DES­PE­NA­LI­ZA­CIÓN DEL USO DE LA MA­RIHUA­NA

La Tercera - - PORTADA - Vla­do Mirosevic Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Por años, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na ha si­do un te­ma que se ha tra­ta­do co­mo un pro­ble­ma de sa­lud. Quie­nes han in­ten­ta­do abor­dar­la, lo han he­cho des­de un pun­to de vis­ta re­la­cio­na­do con el bie­nes­tar de las per­so­nas, es­pe­cial­men­te de aque­llas que, aque­ja­das de al­gu­na en­fer­me­dad que les cau­sa un do­lor cró­ni­co, de­ben re­cu­rrir a la can­na­bis co­mo una de las po­cas for­mas de ate­nuar los sín­to­mas, que a ve­ces son in­va­li­dan­tes. Al­gu­nos ti­pos de cán­cer, fi­bro­mial­gia, reu­ma­tis­mos y ar­tri­tis, han si­do los fun­da­men­tos de es­ta pos­tu­ra.

Pe­ro es­ta po­si­ción de­be am­pliar­se. Es ne­ce­sa­rio que se mi­re a la ma­rihua­na co­mo una sus­tan­cia cu­ya le­ga­li­za­ción y co­mer­cia­li­za­ción re­gu­la­da am­plia -y no só­lo en for­ma de cos­to­sos acei­tes- pue­de ge­ne­rar be­ne­fi­cios so­cia­les im­por­tan­tes.

No es una mi­ra­da úni­ca­men­te del mundo pro­gre­sis­ta. Las pri­me­ras vo­ces de es­to vi­nie­ron des­de los más cons­pi­cuos re­pre­sen­tan­tes de la de­re­cha eco­nó­mi­ca. Des­de el gu­rú del neo­li­be­ra­lis­mo, Mil­ton Fried­man, has­ta alum­nos de­di­ca­dos de los Chica­go Boys, co­mo Ál­va­ro Bar­dón, se ele­va­ron gri­tos que jus­ti­fi­ca­ban la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na.

La ló­gi­ca es sim­ple, pe­ro po­de­ro­sa, y es­tá pre­sen­te en los li­bros de Eco­no­mía más po­pu­la­res: las prohi­bi­cio­nes ge­ne­ran mer­ca­dos ne­gros y eso aten­ta con­tra un fun­cio­na­mien­to li­bre del mer­ca­do, con­tra una cir­cu­la­ción ade­cua­da de los bie­nes y, por ello, con­tra una li­bre fi­ja­ción de pre­cios.

Pe­ro en el ca­so de Chi­le, es­tos mer­ca­dos ne­gros, al mis­mo tiem­po, son la cau­sa del es­ta­ble­ci­mien­to de ma­fias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, que ge­ne­ran una agu­da in­se­gu­ri­dad en mu­chos sec­to­res de la po­bla­ción.

Las lu­chas en­tre ban­das ri­va­les, las “me­xi­ca­nas” , qui­ta­das de dro­ga, e in­clu­so el trá­fi­co de ar­mas y la co­rrup­ción de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, to­do ello aso­cia­do a la pro­tec­ción de la mer­can­cía ilí­ci­ta, son la cau­sa de una ca­de­na de de­lin­cuen­cia que no ha po­di­do ser eli­mi­na­da por los mé­to­dos re­pre­si­vos tra­di­cio­na­les.

La le­ga­li­za­ción po­dría dar­le fin. La li­bre cir­cu­la­ción, re­gu­la­da, de los pro­duc­tos, qui­ta­ría sin lu­gar a du­das el pi­so a cual­quier ti­po de trá­fi­co y mer­ca­do ne­gro.

No hay que ser ma­go. La prue­ba es­tá en cien­tos de ca­sos de prohi­bi­cio­nes, la ma­yor par­te de ellas jus­ti­fi­ca­das en fa­na­tis­mos, dog­mas o ig­no­ran­cia, que ter­mi­na­ron dan­do ori­gen a ma­fias am­plia­men­te co­no­ci­das por la his­to­ria. El al­cohol, el ta­ba­co e in­clu­so al­gu­nos me­di­ca­men­tos que, te­nien­do la con­di­ción de dro­ga, son ven­di­dos a pe­di­do del pú­bli­co en co­mer­cios y far­ma­cias, ter­mi­nan re­gu­lán­do­se y eli­mi­nan­do las ca­de­nas de­lic­tua­les que al prin­ci­pio se les aso­cia­ba.

Ex­pe­rien­cias en Es­ta­dos Uni­dos in­di­can una dis­mi­nu­ción de en­tre un 7% y un 15% de los de­li­tos vio­len­tos aso­cia­dos al trá­fi­co, en pro­me­dio. El ro­bo dis­mi­nu­yó en 19% y los ho­mi­ci­dios en 10%. Las villas y po­bla­cio­nes más vul­ne­ra­bles de nues­tro país sin du­da po­drían res­pi­rar un po­co de la vio­len­cia aso­cia­da.

En Chi­le, el efec­to so­bre el con­su­mo de­bie­ra ser mar­gi­nal. Los es­tu­dios in­di­can que la po­bla­ción con­su­mi­do­ra en­tre 15 y 64 años en nues­tro país es me­nor al 5%, me­nos de la mi­tad que en Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá. Eso prue­ba que el trá­fi­co de es­ta dro­ga, sien­do ilí­ci­ta, se cen­tra en el uso de nues­tro país co­mo co­rre­dor para pa­sar a otros paí­ses. Un da­to al res­pec­to: en la pri­me­ra mi­tad del año se de­co­mi­sa­ron más de tres mil ki­los de ma­rihua­na, só­lo en la zo­na cen­tro del país, par­ti­cu­lar­men­te en las áreas fron­te­ri­zas y ae­ro­puer­tos.

Ade­más, es una cues­tión de ló­gi­ca. Si ya se ha des­pe­na­li­za­do el au­to­cul­ti­vo de ma­rihua­na, no ha­bría un mo­ti­vo ra­cio­nal para se­guir prohi­bien­do la dro­ga en sí mis­ma, y el pa­so na­tu­ral de­be ser la le­ga­li­za­ción y re­gu­la­ción de su co­mer­cio.

La ma­rihua­na, con una le­ga­li­za­ción re­gu­la­da am­plia, pue­de ge­ne­rar be­ne­fi­cios so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.