De­nun­cias por es­ta­fas te­le­fó­ni­cas cre­cen un 42% en 2018

Se­gún ci­fras de la Bri­ga­da de De­li­tos Eco­nó­mi­cos de la PDI, la “es­tra­te­gia” de mo­da es a tra­vés de la si­mu­la­ción de com­pras por In­ter­net.

La Tercera - - NACIONAL - Se­bas­tián Ve­do­ya

La estafa te­le­fó­ni­ca ha ido mu­tan­do a la par que el co­no­ci­mien­to de las per­so­nas so­bre los dis­tin­tos “cuen­tos del tío” que se uti­li­zan, así co­mo tam­bién las me­di­das de se­gu­ri­dad de los ban­cos. Sin em­bar­go, se­gún las ci­fras de la PDI, es­to no ha si­do su­fi­cien­te para cal­mar los in­ten­tos de al­gu­nas per­so­nas por co­me­ter es­te ti­po de de­li­tos. Las de­nun­cias re­ci­bi­das por la policía ci­vil en­tre enero y oc­tu­bre de 2018 su­pe­ran en un 42,5% a aque­llas in­gre­sa­das en to­do 2017.

En to­tal, el año an­te­rior fue­ron 388 de­nun­cias por he­chos de es­ta na­tu­ra­le­za, mien­tras en los pri­me­ros diez me­ses de 2018 es­tas al­can­za­ron los 553 ca­sos.

Cam­pa­ñas

De acuer­do al ins­pec­tor Rodolfo Ji­mé­nez, de la Bri­ga­da de De­li­tos Eco­nó­mi­cos (Bri­dec) de la PDI, el au­men­to en las ci­fras “re­fle­ja lo abor­da­do por las cam­pa­ñas de edu­ca­ción que se han he­cho. An­tes, la gen­te no de­nun­cia­ba es­te ti­po de es­ta­fas. Pe­ro hoy, has­ta los ban­cos exi­gen que así ocu­rra, para que co­mien­cen a ope­rar los se­gu­ros”.

No obs­tan­te, Ji­mé­nez la­men­ta que pe­se a la di­fu­sión ma­si­va de es­tas prác­ti­cas de­lic­tua­les “las per­so­nas con­ti­núan ca­yen­do en el cuen­to”. Ello, di­ce, ocu­rre prin­ci­pal­men­te por el cam­bio en el dis­cur­so de es­tos de­lin­cuen­tes.

Se­gún re­la­tó, el mo­dus ope­ran­di ha ido cam­bian­do. En 2005, los es­ta­fa­do­res ha­cían com­prar tar­je­tas de pre­pa­go por ha­ber ga­na­do un su­pues­to con­cur­so. Des­pués, de­ri­va­ron en fa­mi­lia­res en apu­ro que ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro. Lue­go, se ha­cían pa­sar por pro­ta­go­nis­tas de ac­ci­den­tes con al­guien de sus cer­ca­nos, que re­que­rían di­ne­ro para cu­brir los da­ños y así evi­tar que la si­tua­ción pa­sa­ra a ma­yo­res. En la ac­tua­li­dad, di­ce Ji­mé­nez, la estafa es­tá más li­ga­da a ven­tas por In­ter­net.

“La pre­va­len­cia del de­li­to ocu­rre por­que es­tas per­so­nas no arries­gan mu­cho. La ley los cas­ti­ga con una pe­na de pre­si­dio me­nor, que pue­de lle­gar has­ta 5 años y un día. Pe­ro de­pen­de del mon­to de­frau­da­do, y el de­lin­cuen­te siem­pre in­ten­ta no su­pe­rar­lo”, in­di­có.

Tiem­po li­bre

Sin em­bar­go, hay coin­ci­den­cia en que es­tos de­li­tos sur­gen prin­ci­pal­men­te des­de las cár­ce­les, de­bi­do, en prin­ci­pio, al tiem­po li­bre que tie­nen los reos y al ac­ce­so a te­lé­fo­nos.

Por ello, el dipu­tado RN Gonzalo Fuen­za­li­da pre­sen­tó un pro­yec­to de ley que pre­ten­de obli­gar a las em­pre­sas te­le­fó­ni­cas y de In­ter­net a im­ple­men­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias para blo­quear la se­ñal de ser­vi­cio mó­vil al in­te­rior de to­dos los re­cin­tos pe­ni­ten­cia­rios.

“Ha que­da­do de­mos­tra­do que al­gu­nos reos siem­pre bus­can mé­to­dos no­ve­do­sos para lo­grar in­gre­sar te­lé­fo­nos, lo que fi­nal­men­te re­per­cu­te en la co­no­ci­da estafa ‘cuen­to del tío’, don­de na­die se ha­ce res­pon­sa­ble y las víc­ti­mas que­dan com­ple­ta­men­te des­am­pa­ra­das”, se­ña­ló el par­la­men­ta­rio.

Ase­gu­ró que “con es­te pro­yec­to, tras­pa­san­do a los pri­va­dos la obli­ga­ción de evi­tar las se­ña­les en cár­ce­les y re­cin­tos pe­ni­ten­cia­rios, es de­cir, asig­nan­do una res­pon­sa­bi­li­dad, se aca­ba­rá to­do ti­po de ac­tos de­lic­tua­les des­de las pri­sio­nes ha­cia el ex­te­rior”.b

► Di­fe­ren­tes mo­dus ope­ran­di son usa­dos para de­frau­dar a las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.