mo soy mi úni­ca com­pe­ten­cia pue­do bri­llar con luz pro­pia, no ten­go te­cho”. EL COS­TO DEL ÉXI­TO “Lo que más me due­le es no ha­ber vis­to cre­cer a mis her­ma­nos, la ju­ven­tud, sa­lir a ca­rre­tear. A ve­ces que­do fue­ra de la con­ver­sa­ción con mis ami­gas”. SA­LI­DA DE THE VOI­CE “Tu­ve que cre­cer de gol­pe y sa­lí de la te­le sin ni un pe­so. Cuan­do sa­lí de The voi­ce só­lo me die­ron un lla­ve­ro. Y bueno ex­po­si­ción, un pri­mer im­pul­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.