La mul­ti­tu­di­na­ria ru­ta a Lo Vás­quez: una policía, un cu­ra y una de­vo­ta

Cer­ca de un mi­llón de fie­les lle­ga­rá has­ta el san­tua­rio de Val­pa­raí­so. En to­do Chi­le el ca­to­li­cis­mo es­tá de fies­ta. Tres cre­yen­tes cuen­tan las his­to­rias que, en di­fe­ren­tes mo­men­tos de su vi­da, los lle­va­ron has­ta ese tem­plo.

La Tercera - - NACIONAL - Be­lén Ve­lás­quez / Val­pa­raí­so

Na­ta­lia Gu­tié­rrez tie­ne 29 años, es ca­ra­bi­ne­ra, vi­ve en San­tia­go y cuen­ta que pe­re­gri­na al San­tua­rio de Lo Vás­quez des­de que te­nía cua­tro años. La tra­di­ción fa­mi­liar so­lo la in­te­rrum­pió cuan­do in­gre­só a la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros, ha­ce cin­co. Ayer vol­vió a po­ner­se de pie fren­te al em­ble­má­ti­co tem­plo, pe­ro es­ta vez ba­jo otra óp­ti­ca: tra­ba­jan­do. Es­te es su pri­mer ser­vi­cio po­li­cial en la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa, a car­go de la Pa­tru­lla de Me­no­res.

“Gracias a Dios, hoy vol­ví a es­te ser­vi­cio”, cuen­ta la jo­ven, quien re­cuer­da que “uno es­pe­ra­ba es­ta fe­cha para ve­nir a agra­de­cer que la fa­mi­lia si­guie­ra uni­da”.

En to­da la fes­ti­vi­dad de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, y en un año de cri­sis para la Igle­sia Ca­tó­li­ca, el rec­tor del San­tua­rio de Lo Vás­quez, An­drés Valenzuela, es­pe­ra que un mi­llón de fie­les lle­gue has­ta es­te lu­gar a ex­pre­sar su fe.

Ayer, los fie­les ya tran­si­ta­ban en ma­sa por la Ru­ta 68. En me­dio de ellos, tres per­so­nas, con his­to­rias de vi­da di­sí­mi­les, cuen­tan las ra­zo­nes que los vin­cu­lan al San­tua­rio: una mu­jer, una sub­te­nien­te de Ca­ra­bi­ne­ros y un sa­cer­do­te. En­tre ellos tie­nen po­co en co­mún, pe­ro sí hay una co­sa que los une: la fe en la Vir­gen de Lo Vás­quez.

La ofi­cial de policía di­ce que su ex­pe­rien­cia le ha ser­vi­do para acer­car­se a la gen­te. “Se ve el es­fuer­zo, una lo vi­vió; en­ton­ces, el com­pro­mi­so de cui­dar­los es do­ble. Los ca­ra­bi­ne­ros tra­ta­mos de dar lo me­jor, pe­ro yo ten­go un com­pro­mi­so es­pe­cial”, re­fle­xio­na Na­ta­lia, quien cuen­ta que es­te año por pri­me­ra vez su fa­mi­lia no pu­do asis­tir, pues su pa­dre fa­lle­ció y su her­mano es­tá le­jos. “A mi ma­má le tu­ve que ha­cer una vi­deo­lla­ma­da. Soy una es­pe­cie de de­le­ga­da de la fa­mi­lia y ella es­tá muy or­gu­llo­sa de mi tra­ba­jo”, cuen­ta emo­cio­na­da.

Unos me­tros más allá es­tá Rei­nal­do Figueroa (53), pres­bí­te­ro que lle­va 15 de sus 20 años de sa­cer­do­cio sien­do con­fe­sor en Lo Vás­quez. En es­te tiem­po, ase­gu­ra, ha es­cu­cha­do cer­ca de 15 mil tes­ti­mo­nios.

El re­li­gio­so es oriun­do de Con­cep­ción y se ha desem­pe­ña­do co­mo pas­tor en di­fe­ren­tes ciu­da­des. Hoy es pá­rro­co en Vi­ña del Mar y afir­ma que “no im­por­ta don­de es­té, siem­pre ven­go a Lo Vás­quez”. Sus cer­ca­nos afir­man que “es el pri­me­ro en lle­gar y el úl­ti­mo en ir­se” a la ho­ra de con­fe­sar, ac­ti­vi­dad que mi­de en ba­se a las es­tam­pi­tas que re­ga­la: “Las voy jun­tan­do en mon­ton­ci­tos de a diez y en una ho­ji­ta las voy mar­can­do. De­ben ser unas mil con­fe­sio­nes por año”, de­ta­lla el sa­cer­do­te.

Figueroa re­cuer­da que una de las ex­pe­rien­cias que más lo ha mar­ca­do fue “una abue­li­ta de ca­si 90 años, muy com­pun­gi­da por no po­der ve­nir ca­mi­nan­do, ya que le ha­bían ampu­tado un pie por la dia­be­tes. Da pe­na, pe­ro a la vez es una ale­gría por el tes­ti­mo­nio de fe”.

Por otro la­do, Glo­ria Pa­che­co (57) es qui­zás el ejem­plo vi­vo de que “la fe mue­ve mon­ta­ñas”. Des­de 1975 que pe­re­gri­nó a Lo Vás­quez. Lo hi­zo du­ran­te ca­si 30 años, has­ta que en 2005 se fue a vi­vir a Es­pa­ña en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Hoy se en­cuen­tra de vuel­ta en Chi­le y es­pe­ra re­to­mar la tra­di­ción que co­men­zó cuan­do su pa­dre la en­co­men­dó a la Vir­gen para sa­nar una dis­pla­sia de ca­de­ra que tu­vo al na­cer.

En Eu­ro­pa asis­tía a mi­sa para es­ta fe­cha. Allá de­ci­dió de­jar­se cre­cer el pe­lo, y cuan­do se lo cor­tó, lo en­vió a Chi­le para que en 2014 su hi­ja Ma­ronny lo fue­se a de­jar al San­tua­rio co­mo ofren­da.

“La Vir­gen siem­pre cum­plió mis pe­ti­cio­nes, así que asis­tía con mu­cho agra­de­ci­mien­to y emo­ción; hoy vuel­vo a es­tar pre­sen­te al re­to­mar la tra­di­ción con mi hi­ja”, re­la­ta Glo­ria, en las cer­ca­nías del tem­plo de la co­mu­na de Ca­sa­blan­ca.

Los fie­les ya es­tán allí. Y en to­dos los tem­plos del país.b

► La de­vo­ción po­pu­lar ya se to­mó la Ru­ta 68, rum­bo has­ta el San­tua­rio Lo Vás­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.