Ba­lan­ce cul­tu­ral

La Tercera - - OPINIÓN - Al­fre­do Jo­celyn-Holt

No ha si­do un buen año para la cultura; cues­ta bo­rrar de la men­te al Mu­seo Nacional de Bra­sil en lla­mas. No sue­le ocu­rrir que un edi­fi­cio de 200 años, con 20 millones de pie­zas (co­lec­cio­nes de fó­si­les, un ex­tra­or­di­na­rio me­teo­ri­to, mo­mias, mues­tras ar­queo­ló­gi­cas ame­ri­ca­nas, grie­gas y ro­ma­nas), se cal­ci­ne en un par de ho­ras an­te nues­tros ojos.

Tam­po­co es que la tan so­co­rri­da mo­no­te­má­ti­ca ha­ya ayu­da­do mu­cho. Ho­jee re­vis­tas de con­te­ni­do cul­tu­ral en inglés y ve­rá que Trump y Bre­xit si­guen mo­no­po­li­zan­do la aten­ción, aun­que ex­pli­can­do me­nos que lo que ra­bian. Por cultura, ade­más, no se es­tá en­ten­dien­do lo que con­ven­cio­nal­men­te se con­ce­bía por desa­rro­llo ar­tís­ti­co, ilus­tra­ción, his­to­ria o asom­bro an­te el mundo y cos­mos, que des­de muy an­ti­guo vie­ne sir­vien­do para re­fle­xio­nar. Fon­dos e ins­ti­tu­cio­nes no han fal­ta­do. En Chi­le, des­de es­te año, te­ne­mos un Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras -así es, en plu­ral- y, a la fe­cha, va­mos en cua­tro mi­nis­tros, es de­cir, in­dis­cu­ti­ble­men­te plu­ral, pe­ro alar­man­te. A pro­pó­si­to, aún no se nom­bran di­rec­to­res en el Mu­seo His­tó­ri­co Nacional y Be­llas Ar­tes.

El 2018 cul­tu­ral ha si­do de­pri­men­te. A juz­gar por có­mo se cu­brió la no­ti­cia, la muer­te de Ni­ca­nor Pa­rra co­bró vi­da, más por su icó­ni­ca per­so­na­li­dad y pe­leas en­tre sus he­re­de­ros que por su obra. Si des­con­ta­mos al­gu­nas ex­cep­cio­na­les ini­cia­ti­vas, en mú­si­ca ca­si siem­pre (en que se dis­po­ne de un pú­bli­co exi­gen­te y apo­yo fi­lan­tró­pi­co), ¿qué se ofre­ce? Ex­ten­sión cul­tu­ral con mu­cha ges­tión pu­bli­ci­ta­ria, even­tos oja­lá lo más ma­si­vos po­si­bles y en que se pue­da compu­tar su par­ti­ci­pa­ción (Puer­to de Ideas con “fi­ló­so­fos, ac­ti­vis­tas y crea­do­res”: 27 mil asis­ten­tes; Mu­seos de Me­dia­no­che, mi­les más). Pre­mios tam­bién; ayu­dan a sa­car de apu­ro al pe­rio­dis­mo cul­tu­ral dan­do la im­pre­sión de que al­go se ha­ce aun­que –re­cor­de­mo­ses­te año no hu­bo No­bel de Li­te­ra­tu­ra, y al­gu­nos de nues­tros au­to­res tu­vie­ron que ir a Gua­da­la­ja­ra, lo que sir­vió para ta­par el bo­chorno del año: FILSA, en co­ma.

Y ni ha­ble­mos de lo que su­ce­de con nue­vas pu­bli­ca­cio­nes. En Chi­le, ca­si no hay lu­gar don­de es­cri­bir so­bre li­bros, lo que ha­ce pen­sar que in­de­pen­dien­te­men­te de que se pu­bli­que más, se lee me­nos -crí­ti­ca­men­te, me re­fie­ro-, de­bien­do es­pe­rar a que se las lea en se­rio en el fu­tu­ro, su tras­cen­den­cia por aho­ra en ve­re­mos. Y es­tá lo de ese otro es­ce­na­rio, el uni­ver­si­ta­rio, se­cues­tra­do por el pro­gre­sis­mo, que no ma­ne­ja otros te­mas que de­re­chos hu­ma­nos, in­clu­sión, mu­jer, gé­ne­ro, tran­se­xua­li­dad y vio­len­cia, y ¡ay! de aquel que no re­ce ni co­mul­gue en esas ca­ta­cum­bas. Pe­ro no des­fa­llez­ca­mos, siem­pre es­ta­rá Pa­rís y ha­brá mun­di­llos mi­ni­ma­lis­tas en que se las dan de cul­tos ha­blan­do so­bre gas­tro­no­mía y vi­nos. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.