“El go­bierno se en­re­dó con el men­sa­je eco­nó­mi­co”

Ha­rald Be­yer Rec­tor Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Se­bas­tián Mi­nay

Ex­mi­nis­tro ana­li­za el arran­que de la ad­mi­nis­tra­ción pi­ñe­ris­ta y los re­sul­ta­dos de la CEP. So­bre la re­su­rrec­ción de La­vín opi­na que “la gen­te es­tá dis­pues­ta a dar­le una nue­va opor­tu­ni­dad”.

Di­ce que la úl­ti­ma vez que ha­bló con el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue el año pa­sa­do, cuan­do lo lla­mó para ver si le in­tere­sa­ba tra­ba­jar en su equi­po de cam­pa­ña. Le di­jo que co­mo rec­tor de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez no era ra­zo­na­ble. “Creo que tu­ve bue­nas mi­gas con el Pre­si­den­te. No lo co­no­cía mu­cho; mien­tras con­vi­vi­mos -él co­mo Pre­si­den­te, yo co­mo ministro-, tu­vi­mos una bue­na re­la­ción. Pe­ro no he­mos man­te­ni­do ma­yor con­tac­to des­pués de eso”, ex­pli­ca Ha­rald Be­yer Bur­gos (53) en su ofi­ci­na en las al­tu­ras de Pe­ña­lo­lén.

El fin de año aca­dé­mi­co, pla­ga­do de gra­dua­cio­nes y ce­re­mo­nias, re­cién le de­ja re­ci­bir a al fi­nal de la tar­de, en un des­pa­cho cer­ca­do por li­bros de eco­no­mía, po­lí­ti­ca, y una por­ción po­bla­da por an­ti­guos lo­mos con tí­tu­los en ale­mán. Le­jos de esos días co­mo ministro de Edu­ca­ción del pri­mer go­bierno pi­ñe­ris­ta, don­de fue des­ti­tui­do por una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal.

No le han ofre­ci­do na­da des­pués de que en abril ven­cie­ra la prohi­bi­ción de cin­co años para ocu­par car­gos pú­bli­cos. “Es­toy con­ten­to co­mo rec­tor, así que es­pe­ro no to­mar nin­guno en el fu­tu­ro cer­cano”, di­ce.

De vuel­ta en el pre­sen­te, ob­ser­va que “más allá de los vai­ve­nes de las en­cues­tas, el go­bierno ha te­ni­do un buen año. Ha des­ple­ga­do una agen­da, no tie­ne una opo­si­ción muy bien or­ga­ni­za­da”. Ahí re­cuer­da que “uno de los gran­des im­pre­vis­tos que le ha pa­sa­do la cuen­ta es el nom­bra­mien­to de Mauricio Ro­jas co­mo ministro de las Cul­tu­ras. No se ges­tio­nó bien ese pro­ce­so”, se­ña­la. Y que “el otro gran pro­ble­ma ha si­do la tra­ge­dia que sig­ni­fi­ca la muer­te de Camilo Ca­tri­llan­ca”. “Pe­ro el go­bierno ha reac­cio­na­do me­jor res­pec­to a có­mo lo hi­zo en el Ca­so Ro­jas”, di­ce.

La Ter­ce­ra PM

¿Cuán­to daño le in­fi­rió el ca­so Ro­jas al go­bierno?

Fue ne­ga­ti­vo. No era la per­so­na apro­pia­da por­que no te­nía la­zos con el mundo de la cultura; es­ta­ba tra­ba­jan­do en el Se­gun­do Pi­so y te­nía una mi­ra­da más po­lí­ti­ca de los asun­tos pú­bli­cos y no una apro­xi­ma­ción cul­tu­ral. A los mi­nis­tros no hay que im­pro­vi­sar­los; hay que bus­car gen­te con ex­pe­rien­cia y ca­pa­ci­dad. El nom­bra­mien­to de Mauricio Ro­jas fue una im­pro­vi­sa­ción. Na­die se acor­da­ba de lo que ha­bía es­cri­to y di­cho res­pec­to al Mu­seo de la Me­mo­ria, y un go­bierno de­be­ría te­ner un ma­yor re­gis­tro de lo que han di­cho los po­ten­cia­les mi­nis­tros. A na­die se le po­dría ha­ber ocu­rri­do que iba a ser un buen ministro de las Cul­tu­ras.

