Ley can­ná­bi­ca: el fu­tu­ro en nues­tras ma­nos

La Tercera - - FRENTE A FRENTE - Vi­via­na Ve­ne­gas Past pre­si­dent de la So­cie­dad de Psi­quia­tría y Neu­ro­lo­gía de la In­fan­cia y Ado­les­cen­cia

En re­la­ción al pro­yec­to de Ley de Au­to­cul­ti­vo e ini­cia­ti­vas para le­ga­li­zar el uso de can­na­bis, me pre­gun­to cuál es la ra­zón de tan­ta pa­sión sin fun­da­men­tos téc­ni­cos ni cien­tí­fi­cos. La ca­de­na pro­duc­ti­va y de dis­tri­bu­ción de sus­tan­cias con po­ten­cial adic­ti­vo re­quie­re es­tric­tas me­di­das de su­per­vi­sión y con­trol, pe­ro es­te pro­yec­to pa­re­cie­ra ir en di­rec­ción con­tra­ria. Por otro la­do, no es ne­ce­sa­ria una nue­va ley para abor­dar los pro­ble­mas mé­di­cos, ya que la nor­ma­ti­va ac­tual abor­da esos con­flic­tos (Ley 20.000, art 50).

Es com­pren­si­ble, des­de el pun­to de vis­ta hu­mano, an­te si­tua­cio­nes ex­tre­mas, co­mo el do­lor o epi­lep­sia re­frac­ta­ria, que se acu­da a me­di­ci­na al­ter­na­ti­va para bus­car ali­vio. Par­ti­cu­lar­men­te, en do­lor no on­co­ló­gi­co, ya que los cui­da­dos pa­lia­ti­vos en do­lor on­co­ló­gi­co es­tán cu­bier­tos por GES y es un ejem­plo re­co­no­ci­do y fe­li­ci­ta­do por otras na­cio­nes. Al­gu­nos pa­cien­tes re­fie­ren que al con­su­mir can­na­bis ex­pe­ri­men­tan ali­vio, ya que se afec­tan to­das sus per­cep­cio­nes sen­so­ria­les por com­po­nen­tes de can­na­bis (can­na­bi­noi­des), que afec­tan al ce­re­bro en for­ma glo­bal.

Des­de la mi­ra­da far­ma­co­ló­gi­ca, la can­na­bis tie­ne más o me­nos con­cen­tra­ción de un can­na­bi­noi­de lla­ma­do can­na­bi­diol (CBD), que ha mos­tra­do efec­to an­ti­con­vul­si­van­te en al­gu­nas epi­lep­sias. Los mé­di­cos en Uru­guay no recetan can­na­bis, usan for­mu­la­cio­nes en ba­se a CBD que el Es­ta­do pro­vee. No to­do pa­cien­te con epi­lep­sia re­frac­ta­ria me­jo­ra con acei­tes ar­te­sa­na­les, ni con CBD far­ma­céu­ti­co, se­gún los es­tu­dios.

En pleno si­glo XXI, ¿es ne­ce­sa­rio cul­ti­var can­na­bis en do­mi­ci­lio para que los pa­cien­tes se pre­pa­ren una fór­mu­la me­di­ci­nal? ¿De­bie­ra bus­car­se al­ter­na­ti­vas terapéuticas va­li­da­das por la evi­den­cia cien­tí­fi­ca? La evi­den­cia, son es­tu­dios con me­to­do­lo­gía va­li­da­da que per­mi­te to­mar de­ci­sio­nes en sa­lud, ase­gu­ra efi­ca­cia y se­gu­ri­dad. La me­di­ci­na mo­der­na im­pli­ca rea­li­za­ción de en­sa­yos clí­ni­cos con­tro­la­dos ran­do­mi­za­dos. No plan­ta­mos ama­po­la de opio para pro­veer­nos ar­te­sa­nal­men­te de mor­fi­na, có­mo po­dría­mos en nues­tro do­mi­ci­lio es­tan­da­ri­zar la do­sis efec­ti­va co­mo si fue­ra un pro­duc­to far­ma­céu­ti­co.

En can­na­bis, la evi­den­cia con­clu­ye que los efec­tos be­ne­fi­cio­sos no su­pe­ran los ries­gos; es­to no es con­flic­to de in­te­rés con la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, es cien­cia.

El anuncio de pro­mo­ver la le­ga­li­za­ción de la can­na­bis, de­fen­dien­do un con­cep­to de libertad in­di­vi­dual, no in­cor­po­ra una vi­sión so­bre sa­lud pú­bli­ca. El dis­cur­so “prohi­bi­do prohi­bir” no es ra­zo­na­ble co­mo ar­gu­men­to, sur­ge siem­pre co­mo una me­di­da para pro­te­ger la sa­lud pú­bli­ca.

La edu­ca­ción es im­por­tan­tí­si­ma, pe­ro las le­yes cons­tru­yen cultura. Com­pa­re­mos ex­pe­rien­cias de paí­ses que res­trin­gen co­mo Is­lan­dia y que per­mi­ten co­mo Uru­guay. Las ci­fras de au­men­to de con­su­mo pos­te­rior a la le­ga­li­za­ción en Uru­guay, Co­lo­ra­do y Was­hing­ton, nos de­be­rían ha­cer re­fle­xio­nar res­pec­to a nues­tra realidad a ni­vel es­co­lar, la­bo­ral y fa­mi­liar. No sa­que­mos con­clu­sio­nes de nues­tro ima­gi­na­rio; el nar­co­trá­fi­co y el cri­men aso­cia­do no se aca­ban con la le­ga­li­za­ción. O es­tu­die­mos que ha pa­sa­do en otras la­ti­tu­des, co­mo Ho­lan­da y Co­lo­ra­do, don­de tam­po­co se re­du­jo el con­su­mo de otras dro­gas co­mo he­roí­na u opioi­des.

No use­mos a pa­cien­tes para le­ga­li­zar una dro­ga y pen­se­mos pri­me­ro a quién afec­ta el con­su­mo, no son quie­nes dis­fru­tan de un pla­cer de fin de semana, sino los más vul­ne­ra­bles so­cia­les, cuan­do le­gis­la­mos lo ha­ce­mos para to­dos. Te­ne­mos la ma­yor pre­va­len­cia de con­su­mo en ado­les­cen­tes. Los es­tu­dian­tes de co­le­gios pú­bli­cos con­cen­tran el con­su­mo pro­ble­má­ti­co, que lle­va de­ser­ción y ries­go bio­psi­co­so­cial. Se ge­ne­ran pa­cien­tes: más del 60% de ado­les­cen­tes en tra­ta­mien­to por adic­ción es por can­na­bis. O re­cor­de­mos to­da la pa­to­lo­gía de sa­lud men­tal aso­cia­da, que afec­ta el po­ten­cial cog­ni­ti­vo de los jó­ve­nes y nues­tro ca­pi­tal so­cial que son nues­tros ciu­da­da­nos.

Para los ex­per­tos en adic­cio­nes, la in­ter­ven­ción más va­li­da­da es la prevención, re­du­cir el ac­ce­so y no re­du­cir la per­cep­ción de ries­go. ¿Por qué que­re­mos ha­cer lo con­tra­rio que nos en­se­ña la ex­pe­rien­cia y la evi­den­cia?

El anuncio de pro­mo­ver la le­ga­li­za­ción no in­cor­po­ra una vi­sión de sa­lud pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.