EX­TRAC­TOS DEL LI­BRO CUES­TIO­NA­DO POR ALUM­NOS

La Tercera - - NACIONAL -

LA ES­QUI­NA ES MI CO­RA­ZÓN

Pe­dro Le­me­bel, Seix Ba­rral (2004)

(...) Y ahí, en ple­na hu­me­dad, le en­cien­da la sel­va ri­za­da del pu­bis, chu­pán­do­le con len­gua de la­gar­to sus co­jo­nes de men­ta. Ele­van­do ese be­so de fue­go has­ta la cum­bre de su pe­cío­lo se­le­ni­ta. Y mien­tras la cin­ta de au­tos y mi­cros co­rre por la cos­ta­ne­ra, el chi­co se en­tre­ga al ma­ras­mo de sus quin­ce años de pa­pel que nau­fra­gan co­mo bar­cos en la sá­ba­na em­pa­pa­da del cés­ped (...) (...) Mas­tur­ba­cio­nes co­lec­ti­vas re­ci­clan en ma­nio­bras de­ses­pe­ra­das los jue­gos de in­fan­cia; el to­bo­gán, el co­lum­pio, el ba­lan­cín, la es­con­di­da ape­num­bra­da en co­fra­días de hom­bres, que con el ti­món en­hies­to, se aglu­ti­nan por la su­ma­to­ria de sus car­tí­la­gos. Así pe­ne a mano, mano a mano y pe­ne ajeno, for­man una rue­da que co­lec­ti­vi­za el ges­to ne­ga­do en un ca­rru­sel de ma­no­seos (...) (...) Para des­pués jac­tar­se del lum­ba­go, co­mo con­de­co­ra­ción al ofi­cio de los rí­ño­nes. Có­mo tran­sar el lu­nar azul de Ma­don­na por el grano pe­lu­do de la se­cre­ta­ria vie­ja que te man­da don­de se le ocu­rre, por­que uno es el ju­nior y tie­ne que ba­jar la vis­ta hu­mi­lla­do. Có­mo cam­biar el te­cleo de es­ta vie­ja por la sú­per mú­si­ca de los New Kids para des­ma­yar­te muy aden­tro (...) (..) Vol­vie­ron pla­ti­na­das ba­jo una llo­viz­na de dó­la­res com­pran­do a dies­tra y si­nies­tra no­ches de ca­len­tu­ra, ma­dru­ga­das de co­pe­te a des­ta­jo y to­ne­la­das de al­me­jas para re­po­ner la pér­di­da. Se lo sal­sea­ron to­do, se va­ci­la­ron el me­neo ries­go­so has­ta que­dar ti­ra­das en la ca­le­ta bal­bu­cean­do un “te quie­ro”. Y cuan­do se fue­ron, que­dó un reguero de condones cua­ja­dos en el ca­mino (...) (...) Así cru­zan ban­da­das de he­li­cóp­te­ros por la pan­ta­lla y Bru­ce Lee los de­rri­ba a pu­ra pa­ja, a ver quién dis­pa­ra pri­me­ro, a ver quién lle­ga más le­jos para no mo­rir tan so­lo y mo­ja­do en el re­ver­so del mundo, por­que ya na­die mi­ra la pe­lí­cu­la y la ima­gen se ha con­ge­la­do en es­te chino vo­yeur, que ve des­de el sol na­cien­te los ma­la­ba­res de los chi­le­nos (...)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.