Y la cri­sis po­lí­ti­ca por el cri­men de Ca­tri­llan­ca, ¿se pu­do ha­ber evi­ta­do?

No veo an­te­ce­den­tes en el ca­so por muy la­men­ta­bles que sean- que per­mi­tan pen­sar de que es­to va a te­ner más re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas. La tra­ge­dia mis­ma ha­bla de pro­ce­di­mien­tos de Ca­ra­bi­ne­ros tre­men­da­men­te inade­cua­dos, in­ca­pa­ci­dad de pre­pa­ra­ción del per­so­nal, una fal­ta de aten­ción del mundo ci­vil a es­tos pro­ce­sos. Los go­bier­nos de dis­tin­to signo no han si­do ca­pa­ces de po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to.

¿No es un con­tra­sen­ti­do que le pa­se es­to a un go­bierno que ha he­cho ca­si un es­tan­dar­te de la se­gu­ri­dad y a las ins­ti­tu­cio­nes uni­for­ma­das, y que aho­ra no pue­da con­fiar en ellas?

Efec­ti­va­men­te. Pe­ro el pro­ble­ma es más es­truc­tu­ral, una dis­cu­sión que la cen­tro­de­re­cha no ha te­ni­do de ver­dad: ¿Cuál es la for­ma co­rrec­ta de pre­ve­nir la de­lin­cuen­cia? Con es­ta es­truc­tu­ra de Ca­ra­bi­ne­ros es im­po­si­ble, y sin un én­fa­sis fuer­te en prevención es im­po­si­ble.

Y sin po­der con­fiar en Ca­ra­bi­ne­ros, tam­po­co.

La for­ma co­mo es­tá or­ga­ni­za­do ge­ne­ra des­con­fian­za. Las ins­ti­tu­cio­nes ge­ne­ran con­fian­za cuan­do hay un buen desem­pe­ño, cuan­do hay una ca­pa­ci­dad de con­trol so­bre ellas; acá el desem­pe­ño de la policía no es lo su­fi­cien­te­men­te bueno y tam­po­co hay la su­fi­cien­te trans­pa­ren­cia so­bre el con­trol ci­vil so­bre ella. En­ton­ces, hay una ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­co efec­ti­va y por lo tan­to las des­con­fian­zas son ha­bi­tua­les.

¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca tie­ne el go­bierno, que pu­so al ge­ne­ral Her­mes So­to al man­do de Ca­ra­bi­ne­ros des­pués de pur­gar al an­te­rior en su pri­mer día?

Cla­ro, pe­ro era in­sos­te­ni­ble man­te­ner al an­ti­guo al­to man­do. En el ca­so Huracán las res­pon­sa­bi­li­da­des lle­ga­ban bien arri­ba. Aquí no lo te­ne­mos tan cla­ro. Aho­ra, si lle­ga­ran más arri­ba, se tie­ne que ir, por mu­cho que sea di­fí­cil pen­sar en un cam­bio.

¿Qué tan cos­to­so le es­tá re­sul­tan-

do es­ta cri­sis al go­bierno?

Pa­gó un cos­to. La pre­gun­ta es si va a ser du­ra­de­ro y eso de­pen­de­rá de có­mo lo ges­tio­ne: que se de­fi­nan res­pon­sa­bi­li­da­des, que ha­ya tran­qui­li­dad, que la jus­ti­cia ope­re sin in­ter­fe­ren­cias. En la me­di­da que eso se lo­gre, el go­bierno tie­ne libertad para vol­ver a le­van­tar su agen­da; si no lo­gra tras­mi­tir con­fian­za ni de­mos­trar que hay un pro­ce­di­mien­to que cum­ple con los pro­ce­sos ju­di­cia­les, que no se es­tá in­ter­vi­nien­do, cla­ro, va a te­ner pro­ble­ma. Pe­ro me da la im­pre­sión de que quie­re que es­to flu­ya, que se ha­ga jus­ti­cia.

