OB­JE­CIÓN DE CON­CIEN­CIA INS­TI­TU­CIO­NAL

La Tercera - - CARTAS -

SEÑOR DI­REC­TOR

El jue­ves 6 de di­ciem­bre, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) de­cla­ró que no se ajus­ta a de­re­cho el re­gla­men­to que prohi­bía ob­je­tar ins­ti­tu­cio­nal­men­te la rea­li­za­ción de abor­tos a aque­llas clí­ni­cas que con­tra­je­ran con­ve­nios con el Es­ta­do.

El TC res­ta­ble­ció la vi­gen­cia de al­gu­nos de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo la libertad de aso­cia­ción y la libertad de con­cien­cia. Y lo ha­ce en uno de los me­jo­res es­ce­na­rios po­si­bles: con una con­tun­den­te ma­yo­ría de 8 a 2, lo que se tra­du­ce en un apo­yo trans­ver­sal y no me­ra­men­te po­lí­ti­co, que va­lo­ra la in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía que tie­nen los cuer­pos in­ter­me­dios en el cum­pli­mien­to de sus pro­pios fi­nes es­pe­cí­fi­cos.

Es­te ac­to, ade­más, re­sal­ta tres as­pec­tos muy im­por­tan­tes para la dis­cu­sión po­lí­ti­ca ac­tual.

Por un la­do, es un he­cho que la Con­tra­lo­ría fra­ca­só otra vez. La Cor­te Su­pre­ma y el TC, am­bos en la mis­ma semana, le han ad­ver­ti­do al contralor que no pue­de ex­tra­li­mi­tar­se en sus fun­cio­nes, ni ins­tru­men­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te un ór­gano de la Re­pú­bli­ca con tan­to pres­ti­gio y tra­di­ción.

En se­gun­do lu­gar, cuan­do se tra­tó de for­zar el es­pí­ri­tu y la le­tra de la ley, para dar­le pi­so ju­rí­di­co a la te­sis de “El otro modelo”, el TC fue ca­te­gó­ri­co en re­co­no­cer que lo pú­bli­co es el es­pa­cio de to­dos y no só­lo del Es­ta­do. Por úl­ti­mo, no hay lu­gar para que se ale­gue ile­gi­ti­mi­dad del TC. Es ab­sur­do ha­blar de “ter­ce­ra cá­ma­ra” en es­te ca­so, ya que el Tri­bu­nal de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal el re­gla­men­to del Pre­si­den­te, no del Con­gre­so. Muy por el con­tra­rio, si exis­tió una ins­ti­tu­ción que se au­to­atri­bu­yó po­tes­ta­des de le­gis­la­dor, esa fue la Con­tra­lo­ría.

En su­ma, es una bue­na no­ti­cia para Chi­le que los re­cur­sos pú­bli­cos se pue­dan se­guir usan­do para aten­der a los más vul­ne­ra­bles, y no de­jar a los más po­bres sin aten­ción gi­ne­co-obs­té­tri­ca de ca­li­dad. El Hos­pi­tal Pa­rro­quial de San Ber­nar­do y va­rios más po­drán se­guir ha­cien­do su la­bor, aten­dien­do a pa­cien­tes Fo­na­sa, sin qui­tar­les re­cur­sos por ser ob­je­to­res de con­cien­cia. Una so­cie­dad jus­ta es la que res­pe­ta el de­re­cho de aso­cia­ción, la libertad de con­cien­cia y el de­re­cho de los po­bres a una me­jor sa­lud; mien­tras que la in­jus­ti­cia se ins­ta­la cuan­do el Es­ta­do asu­me ar­bi­tra­ria­men­te pre­rro­ga­ti­vas que aten­tan con­tra las per­so­nas o sus aso­cia­cio­nes.

Jor­ge Acos­ta

Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo Ins­ti­tu­to Res Pu­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.