A 100 años de la ha­za­ña so­bre los An­des

Un pi­lo­to que iba a ser cu­ra an­tes de con­ver­tir­se en mi­li­tar con­si­guió cru­zar la cor­di­lle­ra por su par­te más al­ta, en un frá­gil avión de ma­de­ra.

La Tercera - - NACIONAL - Fe­li­pe De Ruyt

Ha­ce un si­glo los pi­lo­tos vo­la­ban en ca­bi­nas abier­tas, so­bre un asien­to he­cho de mim­bre, sin oxí­geno y sin ins­tru­men­tos. Un te­nien­te de Ejér­ci­to chi­leno (en esa épo­ca no exis­tía la Fach), Da­go­ber­to Go­doy, de pe­que­ña es­ta­tu­ra, quien “ja­más des­obe­de­cía una or­den ni fal­ta­ba a su pa­la­bra” (co­mo lo des­cri­be hoy su hi­jo, Da­go­ber­to Go­doy Lis­boa), tre­pó a su ca­za Bris­tol M1C, re­cién im­por­ta­do a Chi­le des­de In­gla­te­rra, y se ele­vó so­bre las cum­bres. An­tes de ser mi­li­tar, el te­nien­te Go­doy ha­bía in­gre­sa­do al se­mi­na­rio para ser sa­cer­do­te, pe­ro se de­ci­dió por la ca­rre­ra de las ar­mas con ape­nas 16 años. De la es­pe­cia­li­dad de in­ge­nie­ro pa­só a la en­ton­ces no­ve­do­sa ra­ma aé­rea, en­tu­sias­ma­do por los pri­me­ros vue­los que se rea­li­za­ban en las can­chas de El Bos­que.

El avión que tri­pu­la­ba lle­gó co­mo “par­te de pa­go”, den­tro de la com­pen­sa­ción por un aco­ra­za­do des­ti­na­do a Chi­le y que fue re­qui­sa­do en 1914 por la Ar­ma­da in­gle­sa, de­bi­do a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. El ins­truc­tor bri­tá­ni­co de Go­doy, el ma­yor Víc­tor H. Hus­ton, mu­rió du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ba­jo las bom­bas de un avión ale­mán.

Go­doy su­frió más tar­de “el pa­go de Chi­le”: du­ran­te un fal­so co­na­to de con­flic­to con Pe­rú, co­no­ci­do co­mo la “gue­rra de Don La­dis­lao” (1920), se pro­du­jo una con­fu­sión de ór­de­nes que re­dun­dó en que, cua­tro años des­pués, de­ja­ra la vi­da mi­li­tar. Fue as­cen­di­do dé­ca­das más tar­de a ge­ne­ral de Bri­ga­da Aé­rea por la Fach. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.