¿Tie­ne fu­tu­ro el Plan Araucanía?

Es im­po­si­ble que es­ta tra­ge­dia no im­pac­te la lí­nea de flo­ta­ción de un pro­yec­to y la pre­gun­ta es si hay es­pa­cio para re­cons­truir­lo. Sí lo hay en la me­di­da que ha­ya jus­ti­cia y res­pon­sa­bi­li­da­des bien es­ta­ble­ci­das, eso de­vuel­ve un po­qui­to de la po­si­bi­li­dad de con­fian­za. Si no ocu­rre eso, creo que se hun­dió el plan.

¿Reac­cio­na dis­tin­to el go­bierno an­te las cri­sis en com­pa­ra­ción a su pri­mer cua­trie­nio?

Más rá­pi­do y con más trans­pa­ren­cia. No son com­pa­ra­bles, pe­ro -por ejem­plo- la reac­ción fren­te al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til fue len­ta. En el ca­so Ca­tri­llan­ca in­me­dia­ta­men­te hi­zo cam­bios. Es un go­bierno mu­cho más po­lí­ti­co que el pri­me­ro, se apren­dió una lec­ción.

¿Y el ma­ne­jo po­lí­ti­co de las ex­pec­ta­ti­vas? Se ha cues­tio­na­do eso, es­pe­cial­men­te en la eco­no­mía.

El go­bierno se en­re­dó con el men­sa­je eco­nó­mi­co. Las ci­fras de des­em­pleo no eran tan bue­nas y no su­po bien co­mo en­fren­tar­lo. Pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha ido des­pe­jan­do y es­tá le­van­tan­do la idea de que la in­ver­sión es­tá cre­cien­do muy bien. Hu­bo al­gu­nos tras­ta­bi­llo­nes, de­cla­ra­cio­nes de mi­nis­tros, en al­gún mo­men­to fla­queó la ges­tión, la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­co eco­nó­mi­ca. De ca­pi­tán a pa­je.

Ha­ce po­co hu­bo se­ña­les equí­vo­cas, cuan­do se in­si­nuó mo­di­fi­car la in­dem­ni­za­ción por años de ser­vi­cio en des­pi­dos co­mo par­te de la re­for­ma la­bo­ral. El ministro del Tra­ba­jo tu­vo que acla­rar­lo.

Uno no pue­de es­tar anun­cian­do co­sas y des­pués re­tro­ce­dien­do. Son erro­res no for­za­dos. Uno tie­ne que ha­cer lo que cree po­lí­ti­ca­men­te po­si­ble; de re­pen­te hay un ex­ce­so de en­tu­sias­mo por co­par o re­cu­pe­rar la agen­da, y su­ce­den es­tos tras­piés. El go­bierno ha he­cho un es­fuer­zo cons­cien­te por no crear fal­sas ex­pec­ta­ti­vas, y en es­te ca­so el pro­ble­ma ha si­do co­mu­ni­car bien lo que es­tá pa­san­do.

In­clu­so se cues­tio­nó el es­lo­gan de cam­pa­ña “Tiem­pos Me­jo­res”.

No soy ex­per­to en mar­ke­ting, pe­ro no me pa­re­ce que ha­ya si­do un error. Co­rres­pon­día al cli­ma de opi­nión de ese mo­men­to, y si uno mi­ra las ci­fras eco­nó­mi­cas, los tiem­pos son efec­ti­va­men­te un po­co me­jo­res de lo que ha­bía an­tes. Da­do eso, es bien sor­pren­den­te que el go­bierno no ha­ya si­do ca­paz de ad­mi­nis­trar bien el fe­nó­meno. Aho­ra, las ci­fras de in­ver­sión son bien sig­ni­fi­ca­ti­vas y de­be­rían re­fle­jar­se el pró­xi­mo año en ma­yo­res ni­ve­les de em­pleo.

