Des­po­li­ti­za­ción cons­tan­te y si­len­cio­sa

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Por Glo­ria de la Fuen­te Pre­si­den­ta de Chi­le 21.

Na­da se ha mo­vi­do de­ma­sia­do con la tan es­pe­ra­da en­cues­ta CEP. Los te­mas más re­le­van­tes si­guen sien­do los mis­mos. Se man­tie­nen se­gu­ri­dad, pensiones y sa­lud (no apa­re­ce mi­gra­ción en la lis­ta, aun­que es un te­ma que ha co­bra­do fuer­za el úl­ti­mo año) co­mo las ma­te­rias a las que los go­bier­nos de­bie­ran de­di­car ma­yor in­te­rés. Tam­po­co se ha mo­di­fi­ca­do sus­tan­ti­va­men­te la per­cep­ción res­pec­to de la si­tua­ción per­so­nal ni fu­tu­ra, y pa­re­cie­ra no ha­ber una di­fe­ren­cia dra­má­ti­ca en la des­apro­ba­ción del go­bierno si se lo com­pa­ra con el pri­mer año de sus pre­ce­den­tes, aun­que la en­cues­ta no al­can­zó a me­dir el efec­to en la per­cep­ción so­bre las ac­cio­nes del go­bierno, a pro­pó­si­to de lo que ha ido su­ce­dien­do con la cri­sis en Ca­ra­bi­ne­ros por la muer­te del co­mu­ne­ro Camilo Ca­tri­llan­ca y el con­flic­to en La Araucanía, y la cri­sis en el Ejér­ci­to a pro­pó­si­to de los di­chos de su co­man­dan­te en je­fe. Han si­do se­ma­nas de un cues­tio­na­mien­to im­por­tan­te a va­rias ins­ti­tu­cio­nes, que so­lo el fu­tu­ro di­rá si su al­can­ce es li­mi­ta­do.

Es­ta en­cues­ta cons­ta­ta tam­bién lo que ya otros es­tu­dios han di­cho an­tes: que, en ge­ne­ral, las per­so­nas es­tán sa­tis­fe­chas con su vi­da, y en te­mas va­ló­ri­cos tien­den a apo­yar el abor­to y la eu­ta­na­sia en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, aun­que res­pec­to del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio las opi­nio­nes es­tán aún di­vi­di­das. La ver­dad, na­da nue­vo ba­jo el sol.

Tam­po­co sor­pren­de que al­gu­nas fi­gu­ras po­lí­ti­cas en­cuen­tren ni­ve­les im­por­tan­tes de va­lo­ra­ción po­si­ti­va, aun­que si mi­ra­mos las en­cues­tas pa­sa­das, res­pec­to de es­ta mis­ma pre­gun­ta, la ver­dad es que no hay nin­gún re­sul­ta­do es­pe­cial­men­te des­co­llan­te. Por cier­to, es­ta es una pre­gun­ta que en el pa­sa­do ha ser­vi­do para dar el pun­ta­pié ini­cial a aven­tu­ras elec­to­ra­les, pe­ro a tres años de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les, cual­quier cálcu­lo an­ti­ci­pa­do pue­de ser muy aven­tu­ra­do. Lla­ma la aten­ción, no obs­tan­te, que fi­gu­ras que po­drían es­tar abier­ta­men­te en ca­rre­ra (más allá de su mé­ri­to, por in­te­rés per­so­nal ma­ni­fies­to o por las ca­rac­te­rís­ti­cas de su li­de­raz­go) no ha­yan si­do con­si­de­ra­das, por­que se tra­ta de una lis­ta ce­rra­da de per­so­na­jes pú­bli­cos. Se no­tó la au­sen­cia de Jor­ge Sharp, al­cal­de de Val­pa­raí­so; Cathy Ba­rri­ga, al­cal­de­sa de Mai­pú y el Ministro de Desa­rro­llo So­cial, Al­fre­do Mo­reno.

No obs­tan­te, más allá de to­dos es­tos da­tos que no plan­tean ma­yor sor­pre­sa, hay una cues­tión in­tere­san­te a la que va­le la pe­na po­ner aten­ción. Se tra­ta de una des­po­li­ti­za­ción sos­te­ni­da y re­le­van­te, que se ex­pre­sa en las pre­gun­tas por la iden­ti­fi­ca­ción par­ti­da­ria y la ubi­ca­ción en el es­pec­tro po­lí­ti­co.

En el pri­mer ca­so, la iden­ti­fi­ca­ción po­lí­ti­ca, me­di­da por la iden­ti­fi­ca­ción con los par­ti­dos, ha caí­do 30 pun­tos des­de 2006 (de 53 a 23%). Si bien es cier­to que los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han trans­for­ma­do —en mu­chas de­mo­cra­cias del mundo— en or­ga­ni­za­cio­nes que go­zan de ba­jos ni­ve­les de con­fian­za y res­pal­do, tam­bién es cier­to que en Chi­le ha emer­gi­do en los úl­ti­mos años una se­rie de mo­vi­mien­tos so­cia­les que se han ins­ti­tu­cio­na­li­za­do y con­ver­ti­do en par­ti­dos po­lí­ti­cos, lo­gran­do ade­más al­can­zar es­ca­ños en la úl­ti­ma elec­ción par­la­men­ta­ria con la úl­ti­ma re­for­ma elec­to­ral. Mis­ma si­tua­ción es po­si­ble ob­ser­var en la ba­ja sos­te­ni­da en la au­to­iden­ti­fi­ca­ción en el es­pec­tro po­lí­ti­co de iz­quier­da a de­re­cha: la al­ter­na­ti­va “no se iden­ti­fi­ca” cre­ce de 44% a 63% en el mis­mo pe­rio­do.

¿Qué con­clu­sión po­de­mos sa­car de es­to? Una cues­tión re­le­van­te y sig­ni­fi­ca­ti­va para el fu­tu­ro: si la po­lí­ti­ca se va­cía de con­te­ni­do o apa­re­ce le­ja­na res­pec­to de la cons­truc­ción de lo pú­bli­co, es la de­mo­cra­cia la que se de­bi­li­ta y se abre es­pa­cio para las aven­tu­ras per­so­na­lis­tas, po­pu­lis­tas y para el de­bi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes. Va­le la pe­na que pon­ga­mos los ojos en­ton­ces so­bre es­ta des­po­li­ti­za­ción si­len­cio­sa, por­que de es­to de­pen­de nues­tra ma­ne­ra de vi­vir jun­tos en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.