Gas­to en aniver­sa­rio de la Fach

La Tercera - - OPINIÓN - Gonzalo Cordero

La re­la­ción del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra con las Fuer­zas Ar­ma­das nun­ca se ha vis­to fá­cil. Fue po­lí­ti­ca­men­te con­tra­rio al ge­ne­ral Pi­no­chet, vo­tó No en 1988 y hay cier­ta idea de que no se sien­te có­mo­do, ni en­tre­te­ni­do, en des­fi­les y ce­re­mo­nias. Por eso, no sor­pren­dió el re­pro­che a los gas­tos en el cam­bio de man­do de la Fuer­za Aé­rea y mu­chos han dis­cre­pa­do por la for­ma en que lo hi­zo, pues le su­po­nen cier­to opor­tu­nis­mo “elec­to­ral” o por­que le re­pro­chan no ha­ber plan­tea­do el pun­to de ma­ne­ra pri­va­da.

Aun­que en mi ca­so ten­go la ma­yor afi­ni­dad con las ins­ti­tu­cio­nes de la de­fen­sa (va­lo­ro mu­cho su vo­ca­ción, su dis­ci­pli­na, sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad y va­lo­res), es­toy de acuer­do con el Pre­si­den­te y creo que el epi­so­dio de­bie­ra ser un buen lla­ma­do de aler­ta para un aná­li­sis se­reno por par­te de sus mandos. El gas­to en sí no es el te­ma de fon­do, el he­cho que sea exa­ge­ra­do es sín­to­ma de un pro­ble­ma más sus­tan­cial, que se aso­ma de dis­tin­tas for­mas, es­to es, que pa­re­ce ha­ber la per­cep­ción de que las ins­ti­tu­cio­nes son, en cier­ta for­ma, de sus in­te­gran­tes, y que su vo­ca­ción per­so­nal se iden­ti­fi­ca con el rol que les co­rres­pon­de.

En­tre­vis­ta­do el ge­ne­ral Or­te­ga, ex co­man­dan­te en je­fe de la Fach, se­ña­ló que si al Pre­si­den­te le mo­les­ta­ba es­te des­plie­gue bas­ta­ba que lo hu­bie­ra di­cho y “ha­bría­mos ocu­pa­do las ho­ras de vue­lo igual, pe­ro en otra co­sa”, para lue­go afir­mar que es­tos des­plie­gues tie­nen un sen­ti­do di­sua­si­vo y que bas­ta te­ner “dos de­dos de fren­te para dar­se cuen­ta”. Es­te es el ti­po de de­cla­ra­ción que me ha­ce pen­sar que el Pre­si­den­te acier­ta con su lla­ma­do de aten­ción y que el gas­to es só­lo un sín­to­ma de un pro­ble­ma in­ci­pien­te.

Las FF.AA., co­mo otros or­ga­nis­mos pro­fe­sio­na­les del Es­ta­do, exis­ten para cum­plir una fun­ción téc­ni­ca, pe­ro sus me­dios, la opor­tu­ni­dad en que se usan, así co­mo las fi­na­li­da­des que se per­si­guen con ellos, co­rres­pon­den a de­fi­ni­cio­nes po­lí­ti­cas que se adop­tan den­tro del mar­co y las com­pe­ten­cias pro­pias del es­ta­do de de­re­cho. No es ra­zo­na­ble que un ex co­man­dan­te en je­fe de una ins­ti­tu­ción de la De­fen­sa, con to­do el res­pe­to que me me­re­ce, ha­ble co­mo co­pro­pie­ta­rio de sus re­cur­sos. Por otra par­te, la di­sua­sión mi­li­tar se usa en la for­ma y opor­tu­ni­dad que el je­fe de Es­ta­do de­fi­ne, no las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes.

De­trás de es­te epi­so­dio se in­tu­ye el ries­go de que se pue­da es­tar in­cu­ban­do cier­to cul­to a la per­so­na­li­dad res­pec­to de sus pro­pios mandos y na­da es­tá más ale­ja­do de ins­ti­tu­cio­nes pro­fe­sio­na­les, en una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal, que una ló­gi­ca de es­te ti­po. El res­pe­to a las FF.AA., a sus mandos, a su doc­tri­na, es esen­cial, pe­ro de­pen­de de que se en­mar­que en esa dig­na so­brie­dad del sol­da­do pro­fe­sio­nal que se rea­li­za en el sa­cri­fi­cio y no en el oro­pel de los car­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.