¿Có­mo in­ci­de en la con­duc­ción del go­bierno la pre­sión del ala más du­ra de la de­re­cha? Al­gu­nos par­la­men­ta­rios han cues­tio­na­do me­di­das co­mo la re­nun­cia del in­ten­den­te Luis Ma­yol o las crí­ti­cas a Ca­ra­bi­ne­ros por con­si­de­rar­las “en­tre­guis­tas”.

El go­bierno tie­ne una vi­sión que no se va a de­jar in­fluen­ciar mu­cho por es­tas vo­ces, es­tá en jue­go su pres­ti­gio. Hay áreas que po­lí­ti­ca­men­te uno pue­de ce­der en aras de re­co­ger a sec­to­res más du­ros, pe­ro hay otras en las que uno se la tie­ne que ju­gar por su plan ori­gi­nal, si no se pue­de des­es­ta­bi­li­zar el go­bierno.

¿En qué ca­sos pue­de ce­der?

En ma­te­ria mi­gra­to­ria ce­dió a pre­sio­nes más du­ras, y po­lí­ti­ca­men­te le rin­dió.

Ha­ce un año di­jo que la cam­pa­ña de Se­bas­tián Pi­ñe­ra era “muy con­ser­va­do­ra” y que le fal­ta­ban “pro­pues­tas más au­da­ces”. ¿Ha si­do así?

Par­cial­men­te. Es­te año el go­bierno abra­zó as­tu­ta­men­te la ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro e hi­zo un ges­to al mundo más li­be­ral. Es­te, por así de­cir­lo, “flo­reo” que le es­tá ha­cien­do al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio es un error. De­be­ría abrir­se al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Le re­di­tua­ría, so­bre to­do con una opo­si­ción tan dé­bil.

¿Aun­que la de­re­cha du­ra se le va­ya a la yu­gu­lar?

Qué se le va ir... Lo veo ga­na­dor, más allá de que pro­duz­ca rui­do en

DE­BA­TE POR SE­GU­RI­DAD

“El pro­ble­ma es más es­truc­tu­ral, una dis­cu­sión que la cen­tro­de­re­cha no ha te­ni­do de ver­dad: ¿Cuál es la for­ma co­rrec­ta de pre­ve­nir la de­lin­cuen­cia?”

CA­SO CA­TRI­LLAN­CA

“(El go­bierno) pa­gó un cos­to. La pre­gun­ta es si va a ser du­ra­de­ro y eso de­pen­de­rá de có­mo lo ges­tio­ne”.

PLAN ARAUCANÍA

“Es im­po­si­ble que es­ta tra­ge­dia no im­pac­te la lí­nea de flo­ta­ción de un pro­yec­to y la pre­gun­ta es si hay es­pa­cio para re­cons­truir­lo”.

la de­re­cha más con­ser­va­do­ra, so­bre to­do si la Igle­sia es­tá muy de­bi­li­ta­da. Lo que tie­ne que ga­nar es mu­cho más de lo que tie­ne que per­der.

En el epi­so­dio de la ob­je­ción de con­cien­cia y el abor­to, la se­ñal fue ha­cia el la­do con­ser­va­dor.

Es una dis­cu­sión mu­cho más pro­fun­da que el go­bierno tam­po­co ha abor­da­do y que tie­ne que ver con el ca­rác­ter de una so­cie­dad plu­ra­lis­ta. To­dos los gru­pos que la com­po­nen tie­nen que en­con­trar al­go pro­pio, sin obs­tácu­los ni ba­rre­ras. Pe­se a mi mi­ra­da más li­be­ral, la po­si­ción co­rrec­ta es de­cir que es­tas ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil pue­dan cum­plir su pa­pel sin re­nun­ciar a sus po­si­cio­nes. La po­si­ción -por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das- que han to­ma­do cier­tos par­la­men­ta­rios de Chi­le Va­mos cu­rio­sa­men­te me pa­re­ce co­rrec­ta; es la úni­ca for­ma de ha­cer sos­te­ni­ble el plu­ra­lis­mo que hay en la so­cie­dad. La gen­te no se tie­ne que sen­tir arrin­co­na­da, tie­ne que po­der vi­vir su vi­da. Por eso tam­bién soy par­ti­da­rio de avan­zar en li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les.

