Cae se­gun­do ge­ne­ral tras ca­so Ca­tri­llan­ca

Ba­ja de Ch­ris­tian Fran­za­ni, pe­di­da por el go­bierno, cau­só mo­les­tia en Ca­ra­bi­ne­ros. Asu­mi­ría exe­de­cán de In­te­rior.

La Tercera - - NACIONAL - Víc­tor Ri­ve­ra

El ge­ne­ral Ch­ris­tian Fran­za­ni, ex­je­fe de Or­den y Se­gu­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros, ase­gu­ra a su círcu­lo más cer­cano que él nun­ca obli­gó a men­tir a na­die, y que lo que más le com­pli­ca es lo que su fa­mi­lia lee so­bre lo que se es­pe­cu­la de él.

Al in­te­rior de Ca­ra­bi­ne­ros le creen, y atri­bu­yen su sa­li­da a un te­ma “ne­ta­men­te po­lí­ti­co”. A Fran­za­ni se le pi­dió la re­nun­cia ayer du­ran­te la ma­ña­na, lue­go de que el ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, Her­mes So­to, sos­tu­vie­ra una re­ser­va­da reunión con el ministro del In­te­rior, An­drés Chad­wick.

A Fran­za­ni se le atri­bu­ye al­gún gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad, por par­te del go­bierno, en las con­ver­sa­cio­nes pre­vias que tu­vie­ron los impu­tados del ca­so Ca­tri­llan­ca, an­tes de que es­tos de­cla­ra­ran en la fis­ca­lía.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se en­cuen­tra re­cons­tru­yen­do lo que pa­só en­tre el ho­mi­ci­dio de Camilo Ca­tri­llan­ca y la de­cla­ra­ción de los ex­fun­cio­na­rios del Go­pe, quie­nes pos­te­rior­men­te cam­bia­ron su de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía. Es más, el sar­gen­to Carlos Alar­cón di­jo el do­min­go, a tra­vés de un vi­deo vi­ra­li­za­do por What­sApp, que ha­bía si­do obli­ga­do a men­tir.

Ahí se pren­die­ron las aler­tas de In­te­rior, por lo que ini­cia­ron una se­rie de reunio­nes con el ge­ne­ral So­to para sa­ber a qué se re­fe­ría Alar­cón. Lo cier­to es que la fis­ca­lía in­da­ga el via­je que Fran­za­ni hi­zo a la zo­na du­ran­te la no­che del 14 de no­viem­bre, día que fa­lle­ció Ca­tri­llan­ca.

Fran­za­ni arri­bó a la Re­gión de La Araucanía pa­sa­das las 0 ho­ras, jun­to al abo­ga­do de Ca­ra­bi­ne­ros, ca­pi­tán Ale­jan­dro So­bar­zo. Con él se tras­la­dó has­ta la Co­mi­sa­ría de Pai­lahue­que, lu­gar don­de es­ta­ban los ca­ra­bi­ne­ros que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo, en com­pa­ñía de otro abo­ga­do de la policía, Cris­tián Inos­tro­za, quien es­ta semana de­cla­ró en ca­li­dad de impu­tado an­te la fis­ca­lía.

Mu­chos nom­bres so­bre la me­sa. Eso lo te­nía cla­ro el go­bierno, quie­nes, se­gún fuen­tes del Eje­cu­ti­vo, de­bían to­mar una de­ci­sión. En los he­chos, con­si­de­ra­ban que Fran­za­ni no les in­for­mó de in­me­dia­to que los fun­cio­na­rios del Go­pe sí te­nían cá­ma­ras de vi­deo en sus cas­cos y que no hu­bo en­fren­ta­mien­to con la víc­ti­ma.

Pe­ro en Ca­ra­bi­ne­ros se de­fien­den. Di­cen que Fran­za­ni efec­ti­va­men­te no sa­bía que los ca­ra­bi­ne­ros in­ves­ti­ga­dos es­ta­ban min­tien­do, y que fue un efec­ti­vo de la PDI quien aler­tó al je­fe del Go­pe de La Araucanía la exis­ten­cia de una cá­ma­ra.

Ade­más, des­de la ins­ti­tu­ción uni­for­ma­da es­pe­cu­lan con una se­rie de mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos para sa­car al ge­ne­ral Fran­za­ni, pues el go­bierno ten­dría un nom­bre para su re­em­pla­zo. Fuer­te sue­na en Ca­ra­bi­ne­ros el nom­bre del ge­ne­ral Kurt Haar­mann, je­fe de Per­so­nal, quien fue ede­cán del Mi­nis­te­rio del In­te­rior en 2010 y 2013, y re­cién es­te año asu­mió su car­go, tras la sa­li­da del ge­ne­ral Ra­fael Ji­mé­nez.

Haar­mann hoy es el sép­ti­mo hom­bre a bor­do en el man­do de Ca­ra­bi­ne­ros, y se le pos­tu­la­ba co­mo el su­ce­sor de Her­mes So­to en tres años más. Pe­ro de­bi­do a la con­tin­gen­cia, y en el ca­so de que el ge­ne­ral So­to pu­die­ra sa­lir an­tes de cum­plir su pe­rio­do, se­ría Haar­mann el fa­vo­ri­to de La Mo­ne­da.

Por aho­ra, de ma­ne­ra su­bro­gan­te, que­dó a car­go el ge­ne­ral Jo­sé Ri­ve­ra. ●

► El ge­ne­ral Ch­ris­tian Fran­za­ni asu­mió en mar­zo de es­te año la je­fa­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.