LA DC Y EL ROL DEL CEN­TRO PO­LÍ­TI­CO . DES­AFOR­TU­NA­DA RU­TI­NA DE HU­MOR EN LA TELETÓN

Las se­ña­les que han da­do al­gu­nos sec­to­res del par­ti­do por ale­jar­se del idea­rio de la Nue­va Ma­yo­ría po­dría ser un pa­so aus­pi­cio­so.

La Tercera - - PORTADA -

Ha­bría in­di­cios de que cier­tas per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas y al­gu­nos sec­to­res en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na ya no es­ta­rían dis­po­ni­bles para ser par­te de una opo­si­ción mo­no­lí­ti­ca y ce­rra­da al go­bierno. El blo­que afín a la ex Nue­va Ma­yo­ría, par­ti­da­rio in­tran­si­gen­te de una re­fun­da­ción ma­yor del or­den eco­nó­mi­co y so­cial chi­leno, es­ta­ría mos­tran­do grie­tas, por don­de aso­man po­si­cio­nes más dis­pues­tas a ser con­tra­par­te cons­truc­ti­va del go­bierno. Si no se tra­ta de una me­ra es­tra­te­gia elec­to­ral, y res­pon­de a un áni­mo de ex­pre­sar una ge­nui­na vo­ca­ción de cen­tro, es­ta­ría­mos an­te un desa­rro­llo de la ma­yor im­por­tan­cia para el país.

La ima­gen de Chi­le, su ca­pa­ci­dad de atraer in­ver­sio­nes y ta­len­tos, gi­ra hoy con­tra su bue­na fa­ma his­tó­ri­ca de país dis­ci­pli­na­do, que for­ta­le­ció ins­ti­tu­cio­nes cla­ve para su desa­rro­llo -es­ta­do de de­re­cho, pro­pie­dad pri­va­da, mer­ca­dos, én­fa­sis en edu­ca­ción, etc. – y avan­zó a pa­so ace­le­ra­do por cua­tro dé­ca­das. Pe­ro des­de que ese mar­co ins­ti­tu­cio­nal fue pues­to en ries­go, ba­jo la Nue­va Ma­yo­ría, no se ha di­si­pa­do el te­mor de un even­tual re­tro­ce­so al es­ta­tis­mo y a la in­dis­ci­pli­na fis­cal.

La reac­ción de los chi­le­nos an­te la Nue­va Ma­yo­ría fue apo­yar en for­ma con­tun­den­te la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Chi­le Va­mos. Pe­ro, tras la fuer­te pré­di­ca es­ta­tis­ta e igua­li­ta­ris­ta, y en un con­tex­to de ma­yor dis­per­sión po­lí­ti­ca tras el aban­dono del sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal, las fuer­zas en la coa­li­ción triun­fan­te no lo­gra­ron ma­yo­rías par­la­men­ta­rias. Au­men­tos de im­pues­tos, re­for­mas es­ta­tis­tas en edu­ca­ción y con­ce­sio­nes a gru­pos de in­te­rés en ma­te­ria la­bo­ral -que pu­sie­ron en du­da que Chi­le si­guie­se en­ca­mi­na­do a ser un país desa­rro­lla­do- aún son apo­ya­dos por una opo­si­ción li­de­ra­da por la iz­quier­da. Sub­sis­te en­ton­ces el te­mor ciu­da­dano y em­pre­sa­rial a que la com­po­si­ción de fuer­zas po­lí­ti­cas pu­die­se, even­tual­men­te, vol­ver a mo­ver el país ha­cia la “so­cie­dad de de­re­chos” y el des­gua­ce de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad li­bre.

Así, cons­ta­ta­mos que Chi­le, uno de los paí­ses con me­nos deu­da pú­bli­ca en el mundo, ha vis­to de­te­rio­ra­da su cla­si­fi­ca­ción de ries­go co­mo deu­dor so­be­rano de­bi­do a las du­das so­bre su ca­pa­ci­dad de se­guir ges­tio­nán­do­se en for­ma con­sis­ten­te. Y que, a pe­sar del re­pun­te no­to­rio de la eco­no­mía, tras va­rios me­ses del nue­vo go­bierno, per­sis­ten ac­ti­tu­des du­bi­ta­ti­vas en el sec­tor em­pre­sa­rial, que pa­re­ce es­pe­rar ma­yo­res cer­te­zas.

El gran avan­ce para res­ta­ble­cer la con­fian­za en Chi­le se­rá la con­for­ma­ción de ma­yo­rías cla­ras en fa­vor de la so­cie­dad y eco­no­mía li­bres. Es in­du­da­ble el es­fuer­zo del go­bierno por in­vo­lu­crar más sec­to­res de cen­tro, y res­ta­ble­cer la con­fian­za en que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para el desa­rro­llo tie­ne ba­ses só­li­das en nues­tro país, has­ta aho­ra con po­cos re­sul­ta­dos. Que tal desa­rro­llo po­lí­ti­co co­mien­ce a ocu­rrir, que se va­yan aco­tan­do las fuer­zas que nie­gan las reali­da­des y co­no­ci­mien­tos que ex­pli­can lo que ha pro­gre­sa­do el país, y que es­to sea cla­ra­men­te per­ci­bi­do por Chi­le, per­mi­te as­pi­rar a re­cu­pe­rar un fu­tu­ro aus­pi­cio­so que ha es­ta­do en ries­go. No se re­quie­re una ma­yo­ría con ab­so­lu­ta coin­ci­den­cia de pa­re­ce­res; pe­ro sí con acuer­dos só­li­dos en torno al mar­co ins­ti­tu­cio­nal bá­si­co que da via­bi­li­dad a una so­cie­dad mo­der­na y exi­to­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.