¿Le preo­cu­pa que la de­re­cha ex­tre­ma ga­ne te­rreno en Chi­le?

Esa de­re­cha tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de que crez­ca de­ma­sia­do. Te­ne­mos una de­re­cha ro­bus­ta en ideas, de po­si­cio­nes de pro­gra­ma, aun­que tie­ne ten­sio­nes co­mo to­da coa­li­ción po­lí­ti­ca.

Ha­ce un año di­jo de Jo­sé An­to­nio Kast: “Creo que para las pos­tu­ras de él no hay mu­cho es­pa­cio”. Po­co des­pués sa­có me­dio mi­llón de vo­tos y se man­tie­ne ac­ti­ví­si­mo has­ta hoy.

Es­tá bien. Pe­ro con 13 millones de vo­tan­tes y con 8 que vo­tan re­gu­lar­men­te, sa­có un 8%. Eso no sig­ni­fi­ca que ten­ga ca­pa­ci­dad de pro­yec­ción po­lí­ti­ca. Con un 8% ¿qué mar­ca? In­flu­ye en el de­ba­te, es una bue­na vo­ta­ción, pe­ro no de­fi­ni­ti­va, y ha­brá que ver có­mo evo­lu­cio­na. El vo­tan­te chi­leno es ex­tra­or­di­na­ria­men­te mo­de­ra­do.

Hay es­tí­mu­los afue­ra, más allá de Bol­so­na­ro. The Guar­dian ti­tu­ló es­ta semana “La ex­tre­ma de­re­cha ga­na más es­ca­ños en la re­gión es­pa­ño­la, por pri­me­ra vez des­de Fran­co”.

Uno no pue­de ex­tra­po­lar a par­tir de ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les, y se nos ol­vi­da que tu­vi­mos una dic­ta­du­ra que era bas­tan­te a la de­re­cha. Eso, ¿có­mo in­flu­ye en el vo­tan­te? ¿Que­rrá vi­vir una ex­pe­rien­cia de de­re­cha fuer­te otra vez?

Al me­nos es­tá in­ci­dien­do en la elec­ción in­ter­na de la UDI, don­de va­rios di­ri­gen­tes y par­la­men­ta­rios coin­ci­den o sim­pa­ti­zan con él.

Kast no lle­vó lis­ta par­la­men­ta­ria. La UDI se de­bi­li­tó, ga­nó RN. Si hu­bie­se co­rri­do con lis­ta par­la­men­ta­ria y le hu­bie­se ga­na­do a la UDI o le hu­bie­se res­ta­do vo­ta­ción, es­ta­ría­mos en un es­ce­na­rio po­si­ble.

¿Y si Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he ga­na la in­ter­na hol­ga­da­men­te?

No, no creo que sea su­fi­cien­te. ¿Y si ga­na Ja­vier Ma­ca­ya? No sé cuá­les son las pro­ba­bi­li­da­des, pe­ro no es evi­den­te. No creo que la ex­tre­ma de­re­cha se es­té for­ta­le­cien­do en Chi­le. Su­pon­go que Jo­sé An­to­nio Kast va a que­rer co­rrer con lis­ta par­la­men­ta­ria en las pró­xi­mas elec­cio­nes y eso nos va a dar una me­di­da más con­fia­ble de to­das es­tas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre qué es­pa­cios hay para

esa al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca.

La re­su­rrec­ción de La­vín

La­vín li­de­ra la CEP con 48% de apo­yo y so­lo 20% de re­cha­zo. ¿Por qué pa­re­ce es­tar re­su­ci­tan­do de nue­vo?

