La ban­da de las chi­cas te­rri­bles

La fis­ca­lía pi­de 20 años de pri­sión para las lí­de­res de un gru­po de mu­je­res que dro­ga­ba a hom­bres con un de­pre­sor del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, el que in­tro­du­cían en las cer­ve­zas que les ofre­cían en pubs de San­tia­go. Lue­go les ro­ba­ban.

La Tercera - - NACIONAL - Por Ja­vie­ra Ma­tus y Fe­li­pe Díaz

Lo que pa­re­cía una no­che pro­me­te­do­ra, ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una pe­sa­di­lla. Eso les ocu­rrió a cer­ca de 20 hom­bres, quie­nes en­tre enero de 2016 y agos­to de 2017 fue­ron in­ter­cep­ta­dos por mu­je­res en lo­ca­les noc­tur­nos, quie­nes ofre­cían a las víc­ti­mas una cer­ve­za y con­ver­sa­ción. Lo que ellos no sa­bían es que den­tro del va­so no so­lo iría el li­cor, sino que tam­bién un de­pre­sor del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Gracias a es­te quí­mi­co, que les anu­ló la vo­lun­tad, las agre­so­ras les qui­ta­ron sus ce­lu­la­res, bi­lle­te­ras, y en al­gu­nos ca­sos has­ta acu­die­ron a los do­mi­ci­lios de los afec­ta­dos para sus­traer sus per­te­nen­cias.

El ca­so po­li­cial em­pe­zó a to­mar for­ma a me­dia­dos de 2016, cuan­do una se­rie de de­nun­cias de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas co­men­za­ron a lle­gar a la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te. To­das da­ban cuen­ta de hom­bres dro­ga­dos con­tra su vo­lun­tad y que ha­bían si­do abor­da­dos en clu­bes del ba­rrio Be­lla­vis­ta, San­tia­go Cen­tro o in­me­dia­cio­nes del Par­que Fo­res­tal. En la ma­yor par­te de los ca­sos, se tra­ta­ba de dos mu­je­res que se acer­ca­ban a dos hom­bres.

El ca­so lo to­mó la Fis­ca­lía de Aná­li­sis Cri­mi­nal, que co­men­zó a bus­car con la PDI di­ver­sas evi­den­cias que pu­die­ran dar cuen­ta de una ban­da or­ga­ni­za­da. En­tre es­tas di­li­gen­cia es­tu­vo, por ejem­plo, el trá­fi­co de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Así que­dó plas­ma­do en una so­li­ci­tud rea­li­za­da por el fis­cal Fran­cis­co Le­dez­ma al Sép­ti­mo Juz­ga­do de Ga­ran­tía en mar­zo del año pa­sa­do, don­de dio cuen­ta de que una víc­ti­ma lla­mó al te­lé­fono ce­lu­lar que le ha­bían ro­ba­do y res­pon­dió una mu­jer. Es­ta le di­jo “es­tán ba­ca­nes las ca­tim­bas y cha­que­tas que com­pra­mos con tu pla­ta”. Ac­to se­gui­do, la voz fe­me­ni­na se­ña­ló “te co­go­tea­ron por hueón”. En ese diá­lo­go se es­cu­cha­ban ri­sas y hom­bres de fon­do, quie­nes se­ña­la­ban “ya era, di­le que ca­gó no­más her­mano”.

Fi­nal­men­te, la in­ves­ti­ga­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­ta­ble­ció que los he­chos no eran ais­la­dos. Se tra­ta­ba, co­mo se sos­pe­cha­ba, de una ban­da or­ga­ni­za­da, com­pues­ta por 13 per­so­nas, de las cua­les nue­ve eran las mu­je­res que abor­da­ban a las víc­ti­mas. Los otros cóm­pli­ces eran quie­nes pres­ta- ban co­ber­tu­ra a las asal­tan­tes y ayu­da­ban a las ata­can­tes a uti­li­zar las tar­je­tas ban­ca­rias de los afec­ta­dos.

To­dos fue­ron for­ma­li­za­dos el 21 de agos­to el año pa­sa­do, que­da­ron en pri­sión pre­ven­ti­va, y aho­ra el ca­so se en­cuen­tra en la rec­ta fi­nal. La Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te pre­sen­tó acu­sa­ción y so­li­ci­ta para Pao­la González, Ca­ro­li­na Cá­ce­res y Pris­ci­la Mon­tes —las tres pre­sun­tas ca­be­ci­llas de la or­ga­ni­za­ción— una pe­na de 20 años de pre­si­dio, por una se­rie de de­li­tos de ro­bo con vio­len­cia. En tan­to, para Ye­se­nia Lan­ta­di­lla, Katherine Car­va­cho y Oria­na Baha­mon­des, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pi­de una pe­na de 12 años para ca­da una, tam­bién por los atra­cos. A Kas­san­dra Ta­pia le pi­den 15 años de cár­cel y a Car­la Vi­van­co, sie­te años de pre­si­dio.

