Ca­ra­bi­ne­ros y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na

La Tercera - - POLÍTICA - Por Luis La­rraín Di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Libertad y Desa­rro­llo.

El go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra se ha en­con­tra­do con una si­tua­ción en Ca­ra­bi­ne­ros que es más di­fí­cil de abor­dar de lo que pre­vió. La inac­ción del go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let an­te si­tua­cio­nes frau­du­len­tas al in­te­rior de la ins­ti­tu­ción y las re­ve­la­cio­nes acer­ca de fal­si­fi­ca­ción de prue­bas con­tra impu­tados en la lla­ma­da Ope­ra­ción Huracán, pu­die­ron dar la im­pre­sión de que la so­lu­ción era re­la­ti­va­men­te fá­cil: re­mo­ver al al­to man­do de Ca­ra­bi­ne­ros, em­pe­zan­do por su ge­ne­ral di­rec­tor, Bruno Vi­lla­lo­bos, que con­tra to­do sen­ti­do co­mún per­ma­ne­cía in­có­lu­me al man­do, mien­tras al­gu­nos su­bor­di­na­dos su­yos ro­ba­ban a ma­nos lle­nas y otros, en el área de la in­te­li­gen­cia, en lu­gar de ejer­cer su rol cons­ti­tu­cio­nal de or­ga­nis­mos au­xi­lia­res de la jus­ti­cia, se de­di­ca­ban a en­tor­pe­cer su ac­ción.

La gran can­ti­dad de ofi­cia­les que sa­lie­ron a re­ti­ro y la en­tre­ga del man­do al ge­ne­ral Her­mes So­to, un hom­bre que ve­nía de ejer­cer la­bo­res en te­rreno, en­car­nan­do me­jor el es­pí­ri­tu y la tra­di­ción de Ca­ra­bi­ne­ros, pa­re­cía de­jar atrás un pe­río­do en el que el al­to man­do se nu­tría más de ofi­cia­les de in­te­li­gen­cia y per­so­nas cer­ca­nas a las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas que de la ex­pe­rien­cia po­li­cial en la ca­lle. Coin­ci­día ello con los pla­nes de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na del pro­gra­ma del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, que en­fa­ti­za­ba la pre­sen­cia po­li­cial en te­rreno e in­cen­ti­vos en la ca­rre­ra de los ca­ra­bi­ne­ros y ofi­cia­les, que los orien­ta­ra a me­jo­rar la se­gu­ri­dad de los chi­le­nos. Se tra­ta­ba de trans­for­mar una ins­ti­tu­ción que mi­ra­ba ha­cia aden­tro en una que se con­cen­tra­ra en res­guar­dar a la po­bla­ción.

La mo­der­ni­za­ción de Ca­ra­bi­ne­ros, así en­ten­di­da, re­ci­bió un ver­da­de­ro ma­za­zo al re­ve­lar­se las cir­cuns­tan­cias en que mu­rió Camilo Ca­tri­llan­ca. Una y otra vez las ver­sio­nes da­das por fun­cio­na­rios de Ca­ra­bi­ne­ros acer­ca de los dis­pa­ros que co­bra­ron la vi­da de Ca­tri­llan­ca han re­sul­ta­do ser fal­sas. In­clu­so, se ins­ta­la la po­si­bi­li­dad de que ha­yan re­ci­bi­do ór­de­nes de men­tir para en­cu­brir la ver­dad.

El ma­za­zo es do­ble: por una par­te, la ciu­da­da­nía tie­ne ra­zón para du­dar de las ver­sio­nes que en­tre­ga Ca­ra­bi­ne­ros, y la con­fian­za en la policía es una pie­za cla­ve en cual­quier es­tra­te­gia de com­ba­te a la de­lin­cuen­cia. Ello es es­pe­cial­men- te cier­to si ade­más hay sec­to­res in­tere­sa­dos en rea­li­zar ac­tos vio­len­tos, que pre­ten­de­rán le­gi­ti­mar­se a la luz de las fa­len­cias en la cre­di­bi­li­dad de la policía. Ca­ra­bi­ne­ros se in­hi­be de ac­tuar co­mo de­bie­ra para re­pri­mir ac­cio­nes vio­len­tas.

Pe­ro el ma­za­zo tam­bién de­bie­ra ha­ber gol­pea­do al go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Las re­cien­tes ac­tua­cio­nes de Ca­ra­bi­ne­ros de­jan cla­ro que las ac­cio­nes co­rrec­ti­vas del al­to man­do to­ma­das al prin­ci­pio de su man­da­to son com­ple­ta­men­te in­su­fi­cien­tes para abor­dar el pro­ble­ma. Otras ac­cio­nes que pu­die­ran ha­ber­se im­ple­men­ta­do, o que es­tán en tra­mi­ta­ción legislativa lue­go de ema­nar del Acuer­do Nacional por la Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, tar­da­rán en ha­cer efec­to o se en­con­tra­rán con los de­fi­cien­tes es­tán­da­res de su­per­vi­sión que de­mues­tra Ca­ra­bi­ne­ros, que pa­re­ce ser el pro­ble­ma de fon­do.

El li­de­raz­go con­sis­te en per­ca­tar­se a tiem­po de que el cur­so ele­gi­do no nos lle­va­rá a la me­ta, y en­men­dar el ca­mino. Con­fia­mos en que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra tra­ba­ja­rá con su equi­po en fi­jar el nue­vo rum­bo. Al res­pec­to, ayer el ministro del In­te­rior pi­dió la re­nun­cia al ge­ne­ral de Or­den y Se­gu­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros, cam­bio que apun­ta en la di­rec­ción co­rrec­ta, pe­ro que de­be­rá ser acom­pa­ña­do de otros más pro­fun­dos.

Pe­ro la cre­di­bi­li­dad de la ciu­da­da­nía es fun­da­men­tal para te­ner éxi­to, y para ello ayu­da­ría mu­cho que las so­lu­cio­nes fue­ran com­par­ti­das con sec­to­res más am­plios del es­pec­tro po­lí­ti­co.

La De­mo­cra­cia Cris­tia­na aca­ba de for­mar una Co­mi­sión de Fuer­zas Ar­ma­das y de Or­den, con in­te­gran­tes de gran res­pe­ta­bi­li­dad y ex­pe­rien­cia en es­tas ma­te­rias. La com­po­nen téc­ni­cos en la ma­te­ria y los ex­mi­nis­tros de De­fen­sa e In­te­rior Jor­ge Bur­gos y Ed­mun­do Pé­rez Yo­ma, y la tam­bién ex­mi­nis­tra in­de­pen­dien­te Vi­vian­ne Blan­lot. Su mi­sión, se­gún in­di­có el pre­si­den­te de la DC, Fuad Chahin, es pro­po­ner la mo­der­ni­za­ción y la trans­pa­ren­cia en esas ins­ti­tu­cio­nes.

¿Qué me­jor des­tino po­dría te­ner es­ta co­mi­sión que tra­ba­jar con el go­bierno en una so­lu­ción de fon­do a los pro­ble­mas que en­fren­ta Ca­ra­bi­ne­ros? Li­de­raz­gos, de uno y otro la­do, de­bie­ran en­con­trar res­pues­tas a es­ta in­te­rro­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.