Las eva­lua­cio­nes son más mez­qui­nas que an­tes, cuan­do bor­dea­ban los 60%. Eso ge­ne­ra des­leal­ta­des; la po­bla­ción es muy des­leal y cam­bia li­de­raz­gos. Cuan­do fue ministro de Edua­ción ca­yó fuer­te­men­te, y es­to re­ve­la que la gen­te es­tá dis­pues­ta a dar­le una nue­va opor­tu­ni­dad. Es el po­lí­ti­co me­nos re­cha­za­do.

¿Es­tá dis­pues­ta a dár­se­la?

Es­tá dis­pues­ta a dár­se­la, pe­ro tam­po­co hay que ade­lan­tar­se de­ma­sia­do. Re­cor­de­mos el ca­so de Lau­ren­ce Gol­bor­ne, que subió pri­me­ro y lue­go no pu­do con­cre­tar.

La lu­cha por la su­ce­sión de Pi­ñe­ra, ¿se­rá es­ta vez me­nos ac­ci­den­ta­da? La otra vez par­tió con un del­fín, Ro­dri­go Hinz­pe­ter, y erró en esa elec­ción.

No, creo que el Pre­si­den­te no va a in­ter­ve­nir, apren­dió la lec­ción. Fue cos­to­so para él. Pri­me­ro de­jó que Hinz­pe­ter pu­die­se le­van­tar­se y eso él po­dría ha­ber­lo pa­ra­do fá­cil­men­te. Lo hi­zo muy tar­de. Des­pués ju­gó con las can­di­da­tu­ras, de­ci­dió que la Evelyn era la me­jor cuan­do se ca­yó Longueira. In­ter­vino por omi­sión. No es bueno que los pre­si­den­tes in­ter­ven­gan en es­te ti­po de co­sas.

Es­ta vez el que pa­re­cía con op­cio­nes de ser un­gi­do, an­tes del ca­so Ca­tri­llan­ca, era Al­fre­do Mo­reno.

La lec­ción que se apren­dió es que los can­di­da­tos se tie­nen que le­van­tar so­los y que tam­po­co con­vie­ne apos­tar. La ex­pe­rien­cia de Gol­bor­ne de­mos­tró que un can­di­da­to no se in­ven­ta: tie­nen que com­pe­tir, pro­bar­se, desafiar­se y en eso un pre­si­den­te no ayu­da de­ma­sia­do.

¿Es muy des­ca­be­lla­do pen­sar en que sea can­di­da­ta Ce­ci­lia Mo­rel?

Es bien des­ca­be­lla­do, no creo que es­té en su in­te­rés. Por su ca­rác­ter no creo que es­té dis­po­ni­ble para eso.

A us­ted, ¿qué le pa­re­ce­ría?

No me pa­re­ce­ría bueno para el país. Pe­ro tam­bién en­tien­do que la po­bla­ción aquí tie­ne sus opi­nio­nes y quie­re ser es­cu­cha­da.

¿Por qué no se­ría bueno?

Siem­pre los go­bier­nos son acu­sa­dos de in­ter­ven­cio­nis­mo. El Es­ta­do chi­leno to­da­vía tie­ne una dis­cre­cio­na­li­dad y es di­fí­cil pen­sar que esas acu­sa­cio­nes no sean es­pe­cial­men­te fuer­tes en ese es­ce­na­rio.

“TIEM­POS ME­JO­RES”

“No soy ex­per­to en mar­ke­ting, pe­ro no me pa­re­ce que ha­ya si­do un error. Co­rres­pon­día al cli­ma de opi­nión de ese mo­men­to”.

AGEN­DA VA­LÓ­RI­CA

“(Pi­ñe­ra) de­be­ría abrir­se al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Le re­di­tua­ría, so­bre to­do con una opo­si­ción tan dé­bil”.

LA SU­CE­SIÓN DE PI­ÑE­RA

“No, creo que el Pre­si­den­te no va a in­ter­ve­nir, apren­dió la lec­ción. Fue cos­to­so para él (en su pri­mer go­bierno)”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.