Para el 11 de di­ciem­bre, a las 9.00, es­tá fi­ja­da la au­dien­cia de pre­pa­ra­ción de jui­cio oral en el Ter­cer Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go. En su acu­sa­ción, la fis- ca­lía pre­sen­tó a 152 tes­ti­gos, en­tre ellos po­li­cías que in­ves­ti­ga­ron el ca­so, mé­di­cos que pres­ta­ron aten­ción a las víc­ti­mas y los mis­mos afec­ta­dos, en­tre los que ha­bía in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, pro­fe­so­res, co­mer­cian­tes, ope­ra­dor de ma­qui­na­rias, téc­ni­co de ven­tas y es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios.

27 ve­ces

De acuer­do con la acu­sa­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, en to­tal son 29 los he­chos de­lic­tua­les que se le impu­tan a es­ta ban­da. De ellos, 27 tra­tan so­bre el mis­mo mo­dus ope­ran­di: un gru­po de mu­je­res cap­ta­ba a uno o más hom­bres, los in­vi­ta­ban a to­mar cer­ve­zas y des­pués de que los dro­ga­ban con la sus­tan­cia que me­tían en sus va­sos, les ro­ba­ban las bi­lle­te­ras, mo­chi­las, ce­lu­la­res, compu­tado­res y to­do lo que por­ta­ran. Lue­go, usa­ban sus tar­je­tas para sa­car di­ne­ro o com­prar pro­duc­tos en far­ma­cias o su­per­mer­ca­dos.

Uno de esos 27 ca­sos se de­ta­lla así en la acu­sa­ción fis­cal: “El 9 de abril de 2017, a las 04.00, en ca­lle Pío Nono, en­tre las ca­lles Dar­dig­nac y Be­lla­vis­ta, en la co­mu­na de Re­co­le­ta, la impu­tada Kas­san­dra Ta­pia (...) jun­to con otras mu­je­res, en­ta­bla­ron una con­ver­sa­ción con la víc­ti­ma R.L.L. y acor­da­ron com­par­tir una co­mi­da y be­bi­das al­cohó­li­cas en uno de los ba­res del sec­tor (...) Mien­tras se en­con­tra­ban al in­te­rior del lo­cal y com­par­tían, in­tro­du­je­ron en el in­te­rior de la cer­ve­za que R.L.L. con­su­mía, sin el co­no­ci­mien­to ni con­sen­ti­mien­to de es­te, una sus­tan­cia de­pre­so­ra del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral”.

Se­gún el es­cri­to, es­to “pro­vo­có que la víc­ti­ma al in­ge­rir­la su­frie­ra al­te­ra­cio­nes de cons­cien­cia, som­no­len­cia se­ve­ra, di­sar­tría, fal­ta de coor­di­na­ción y de con­cen­tra­ción, pér­di­da del con­trol so­bre sus ac­tos, del equi­li­brio y de los re­fle­jos, con el ob­je­to de for­zar su vo­lun­tad, anu­lar su ca­pa­ci­dad de de­fen­der­se y pe­dir au­xi­lio, para de ese mo­do sus­traer­le las es­pe­cies que man­te­nía en su po­der”. En es­te ca­so, le ro­ba­ron un te­lé­fono ce­lu­lar iPho­ne 6, su bi­lle­te­ra, la que en su in­te­rior man­te­nía tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to, una tar­je­ta de So­di­mac, un pa­se es­co­lar, la li­cen­cia de con­duc­tor y $ 10.000 en efec­ti­vo.

Se se­ña­la que el afec­ta­do ter­mi­nó con una he­ri­da cor­tan­te cer­ca del ojo de seis cen­tí­me­tros y una he­ri­da con­tu­sa en la ca­be­za de sie­te cen­tí­me­tros. Ade­más, esa mis­ma no­che las mu­je­res hi­cie­ron transac­cio­nes y gi­ros con las tar­je­tas que le ro­ba­ron por ca­si $ 1 mi­llón.

Da­vid Ro­zows­ki, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Ciu­da­dano Se­gu­ro, se­ña­ló que “ve­mos es­tas si­tua­cio­nes cuan­do fal­ta más in­te­li­gen­cia po­li­cial para po­der de­tec­tar rá­pi­da­men­te es­te ti­po de ban­das”. Agre­gó que “es ha­bi­tual que pa­se es­to en lu­ga­res de re­crea­ción noc­tur­na, pe­ro ahí es don­de la policía tie­ne las fa­cul­ta­des para re­vi­sar, pe­dir iden­ti­dad, y eso es lo que hoy es­tá ha­cien­do fal­ta en am­bas po­li­cías”. ●

►El Ba­rrio Be­lla­vis­ta era uno de los sec­to­res don­de es­ta or­ga­ni­za­ción abor­da­ba a las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.